Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Cuando la promoción de nuevos valores brilla por su ausencia
Entre Valdemorillo y Levante
En un foro taurino de habla inglesa, que la Fiesta vive más allá de nuestras fronteras, un buen aficionado del Club Taurino de Londres, John Gordon, publica un análisis certero y oportuno. Partiendo de lo ocurrido en la feria de Valdemorillo y de los carteles que se anuncian para las primeras ferias en el Levante español, Gordon escribe: "Seguramente el más interesado que salgan nuevos toreros debía ser el empresario, para que tenga nuevos mimbres para sus ferias. Parece ser que no. Los empresarios a su rollo, como siempre. A programar a los toreros de siempre, a pegar carteles y a abrir la taquilla. Lo que hace falta es que se promocionen a los noveles que puedan funcionar".
Actualizado 18 febrero 2015  
John Gordon, Club Taurino de Londres   
 Hoja de ruta hacia un futuro más cierto

El fin de semana pasado vivimos la feria de Valdemorillo con cierta decepción. Mi alma de aficionado necesita esta feria de febrero, cortita, pero justa, como agua de mayo; la esperanza de ver un puñado de buenas faenas se truncó a medida que salieron una sucesión de novillos y toros sin ápice de casta. Y lo que es peor, al arrastre del sexto Cebada, me daba cuenta que el invierno, sin toros, es largo, y que aún falta casi un mes para la próxima feria, y un par de meses para que haya toros todos los días y las ferias sigan sin solución de continuidad. Pero, no vayamos empezar a ser tan pesimista.

Aunque el nivel de la materia prima estuvo por los suelos, una de las funciones de la feria de Valdemorillo es ser un serial adonde los nuevos valores que se ven anunciados presentan su tarjeta de visita de cara a la temporada venidera. En estos términos, la feria tuvo su argumento. Pudimos ver a un Borja Jiménez mostrar su dimensión de novillero puntero que puede funcionar en el escalafón superior y a un Martín Escudero maduro y preparado para una alternativa que debe estar a la vuelta de la esquina.

En el capítulo de matadores, Curro Díaz nos recordó de la clase que atesora (como siempre, en este 2015 va a ser un placer encontrase con el jienense en el cartel), Eduardo Gallo estuvo bien, sin más, pero sin despejar las dudas que rodean su futuro y toreo, y Manuel Escribano dio muestra de su concepto fresco de la lidia total. A mi juicio es un torero que, con una promoción como es debida, puede encontrar hueco en los carteles populares y, a la vez, tener interés para el aficionado y el gran público – después me acorde que el sistema taurino no entiende de promoción y en vez de buscar frescura, los empresarios volverán a anunciar a esos tres o cuatro nombres que todos nos sabemos y que están más que vistos.

Volviendo a Valdemorillo, la feria de San Blas tuvo un nombre propio: Victor Barrio. Más alla de su variedad y quehacer con el capote y la muleta yo me quedo con su proyección. Supo hacer las cosas difíciles bien. Para poder triunfar con regularidad hay que saber sacarle una faena al toro medio y poder cuajar (lo que se dice cuajar, no solo estar bien) al toro bueno en redondo. La faena a su primer toro fue todo un ejemplo de cómo sacarle juego al toro medio, ese toro que conocemos tan bien, ese toro que va y viene sin ton ni son aburriendo al más pintado. Mejor fue su labor con el sexto, todo un compendio de buen toreo en redondo en la máxima extensión del concepto. Esta fue la clave, por todos los avances técnicos en el toreo, el toreo en redondo es lo más difícil y marca la diferencia en las mejores faenas. Por todo esto, la tarde de Víctor Barrio en Valdemorillo fue importantísima.

Así pues, como escaparate para novedades que pelean por verse anunciados en los carteles, Valdemorillo tuvo su interés. Pero, para tener verdadera importancia en el devenir de la temporada, un triunfo en Valdemorillo debe servir como un trampolín hacia más contratos y verse anunciado en las ferias (aunque fuera solo para corroborar si el triunfador tiene madera de figura o si ese triunfo fue pura casualidad de una tarde invernal). En esta faceta el sistema del toreo, por enésima vez, nos traiciona.

El aficionado quiere ver a novedades en los carteles, quiere ver a nombres nuevos que le puedan interesar y le ilusionen a ir a la plaza. Aun así, los carteles ofrecidos en Castellón y Valencia son más de lo mismo. Por ejemplo, en Castellón, ocho de los nueve matadores anunciados repiten del año pasado. ¿El único cambio? Paquirri entra por El Cordobés, vamos, que nada tiene que ver la novedad con los triunfadores de los últimos doce meses, y de novedad tiene bien poco.

Claro, los empresarios argumentan que ellos programan a los toreros que el público quiere ver, y el público, por lo visto, sigue queriendo ver a las figuras del corazón de los noventa. De acuerdo, el empresario está en su derecho a programar a los toreros que ellos creen van a traer a gente a la plaza y reconozco que los mediáticos tienen su público. Pero, la pregunta que yo le hago al sector empresarial es ¿qué han hecho ellos para promocionar a jóvenes noveles que pueden atraer al gran público que tanta falta nos hace?

Está más que claro que los empresarios quieren que los toreros, aparte de preocuparse por torear, le hagan el trabajo de relaciones públicas al empresario, no obstante que este debe ser el promotor del espectáculo. Seguramente el más interesado que salgan nuevos toreros debería ser el empresario, para que tenga nuevos mimbres para sus ferias. Parece ser que no. Los empresarios a su rollo, como siempre. A programar a los toreros de siempre, a pegar carteles y a abrir la taquilla. Lo que hace falta es que se promocionen a los noveles que puedan funcionar, a abrir carteles para que estos toreros tengan cabida y a montar una campaña de promoción para que esta sociedad destaurinizada que nos ha tocado vivir sepa quién son los chavales que vienen arreando.

Desgraciadamente, esta forma de trabajar brilla por su ausencia en la tauromaquia del siglo XXI, y así es como nos montan con unos carteles completamente carentes de imaginación. No tengo ningún problema con que se anuncien las figuras, son los toreros de relleno los que me aburren. No hace falta que los nombre, todos sabemos quién son, sin alguien quiere una pista, se suele encontrar en el telonero de turno. Y mientras tanto, toreros jóvenes con posibilidades como Juan del Álamo, José Garrido y Víctor Barrio se quedan en casa a la espera que suene el teléfono. Esto no es bueno para la salud de la fiesta, aunque le deje hueco a Paquirri para abrir cartel y atraer algún al público que reclama la presencia de los mediáticos. Puede que atraiga a más gente hoy, pero, sin relevo generacional, nos vamos quedando sin pan para mañana.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de El balcón de la Afición
La Unión de Abonados plantea al Ministerio seis requerimientos urgentes sobre la Tauromaquia
Escultura pro Iván Fandiño
"Los de José y Juan": Algunas reflexiones en torno a San Isidro 2017
Unión de Abonados de Sevilla: Sin toro nada tiene importancia
Reivindicaciones de los aficionados ante la Junta de Andalucía
Necesitamos taurinos "de guerra", taurinos militantes
Antonio Fernández Casado, nuevo presidente del Club Cocherito de Bilbao
A Julio Pacheco, in memoriam
La gestión cultural en Las Ventas
La Unión de Abonados de Sevilla reclama la intervención de la autoridad
PUNTO DE VISTA
Por delante quedan más de 2 meses electorales


El cruce de los caminos de la Tauromaquia y la Política


Con un horizonte netamente electoral hasta finales de mayo, que luego se ampliará en no pocas semanas con los procesos de constitución de las nuevas instituciones de las Administraciones Públicas, algunos han descubierto ahora que en el mundo del toro hay un nicho de votos que tienen muchísimo más que un simple valor simbólico. Todos acuden al menos a un gesto para aproximarse a esos votantes, a los que hasta ahora poco han tenido en cuenta en materia taurina. Sin embargo, ahora que el voto taurino cotiza al alza, hay que recordar que la historia enseña que la mezcla de Tauromaquia y Política casi nunca ha dado resultados beneficiosos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |