Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Fiesta en los países sin tradición taurina
Embajadores del toreo
En ocasiones no somos conscientes del importante potencial que representan para la Fiesta el gran número de centros irradiadores de cultura taurina en países que, por su idiosincrasia y tradición cultural, podemos considerarlos situados en las antípodas de nuestra visión del mundo. Es el caso de Estados Unidos, Suecia, Inglaterra, Bélgica o Italia. En todos estos lugares se rinde culto al viejo tótem ibérico con verdadera pasión y viven de cerca la plenitud de la Tauromaquia. A esta rica y diversa realidad se refiere José Aledón, destacando como estos embajadores del toreo constituyen hoy la voz internacional de la Tauromaquia en foros a los que de otra forma resultaría muy complicado, por no decir imposible, llegar.
Actualizado 27 enero 2015  
José Aledón   

En un tiempo en el que la expansión de ciertas ideas o prácticas procedentes de distintos países es apabullante, circulando velozmente por la autopista de la globalización, la difusión y práctica – con las salvedades de rigor – del toreo no es una excepción.

En España, cuna de la corrida de toros, no solemos reparar en dicha expansión del arte de torear quizá por aquello de que “los árboles no nos dejan ver el bosque” y pensamos únicamente en ciertos países hispanoamericanos cuando sale a colación el asunto, considerando la robusta y ya añeja práctica de la tauromaquia en Francia como el non plus ultra de la difusión, fuera del mundo ibérico, de la afición a los toros.

Hay, sin embargo, bastantes centros irradiadores de cultura taurina en países que, por su idiosincrasia y tradición cultural, podemos considerarlos situados en las antípodas de nuestra visión del mundo, como es el caso de Suecia (Peña taurina Los Suecos), Inglaterra (Club Taurino of London), Bélgica (Peña Taurine de Bruxelles La Belgicana), Francia (Club Taurin de Paris) e Italia (Club Taurino Milano).

En todos estos lugares se rinde culto al viejo tótem ibérico con verdadera pasión, manteniendo tertulias permanentes, organizando charlas y conferencias, cursos de toreo de salón y viajes a las principales ferias de España y Francia, viviendo de cerca la plenitud de la fiesta.

En prácticamente todos los casos se trata de aficionados cabales y sumamente entendidos, llegando, algunos de ellos a sentar cátedra en las distintas disciplinas que orbitan alrededor del planeta de los toros. Tal es el caso de Claude Popelin, Jean Pierre Hédoin, Francis Wolff y Araceli Guillaume-Alonso, prestigiosos intelectuales que han enriquecido la bibliografía taurina con excelentes ensayos.

Otro tanto podemos decir de quien fue presidente del Club Taurino of London, Walter Johnston, autor de Brave employment: the myth and reality of Spanish corrida, magnífica introducción al toreo orientada al mundo anglosajón.

Si todo esto es una sólida y esperanzadora realidad en lo que concierne a Europa, aún lo es más si dirigimos la vista a los Estados Unidos, donde hallamos tres grandes organizaciones dedicadas a difundir los valores de la tauromaquia: Los aficionados a los toros de los Angeles, el decano de los clubes taurinos estadounidenses, fundado en 1949, el Club Taurino de Chicago y el New York City Club Taurino.

Estas entidades están coordinadas por la National Association of Taurine Clubs of the United States of America cuya presidenta, Lore Monnig (máxima representante también del club neoyorquino), fue galardonada por el gobierno español en noviembre de 2013 con la Medalla al Mérito Civil.

Según comentó el Cónsul de España en la ciudad de Nueva York en el acto de la entrega de la distinción, ello ocurrió por “sus incansables esfuerzos por promover la fiesta han atraído a miles de estadounidenses a España a disfrutar no solo de las corridas, sino también descubrir la cultura y gastronomía española. Sus actividades en la ciudad de Nueva York (Galas, reuniones mensuales y tertulias) han congregado grupos considerables en torno a la cultura española. Cabe destacar las Galas organizadas en torno a toreros, ganaderos y críticos invitados especialmente desde España".  

La Sra. Monnig tras recibir la citada medalla manifestó, en nombre de todos los miembros "una pasión insaciable por el arte más único y complejo del mundo; un amor por las culturas de Iberia y América Latina; un gran deseo de saber de toros y aprender; y el coraje moral de hacer frente al ataque crítico de los que están mal informados sobre los toros".

Dicho esto, dejó bien claro cuál es el papel de los clubes taurinos estadounidenses: "Tenemos que seguir reuniéndonos y proclamando al mundo entero que somos aficionados a los toros –y que estamos muy orgullosos de serlo- y además que vamos a luchar para no perder el arte que tanto admiramos y del cual estamos enamorados".

Hay también en los Estados unidos una entidad con la que hay que estar especialmente agradecidos: la Taurine Bibliophiles of America, fundada en 1964 que, no dependiendo de ninguno de los citados clubes, aglutina los esfuerzos editoriales de todos ellos a través de La Busca, publicación trimestral de crítica literaria y artística, propiciando además la versión al inglés de obras fundamentales de la historia y preceptiva taurina de todos los tiempos, como la Carta histórica sobre el origen y progresos de las fiestas de toros en España  de Nicolás Fernández de Moratín, la Tauromaquia o Arte de Torear (edición de 1796) de José Delgado “Illo” y el Combat de Taureaux en Espagne de Emanuel Witz, así como de la publicación de una exhaustiva Bullfight Literature in English: An Annotated Bibliography, por lo que no hay más que felicitar a Gil Arruda y a Dave Tuggle, presidente de la entidad y editor de La Busca respectivamente.

Reflexionando sobre una de las razones que da Lore Monnig de la existencia de esas embajadas que son los clubes  taurinos en todo el mundo (“hacer frente al ataque crítico de los que están mal informados sobre los toros”), creemos que no estaría de más canalizar el gran caudal de activismo y conocimiento de todas estas entidades hacia la Peña Taurine de Bruxelles La Belgicana, tan próxima a las instituciones de la Unión Europea radicadas en Bruselas, con el fin de hacer oír la voz internacional de la Tauromaquia en los foros adecuados.  

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
¿Tiene futuro el pasado taurino en nuestro presente?
Rescoldos goyescos y pensando en San Miguel
Justas, torneos y festines…, antes y después de la conquista
El quite: ¿es "quite" o no?
Antes y después del 10 de mayo
La televisión sigue siendo la piedra de toque para los carteles de Sevilla
Morante: la penúltima sorpresa
Morante, ¿extravagante?
Morante, treinta años ya del comienzo de su misterio
Ya pasó el día de la Virgen de agosto, que ya no es lo que era
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |