Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
"¿Te acuerdas de aquel Madrid, de Mosquera y de Retana...?"
Eduardo Pagés, poeta
"¿Te acuerdas de aquel Madrid,/ Cañabate de mi alma,/ aquel Madrid ya lejano/ de Mosquera y de Retana…?". Con estos versos comienza un romance escrito por don Eduardo Pagés, y dedicado al cronista y escritor Antonio Díaz-Cañabate. Se trata de una faceta poco conocida del hombre que modernizo la empresa taurina en España en los comienzo del siglo XX. Poeta y autor dramático, con varias obras todas ellas inéditas. En las páginas de "El Ruedo" escribió Cañabate: "el romance tiene gracia, soltura, agilidad, tres elementos no tan fáciles de combinar, máxime si es un hombre alejado del profesionalismo literario".
Actualizado 18 enero 2018  
Antonio Díaz-Cañabate   

De esto de toros todo el mundo cree que entiende. Sobre todo, hay muchísimos sujetos que se consideran capaces de confeccionar el mejor cartel de cualquier feria; un cartel como para ganar treinta mil duros todas las tardes. Sin embargo, existen poquísimos buenos empresarios taurinos. Son éstos misterios que tiene la fiesta. ¿Por qué no hay una novela de toros digna y que refleje fielmente su mundo y sus pasiones? Pues nada; todavía está el campo inédito para los escritores que se sientan con agallas. Hasta ahora, todos los intentos se malograron. Pues igual que ocurre con la literatura sucede con esto de los empresarios. ¿Por qué no ha surgido el hombre de negocios con visión genial, que, provisto de capital suficiente y asesoramientos capaces, se lance a la explotación en grande del negocio taurino? Hasta ahora, el único que ha intentado algo, dentro de la modestia de sus medios, es Eduardo Pagés.

Eduardo Pagés llegó a empresario por un buen camino: por el de la afición. Desde muchacho se ocupó de cosas de toros, y, con el seudónimo de Don Verdades, escribió revistas y publicó un semanario titulado El Miura. Por lo tanto, ahora Eduardo Pagés sabe lo que se trae entre manos.

Eduardo Pagés es figura preeminente en e! planeta de los toros. En este mundo, donde tanto abunda la picaresca, resalta la formalidad de Pagés. Pagés es todo un hombre de negocios sin el empaque, la cursilería y la pedantería insufribles que generalmente poseen para su uso particular los hombres de negocios. Pagés es un hombre muy trabajador que da la sensación que no hace nada en todo el día.

Pagés, además, es un hombre que tiene cosas. Una varita mágica para que no llueva. Una sortija con un grueso brillante montado en platino, que no se pone más que los días de corrida organizada por él, un secretario un tanto alocado que, por lo visto, es mascota. Y así, con todas estas cosas y contratando a los mejores toreros con los mejores toros, pues el hombre gana algún dinero, que bastantes le envidian y por eso nada más le muerden.

Como, gracias a Dios, entre mis muchos pecados no entra el de la envidia, puedo hablar de Eduardo Pagés con toda libertad, porque hasta ahora no me he dedicado a apoderar toreros ni le he pedido una entrada, y, por tanto, le enjuicio, con simpatía, desde luego, pero con imparcialidad y objetividad.

Muchos torerillos creen de buena fe que si Pagés quisiera en una tarde les hacia millonarios. Y razonan:

--Hay que ver qué tío; no da toros más que a Ortega y Manolete. Y uno aquí, sentado en el café. Y yo mando más que Ortega y me paro más que Manolete; pero, claro, como no soy amigo de Pagés...

Y otro apostilla:

--¡Qué sabe Pagés de toros si es un chalao! ¡Ese es el que tiene la culpa de cómo está el toreo!

No es mi intención hablar hoy de Eduardo Pagés, empresario taurino; tiempo habrá de ello. Hoy brindamos a esos torerillos quejosos del desvío de Pagés un medio de sacarle sin grandes dificultades una corridilla, adonde sea, a lo mejor, en la mismísima feria de abril sevillana. El medio es sencillo. En lugar de llegar al café dé turno, donde se refugia antes de comer Pagés, siempre huyendo de importunos, y hablarle de toros y ensalzar su labor como empresario y sus dotes de aficionado, decirle de pronto:

—Don Eduardo, me han dicho que tiene usted escritos cuatro dramas en verso. A mí me gustan mucho los dramas, y más si están en verso. ¿Me quiere usted leer uno?

Ya veréis cómo se le alegran los ojillos, cómo sonríe picarescamente y cómo, si tenéis la suerte de que os lo lea, al final está dispuesto a daros no una, sino tres o cuatro corridas en sus diferentes plazas.

Porque Eduardo Pagés es poeta y autor dramático. Veníamos este año de los sanfermines de Pamplona, y en el pasillo del vagón del tren Pagés me fué recitando poesías suyas, todas inéditas, poesías románticas, de un lirismo tierno y suave. Siento mucho no recordar alguna para demostrar que no exagero, adulo ni ironizo, Pero no por esto van ustedes a quedarse sin conocer la poesía de Pagés. Don Eduardo ha tenido la amabilidad de dedicarme un romance, escrito como consecuencia de la lectura de un libro mío. Helo aquí:

¿Te acuerdas de aquel Madrid,
Cañabate de mi alma,
aquel Madrid ya lejano
de Mosquera y de Retana;
el de aquellas modistillas,
chulonas de rompe y rasga,
zapatitos de charol,
falda azul y blusa blanca
y el mantoncillo alfombrao.
Cuando la cosa petaba,
el de Gallito y Belmonte,
de Puniteret y de Malla,
¿de los cocis a setenta
en la tasca de la María
y a peseta los tendidos
en las buenas novilladas,
el Madrid de”Las bribonas*
y “El ruido de campanas”,
y el de las buenas mamás
de café y media tostada,
el Madrid de ¡!Señorito¡!
“Te daba así!, ¡Amos, anda!
Aquel del simón con gomas
que a los toros nos llevaba.
Pues todo aquello pasó...
Lo llevó el tiempo en volandas,
de aquellos nuestros Madruiles
ya no quedan ni “las raspas”.
¡Si en la calle la Comadre
se pirran por leer «Marca»!
!Si con zapatos de coja
corre que trisca la Ufrasia l
¡Si un abrigo de “mutom”
 luce la seña Leandra!
Si Bibiano, el ebanista,
esquía en Navacerrada¡
Y venden bombones helaos
en las corridas de gala...
¡Ay, que se nos va la vida,
Cañabate de mi alma!
¿Te acuerdas de aquel Madrid
de Mosquera y de Retana?

Yo no digo que de aquí a unos años un futuro don Ramón Menéndez Pidal vaya a incluir este romancillo en una flor antológica; pero sí afirmo que el romance tiene gracia, soltura, agilidad, tres elementos no tan fáciles de combinar, máxime si es un hombre alejado del profesionalismo literario.

Cuando vean ustedes a Pagés por esas ferias, varita en mano, atareado en los múltiples y heterogéneos cuidados que exige la organización de una corrida de toros, acuérdense de que es un poeta que maneja miles de duros. ¡Extraño poeta a fe mía!

© El Ruedo, nº 25, 29 de noviembre de 1944

►►D. Eduardo Pagés Cubiña, nacido en Barcelona en 1890, tenía tres cualidades fundamentales: la imaginación, la perspicacia y un gran sentido empresarial. Fue, entre otras cosas, revistero y escritor en el semanario taurino “El Miura” en los inicios del siglo XX, firmando con el pseudónimo Don Verdades. Años más tarde también colaboró con el periódico “Arte Taurino” de Madrid y en el taurino ‘Zig-Zag’ desde el 1918 al 1930, además de dar conferencias y escribir libros taurinos como “Joselito y Belmonte ¿Cuál de los dos?” en 1918 o la “República del Toreo” en el 1931, entre otros.

Fue también apoderado y ganadero. Su aportación más importante como apoderado fue la creación del “charlotismo español” en el espectáculo cómico-taurino con grupos como “El Empastre”, “El chispa y sus botones”, “Fatigón y su tonto” y “El Bombero Torero”, a los que contrató en Sevilla antes y durante su etapa de empresario. Como ganadero llegó a lidiar sus toros en la Feria de Abril de 1929 la tarde del 19 de Abril.

Ya como empresario monta su primera Feria de Abril en 1933 con cuatro corridas de toros y una novillada con picadores. Es el primero en firmar exclusivas apostando por los toreros más interesantes del momento, ofreciéndoles más que nadie y contratándolos con un apretón de manos, que era su manera de estampar una firma y cerrar un acuerdo. Y así, en 1934, tras una periodo convulso con ganaderos y competidores, consiguió hacer reaparecer a su gran amigo Juan Belmonte, del que era un fiel partidario y al que le firmó una exclusiva de 30 corridas.

A comienzos de los años 40 prolongó su contrato de arrendamiento con la Real Maestranza, ya sin límite de tiempo. Simultáneamente fue también  empresario de plazas como Madrid, Santander, Salamanca y Murcia, entre otras, además de ser  propietario de los de San Sebastián y Valladolid. Precisamente en el ruedo murciano, Pagés organizó por primera vez en la historia una “corrida goyesca” el 15 de septiembre de 1929; aunque el festejo resultó un rotundo fracaso, la fórmula goyesca cuajó con el paso de los años.

Eduardo Pagés falleció en Sevilla, victima de una embolia, el 25 de julio de 1945.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
La faena cumbre de Julio Robles en Bilbao
Antonio Díaz Cañabate: "Diego Puerta y la Zurriola"
Sebastián Miranda, Belmonte ….y el sastre
Gerardo Diego: la "humanización" puede cristalizar en una degeneración de los valores de la Fiesta
Ortega ha dicho
Los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida, rumbo a América
La opinión taurina de Jacinto Benavente
El triunfo de Juan Silveti en su confirmación en Madrid
"¡¡¡Voy contratado a AMERICA!!!"
La teoría taurina de Antonio Machado
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |