Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El desplante de Juan Belmonte ante un toro de Miura
Contaba Juan Belmonte de una tarde, cuando en el fragor de la faena acabó haciéndole un desplante a un toro de Miura: "Al cruzar como una ráfaga en mi mente esta idea, miré a los ojos del toro y vi en aquellos ojos una luz que nunca olvidaré, el toro había reaccionado y sentí claramente que en cuanto me moviera me cogía. En un esfuerzo supremo, tiré de mí mismo con todo el vigor que me permitían mis fuerzas. Y, efectivamente, apenas había iniciado la retirada, el toro arremetió contra mí y me enganchó la taleguilla"
Actualizado 16 octubre 2011  
Redacción   

Lo contaba Enrique Vila en su libro “Miuras, cien años de gloria y de tragedias”, --editado en Sevilla en  diciembre del ya lejano año de 1941—un libro de especial interés para conocer los entresijos de la ganadería de Zahariche. Si se recuerdan los textos, la anécdota está muy en la línea de otras que  el maestro Chávez Nogales en su “Juan Belmonte”. Vila  relataba así la vivencia del Pasmo de Triana:

“A un toro berrendo, grande, bien armado, le hice una faena de muleta fuerte. Al final el toro quedó derrotado, al parecer, juntas las manos y con el hocico a ras del suelo. Le di por vencido y le hice el adorno que por entonces se utilizaba: me arrodillé en la misma cara, muy cerca de los cuernos. 

Así permanecí un espacio de tiempo que no sabría medir ahora, olvidando con el calor de la faena y las aclamaciones del público que aquel toro era de Miura.

Al cruzar como una ráfaga en mi mente esta idea, miré a los ojos del toro y vi en aquellos ojos una luz que nunca olvidaré, el toro había reaccionado y sentí claramente que en cuanto me moviera me cogía.

En un esfuerzo supremo, tiré de mí mismo con todo el vigor que me permitían mis fuerzas. Y, efectivamente, apenas había iniciado la retirada, el toro arremetió contra mí y me enganchó la taleguilla. Parte de la tela se quedó prendida sobre el pitón, mientras yo rodaba por el suelo. Ya dio tiempo a que Maera metiera el capote y se llevara al toro”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
La concepción del arte del toreo de Félix Rodríguez, que deslumbró a los aficionados
El centenario del nacimiento de Rafael Ortega, la efeméride de la nueva temporada 2021
Una polémica para recordar: las singularidades de "Gallito" y de Belmonte
Curro Romero: de mancebo de botica a hijo predilecto de Andalucía
La novia de Reverte tiene un pañuelo
La tarde cumbre de Diego Puerta, con la que se consagró en Sevilla hace 50 años
Rafael "El Gallo" proclamado como "un torero colosal", en su presentación en la Plaza México
Diego Puerta y su idilio permanente con Pamplona
La primavera mágica de Curro en la Maestranza
Manuel Fuentes "Bocanegra", o la gallardía ante los compromisos
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |