Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
"El Soldado" y sus siete verónicas
Luis Castro Sandoval, toreramente conocido como "El Soldado", embelesaba y hechizaba a la afición nada más tomar el capote, y convertirse en fiel intérprete del lance a la verónica. Su labor como uno más de los diestros relevantes del siglo XX era un completo bagaje de la tauromaquia, gracias a su incomparable estilo que, como el suyo, lleno de reciedumbre, majeza y apostura, pocos lo han logrado. Una de esas ocasiones ocurrió el 5 de marzo de 1944, toreando con Armillita y Luis Procuna, ante toros de Torrecilla. En las páginas de "El Universal" el crítico "El Tío Carlos", uno de los mas respetados del periodismo taurino mexicano, lo narró con gran belleza literaria.
Actualizado 13 agosto 2011  
Redacción   

El texto de aquella crónica es el siguiente:

"Sobre la arena húmeda –olor a tierra mojada, cabrilleo de sol tímido- se abrió el asombro de un capote de torear duro y moreno como el bronce, hondo y suave como una caricia. Rosas de hierro forjado resbalaron al suelo de entre sus pliegues florecidos; rosas de hierro como las de una balconería de palacio virreinal. A fuego vivo labró el artista ante nosotros su milagro; siete lances como rosas de forja dieciochesca. Y la multitud se entregó ante el prodigio; porque había presenciado la resurrección de los viejos, desdeñados prestigios de la verónica.

¡Qué honda revolución hubo en los tendidos ante los lances de Luis Castro! Tembló la plaza hasta sus cimientos: temblaron los huesos de acero de su oxidado esqueleto. Y hubo un clamor inacabable que llenó los ámbitos y se perdió allá arriba, entre las nubes cargadas de lluvia y los claros azules de una tarde equívoca. ¡qué honda revolución!

Y fue así porque se trataba de una revolución auténtica: porque había aparecido lo único capaz de sacudir hasta la entraña a las multitudes y que es lo tradicional. Porque había aparecido esa cosa eternamente nueva que es lo viejo; esa cosa frescamente moderna que es lo antiguo. Porque no había allí improvisaciones deleznables, ni juguetitos frágiles, ni fugaces modernismos retorcidos, sino obra robusta como la tradición, vigorosa como la savia secular de las encinas, fuerte y madura como las ideas que desde hace siglos alimentan la vida de un pueblo. Porque lo que Luis Castro había hecho con sus lances era apartar la hiedra brillante y falsa que encubría el árbol. Y entonces habíamos saboreado la ruda hermosura de la áspera corteza ennegrecida de sol y de lluvias, curtida de primaveras y de tempestades.

En cuanto aparece lo clásico en la arena, ¡qué soplo como de brisa marina, salobre, fuerte y fresca, nos llena los pulmones! ¡Cómo huyen y desaparecen todas las mixtificaciones del arte de torear! Es como si en un ambiente saturado de lociones baratas, penetrara de pronto el rancio aroma de un vino añejo o el perfume entrañable del arcón inviolado en que la abuela guarda recuerdos y prestigios.

A brisa marina, a vino añejo, a ropa de arcón, huele aún en el ruedo de El Toreo. Allí quedará el aroma ennoblecedor de las verónicas que Luis Castro diera al toro Porrista de Torrecillas, la tarde del 5 de marzo del año del Señor de 1944. Allí quedarán para que nadie ose borrar con lociones de peluquería la fragancia tradicional de aquellos siete lances.

Siete lances, como siete rosas de hierro forjado".

Carlos Septién, “El Tío Carlos”

El abogado, político y periodista de Querétaro (México), Carlos Septién García, más conocido por su alias de “El Tío Carlos”, aunque también firmó en lo taurino como “Don Pedro” y “El Quinto”, está considerado como el mejor cronista taurino que ha dado México.  En las páginas del diario “El Universal”  seguía cuanto ocurría en la Monumental de Insurgentes, además de cubrir informativamente otros acontecimientos taurinos. Durante varios años dirigió la Escuela de Periodismo, creada inicialmente a iniciativa de la Acción Católica Mexicana y que ahora, convertido en un centro no confesional, lleva su nombre.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
La concepción del arte del toreo de Félix Rodríguez, que deslumbró a los aficionados
El centenario del nacimiento de Rafael Ortega, la efeméride de la nueva temporada 2021
Una polémica para recordar: las singularidades de "Gallito" y de Belmonte
Curro Romero: de mancebo de botica a hijo predilecto de Andalucía
La novia de Reverte tiene un pañuelo
La tarde cumbre de Diego Puerta, con la que se consagró en Sevilla hace 50 años
Rafael "El Gallo" proclamado como "un torero colosal", en su presentación en la Plaza México
Diego Puerta y su idilio permanente con Pamplona
La primavera mágica de Curro en la Maestranza
Manuel Fuentes "Bocanegra", o la gallardía ante los compromisos
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |