Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Alérgico y objetor al mundo del toro
El estrambótico caso del Rector de Salamanca
La Universidad de Salamanca, ocho veces centenaria, es un pilar fundamental de la historia de los estudios superiores en España y en América. Ahora su Rector --y se supone que la Junta de Gobierno que le acompaña en su gobierno por el cambio-- se ha declarado objetora en materia taurina, rechazando la propuesta de la Junta de Castilla y León de crear en aquel centro una Cátedra de Tauromaquia. Naturalmente, se declara acérrimo partidario de la libertad de sus profesores e investigadores para elegir las materias de sus trabajos; pero una libertad con restricciones: sobre el mundo del toro, pues mejor que no. Y eso en la provincia cuya economía tiene uno de sus pivotes fundamentales en la ganadería de bravo.
Actualizado 6 mayo 2018  
Redacción   

“Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta”. Bien podría aplicarse este aserto a la decisión del Rector de la Unidad de Salamanca de rechazar la propuesta de la Junta de Castilla y León de crear una Cátedra de Tauromaquia.  Y es un aserto de doble lectura.  Cuando se parte de los prejuicios banales, el dirigir la primera institución docente salmantina, con 8 siglos de historia a sus espaldas,  no resulta suficiente para advertir la tradición y el peso social que el mundo del toro tiene en la capital del Tormes. Pero también se podría leer al revés: frente a la cerrazón sin sentido alguno, sectores importantes de la sociedad salmantina se alejará de esa institución, que forma parte de su historia.

 

Pero resulta que quienes ganaron las elección para regir los destinos de la Universidad, accedieron al cargo con eslóganes  como “Somos la candidatura del cambio”, una expresión que en la España de hoy constituye toda una seña de identifdad de quienes desde sus comienzos han enfilado al mundo del toro como uno de los que hay que quitar del mapa.

 

La decisión, como es habitual en este mundo, responde a todo un modo de actuar. No se atreven a decir abiertamente “Tauromaquia. No”; lo hacen a través de circunloquios, que no por eso disimulan las intenciones. A preguntas de un representante estudiantil de CEA --Colectivo Estudiantil Alternativo, es su significativa marca--, el Rector del cambio, Ricardo Rivero,  contestó: “en el formato en el que se planteó desde la Junta de Castilla y León, esa Cátedra de Tauromaquia no se va a impartir en la Universidad de Salamanca”. Y por lo que pueda pasar, de inmediato añadió que se iniciará el procedimiento administrativo para devolver al Gobierno castellano-leonés los 75.000 euros que había aportado a tal iniciativa.

 

¿Pero  en que consistía ese “formato” que tanto rechazo provoca en el Rector Rivero? Pues según la información oficial, el objetivo de esta Cátedra no era otro que “el análisis de la Tauromaquia en la sociedad del siglo XXI y en la apertura de la Universidad a esta manifestación cultural a fin de lograr una aplicación práctica de las conclusiones de los estudios y reforzar el vínculo con el resto de disciplinas artísticas y universitarias”. Como se ve, unos "peligrosísimos" objetivos sociales.

 

Como el Rector Rivero no fue más explícito –que por no serlo no informó ni de si su negativa contaba con el respaldo de la Junta rectora--, no se sabe cuales  de tales propuestas de la Junta es la que exige semejante ejercicio de objeción de conciencia, sobre todo en quien con toda solemnidad declara que “cualquier profesor o profesora de esta institución puede desarrollar proyectos de investigación sobre los temas que considere culturalmente oportunos o científicamente oportunos”, porque no es competencia del equipo rectoral “intervenir en las decisiones o líneas de investigación de los profesores o profesoras del estudio”.

 

Seguro que la objeción no de la subvención de los 75.000 euros --que ha devuelto a las arcas públicas, solo faltaba lo contrario--, porque en el programa electoral que le llevó al Rectorado Ricardo Rivero ya insistía en su propósito de solicitar mayores dineros públicos a la Junta, de la que depende. Pero tampoco casa que quien defiende la libertad de iniciativa de los componentes de su Universidad, ser tan liberal y tan respetuoso con todos los temas. Menos con la Tauromaquia.

 

Por lo visto, pesa más un escrito prohibicionista firmado por 8.000 personas [el 6.1% del censo estudiantil] o una manifestación de 200 persona, que los intereses de los más de 130.000 hombres y mujeres que cursan sus estudios en esta Universidad y de amplísimos sectores de la sociedad salmantina.

 

Y todo ello en una tierra en la que por su tradición en la cabaña de bravo la actividad ganadera resulta un 16 puntos superior a la media de la región y 26 puntos superior a la media nacional, aporta 438 millones de euros al año a la economía de Castilla y León. Otro dato: 40.000 hectáreas de bravo, valoradas en 266 millones de euros, con un censo de 98 ganaderías --una de cada cinco que hay en España--, lo que supone el 14,1 del total nacional. 

 

Por fortuna, el caso de la Universidad pública salmantina se separa de lo que ocurre en otras muchas universidades españolas. De hecho, en la actualidad en los trabajo de investigación y divulgación de profesores universitarios  --y en Salamanca ha ejemplos notabilísimos— la Tauromaquia tiene uno de los pilares fundamentales para el estudio y la defensa de sus valores sociales y culturales. Ocasionalmente, los dirigentes del cambio salmantino, ha decidido por el “No”; tiempos habrá en el que sus sucesores mantengan el criterio opuesto.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta
El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende
La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley
Ministerio de Cultura: la cosa sigue pintando mal
Ahora toca esperar al nuevo ministro que asuma las competencias taurinas
Fernando Benzo se marca un gran documento en defensa de la Tauromaquia y los menores
El maratón de Madrid
El buen fin del abono de Sevilla beneficiaría sobre todo a la Tauromaquia
Zaragoza, de tumbo en tumbo, hasta el desastre final
La rueda echa a andar, a la espera de sorpresas
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |