Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Quinta de la feria de abril
La fachada, bien; los interiores, con muchas goteras
Entregado y vibrante, Manuel Escribano llegó a los tendidos (La Maestranza-Pagés)
Bonita y bien hecha la corrida que Victorino Martín trajo a Sevilla. Pero si por la fachada daban ganas de comprarlos, en sus interiores había demasiadas goteras, que echaban para atrás. Con lo cual, la afición no terminó de entrar en la tarde, que al final resultó hasta pesada. A la Maestranza se había ido a otra cosa. Los toreros, también. Por eso no debió ser menor su decepción. Pero una tarde de toros nunca, salvo excepciones contadas, pasa en blanco del todo. Y así, en este sábado se pudo ver a un Escribano vibrante y entregado, que buscó con ahínco un triunfo mayor. También se pudo ver como Daniel Luque ha retomado la senda que lo debe llevar a su sitio anterior.
Actualizado 14 abril 2018  
Redacción   
 Vamos a no confundir: una cosa es "el toro de Sevilla" y otra bien distinta "el toro de Matilla"
 Legítimo triunfo de Luís Bolívar, en una tarde desabrida
 Templado y despacio, el norte del toreo de Pablo Aguado

SEVILLA. Quinta de feria. Casi lleno. Toros de Victorino Martín, bien presentados, pero de poco juego. Antonio Ferrera (de fucsia y oro), silencio y silencio. Manuel Escribano (de tabaco y oro), ovación y vuelta al ruedo.  Daniel Luque, palmas y ovación. 

Hubo dos grandes pares de banderillas: de Montiliu por los adentros, en el 4º, y de Raúl Caricol, en el 6º. Y un quite de peligro, que puede aspirar al Premio de los médicos: de Francisco J. Sánchez Araujo, en una situación muy difícil para Juan Contreras, en el 4º.

Había expectación por la corrida de Victorino Martín. Pero todo quedó pendiente para otro día, en este sábado no se conjuntaron los astros. En la plaza se palpaba el ambiente al conjuro de la A coronada; en la misma medida,  la tarde acabó en desilusiones. No es que todos se acordaran de Ortega y de su “no es eso, no es eso”. Pero desde luego a ver como se derrumbaban los albaserradas no se había acudido al tendido.

Toda la corrida respondía al tipo propio de la Casa, seria y con hechuras, aunque luego les fue fallando el motor. De forma más escandalosa al 1º y al  4º, que no se tenían de pie. Asalta una duda, especialmente con el que abría la tarde: ¿carecía de poder o salió lesionado del segundo encuentro en el caballo?. Pero, en general, toda la corrida abundó en blandura. Y tanta flojedad de patas impidió que se manifestaran las bondades del 5º, el más noble de la serie, y alguna medida del 6º, aunque fuera de tono menor. Anotemos, en fin, que el conjunto  careció de humillación, que ha sido y es una de las virtudes fundamentales de este encaste. El que hizo 3º, ese sí,  se decantó en su medida por el palo de las alimañas; el resto, sencillamente, no tenían para enseñar mayores calidades dentro. [Entre paréntesis, ¿qué apreciaría ese sector del público que aplaudió en el arrastre al tal 3º?]

Ni los toreros ni el público habían pasado por taquilla para llevarse esta decepción. Por eso hubo sus caras mustias al salir. Sin embargo, la tarde no estuvo vacía de contenido, o al menos lo estuvo en la misma medida que lo acreditaron los victorinosde turno. Es lo que ocurre con el toro bravo, incluso cundo tiene peplas.

Y así, Antonio Ferrera tuvo en sus turnos detalles muy toreros, la mayoría en fases secundarias de la lidia. Pero no es menos verdad que de detalles no vive la afición: gustan, pero luego saben a poco. En su favor hay que reconocer que le correspondió un lote que resultó como para cuidados intensivos.

Puso la plaza en pie Manuel Escribano al recibir al 5º. Primero, porque casi lo atropella el animal en la puerta de toriles, cuando le hizo un regate, del que consiguió librarse; luego, y sobre todo, con un manojo de lances a la verónica tan vibrantes que hasta el maestro Tejera le tocó la música. el de Gerena supo mantener el climax  con uno de los mejores tercios de banderillas que se le han visto. La cosa iba bien encarrilada, incluso apuntaba a mayores en los primeros muletazos; pero pronto el de Victorino aflojó en sus acometidas y sólo admitía medios pases. Con todo, Escribano se entretuvo en recetarle una excelente estocada. Frente 2º, al que no podía ni hacérsele un amago de bajar la mano, se mostró tesonero y animoso, pero sobre todo muy firme ante un animal que esperaba y engañaba en sus acometidas.

Asaltan muy serias dudas si el público dio un trato proporcionado a Daniel Luque.  Que después de jugarse con su primero los muslos, que el animal los buscaba, que todo quedara en unas leves palmitas, para en cambio aplaudir al victorino cuando iba camino del desolladero, es como para hacérselo mirar. Pero que muchos no alcanzaran a entrar en su faena al que cerró plaza, no es buen síntoma; de hecho, no se metieron en ella hasta que Tejera comenzó el pasodoble. Cierto que su enemigo renunció mediada la faena a ir detrás de los engaños y el tono de modo ineludible bajó. Pero hasta entonces Luque había dejado sus señas de identidad en el ruedo, con clase y temple. Incluso luego, aguantó con mucha firmeza las medias embestidas con la cara por las nubes. ¿Qué a lo mejor sobraron esas series posteriores? Es posible. Pero eso no tanto como para dejar de poner en valor el conjunto de su tarde de este torero. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2018
Parafernalia morantiana: volver sin haberse ido...
"El Juli" encabeza el cuadro de honor de la feria 2018
La Feria de "El Juli" y de "Orgullito". Pero también de más cosas, unas buenas y otras no tanto
Gran tarde de Pepe Moral con la corrida de Miura
Fin administrativo de la feria, con reivindicación de "El Fandi" bajo la lluvia
La vaciedad como entretenimiento
Vísperas de expectación…, pues eso, nada
Muy meritoria tarde de José Garrido
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |