Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A propósito de la intoxicación alimentaria
La espada de Damocles se posa sobre Fuente Ymbro
Un toro de Fuente Ymbro en la reciente feria de Málaga
El primer diagnóstico se inclina por atribuirlo a una especie de intoxicación alimentaria. Según el propio ganadero, a eso puede deberse el mal juego de sus toros en las cuatro corridas lidiadas en los últimos días. Con toda sinceridad Ricardo Gallardo lo ha explicado, y aún dará más explicaciones cuando los veterinarios terminen su diagnóstico. Pero de las propias explicaciones nacen las dudas: si tan clara está la causa, ¿cómo fue posible que tales corridas se embarcaran en el campo con destino a plazas que además eran de primera?, ¿no hubiera sido más lógico renunciar a lidiarlos?. Esa y no otra es la espada de Damocles que se ha posado sobre Fuente Ymbro, una ganadería respetada porque ha conseguido que eso de la "toreabilidad" sea compatible con el encastamiento.
Actualizado 25 agosto 2013  
Antonio Petit Caro   

Salvo en la previsión reglamentaria del tope en la edad máxima para la lidia,  el toro bravo no tiene ni fecha de caducidad, ni viene garantizado por una Denominación de Origen oficial y vinculante.  Sin embargo, de ambos conceptos hay algunas cosas que aprender.

Ahora tenemos un caso práctico muy interesante. Se trata de Fuente Ymbro. Con una sinceridad que le honra, Ricardo Gallardo ha reconocido que su ganadería se encuentra afectada por una enfermedad, procedente probablemente de algún componente en su alimentación, que hace que su juego resulte muy deficiente, como ha quedado acreditado en las últimas cuatro corridas que ha lidiado.

Incluso en el caso más reciente, el de Bilbao, de antemano reconoció su gran preocupación por el mal juego que iban a dar  sus toros, como luego ocurrió. Además de tener el buen detalle de elogiar a los toreros de aquel mano a mano por, dentro de lo que cabía, haberle salvado la tarde, ha anunciado que en breve dará a conocer todos los datos de lo que viene ocurriendo en su camada, una vez que los veterinarios concluya el estudio correspondiente.

Desde luego este caso nada tiene que ver con el de los yogures caducados, que por lo visto tanto gustan y alimentan al ministro de Agricultura. Aquí no se trata en ningún caso de un problema de salud pública. Primero porque los ganaderos de bravo tiene muy acreditado su grado de responsabilidad en semejante materia. Segundo, porque los controles sanitarios previos a que las carnes  lleguen a los frenan toda posibilidad. Durante varios años se estuvo mandando al crematorio a las reses lidiadas por aquello de las vacas locas y nadie puso ninguna objeción. Hasta las orejas que se habían concedido a los toreros eran recogidas por la autoridad, para que ni eso se causara el menor atisbo de problema.

De lo que aquí se trata es de otra cosa. Por decirlo de alguna manera, se refiere al sentido de la responsabilidad del criador. Ni es la primera vez que ocurre ni desgraciadamente será la última, porque antecedentes de este tipo de afectaciones en una ganadería ha habido bastantes. Sin ir  más lejos,  recordemos el purgatorio que pasó hace unos años Samuel Flores y el que le afectó más tarde a Victorino Martín. Ninguno de los dos siguió adelante como si nada pasara: renunciaron a lidiar en todo o en gran parte sus camadas.

En el caso actual de Fuente Ymbro, una ganadería que había conseguido dar ese punto de encastamiento tan necesario a sus toros, a nadie beneficia que tenga ahora problemas a la hora de lidiar. Sin embargo, hay una pregunta en el aire: si la enfermedad está ahí, ¿por qué se embarcaron esas corridas y para plazas de primera, además?, ¿no habría sido más lógico, por respeto a sí mismo, a los toreros y a la afición, haber renunciado a lidiar?

Esa es la gran cuestión a responder. ¿Qué cayéndose del cartel organizaba una verdadera avería a las ferias? Sin duda que es así. Pero por respeto a los toreros y a los aficionados, al menos se abre un amplio campo para las dudas porque, sabiendo lo que ocurre, no se haya advertido previamente y se hayan adoptado las medidas que correspondan. Es un ejemplo propio de ese concepto tan definido que es el de “causa mayor”.

Guarda relación con eso ese derecho que reglamentaria corresponde al aficionado: “la integridad del espectáculo” para el que se saca la entrada. Y es evidente que una camada con cualquier clase de enfermedad, no resulta compatible con tal integridad.

Difícil coyuntura la que tiene por delante Ricardo Gallardo. Su propia sinceridad, que es muy de agradecer, le reduce el campo de decisiones: si finalmente los veterinarios definen los males que afectan a la camada --que, según su propia confesión,  se ha comprobado que merman las condiciones de sus toros para la lidia--, no le quedaría otro remedio que adoptar una decisión drástica. Es duro y es difícil. Pero es lo que hay.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
La Tauromaquia necesita acometer su revolución interna, su cambio de ciclo
La temporada 2020 se nos irá en blanco
José Tomás, el misterio de ser en exclusiva el único dueño de su propio destino
Tu tiempo no se acaba, Paco Ureña, que el sol de tu toreo saldrá en cada nuevo amanecer
Vista Alegre: Tres condiciones relevantes en las que el pliego del concurso debiera acertar
The life I sing about in my songs
El cambio de paradigmas en la crianza del toro de lidia, la raíz del mal de nuestros días
Cantos de sirena en favor de una pretendida modernización de la Tauromaquia
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |