Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID. Vigésimo tercera de la feria de San Isidro
Una faena importante y convincente de Alberto Aguilar, con otro saldo ganadero
Alberto Aguilar pasando de muleta al toro al que cortó una oreja (Juan Pelegrín/Ls Ventas)
Por algún motivo, lo usual es que las Empresas --la de Madrid y las demás-- para el cartel dominguero siempre reservan una ganadería de orden menor, como si los espectadores de estos días fueran de segunda división. En esta ocasión se volvió a repetir. Toros de tres ganaderías diferentes, entre los que tan solo uno valió algo y ello gracias a que cayó en las manos templadas y con oficio de Alberto Aguilar, que acertó a construir una faena importante y convincente con el 5º de la tarde. Del resto, poco o nada quedó para ser recordado.
Actualizado 1 junio 2014  
Redacción   

MADRID. Vigésimo tercera de feria. Dos tercios de entrada. Tres toros de Montealto (2º, 3º y 5º), dos cinqueños de Julio de la Puerta (1º y 4º) y otro cinqueño de El Ventorillo (6º), una escalera de tipos y  de hechuras, de mal juego salvo el 5º.  Pedro Gutiérrez “El Capea” (de grana y oro), silencio tras un aviso (importunísimo) y silencio. Alberto Aguilar (de nazareno y oro), silencio y una  oreja. Sebastián Ritter (de granate y oro), que sustituía a Paco Ureña, silencio y pitos tras dos avisos. La corrida duró dos horas y 37 minutos.

Tocaban hoy “domecq” de Caja B, esto es: lo que proceden de aquellos que proceden de…; vamos, que hasta una segunda o una tercera derivada no llegaban al tronco. Suelen acabar en los carteles de los domingos, que parece que para las Empresas los espectadores de este día fueran de segunda división. La corrida no pudo ser más deslucida. Muy blanditos los de Julio de la Puerta, con problemas añadidos el 4º, lidiado como sobrero; con mucho que torear el de El Ventorrillo que salió en último lugar, también como sobrero; carentes de fuerzas aunque con algo de nobleza los tres titulares que quedaron de Montealto, entre los que destacó por su calidad el 5º, aunque podía haber sido interesante también el 2º, que se rompió por completo en una interminable pelea con los montados. A fin de cuentas, lo que se dice un saldo.

Técnicamente irreprochable, en la lidia y en el toreo. Pedro “El Capea” lo hizo todo con arreglo a las normas. Pero no alcanzó a cuajar. Expresado de otra manera: dijo poco. Si volvemos, como demasiados días, a las historietas del abuelo, hace años se explicaba que estos toreros tan reciamente de campo, con la lección tan bien aprendida, luego en los ruedos decían poco. Bien porque no tenían esa clase indispensable para romper, bien porque lo que de verdad dominaban era el torero campero, que poco tiene ver con el de la Plaza. Junto a las reticencias injustas que años anteriores le tuvo un sector de esta Plaza, es bastante probable que a El Capea le pase algo de todo eso. Pero hay que reconocerle con toda sinceridad que con el 4º, de declarado mal juego, tuvo una buena cabeza para resolver la papeleta e incluso estirarse en algunas series. Habrá gustado más o menos, pero el salmantino estuvo muy digno  toda la tarde.

Poco pudo hacer Alberto Aguilar con su primero, salvo torearlo con muy buen son con el capote. El de Montealto se enfrascó en una pelea interminable con el caballo, sin que hubiera modo de sacarlo de allí. Se rompió de tal forma que cualquier intento de faena de muleta resultaba inútil.  La situación cambió con el 5º, que sin ser un toro excepcional, al menos se desplazaba con viveza y, cuando se le podía, hasta metía la cara en la muleta. Entre eso y que sus fuerzas andaban ajustadas a la baja, tenía sus teclas que tocar. Alberto Aguilar acertó a tocarlas: someterlo sin forzar la máquina de una mano demasiado baja, dándole sitio para aprovechar las inercias y no agobiándolo con el encimismo. Sobre este trípode construyó una faena mucho más que estimable, en la que hubo series de un gran temple y de buen gusto, todo realizado en el espacio justo. Un espadazo entero fue el prólogo de una de las orejas cortadas con más fuerza en lo que va de feria. Una actuación importante y convincente.

La nueva oportunidad que la Empresa concedió al colombiano Sebastián Ritter por su demostrado valor en su anterior paseíllo en Las Ventas, ha servido más bien de poco. Su primero duró escasamente una docena de muletazos, entre los que hubo de todos, antes de echar el freno de mano; con el que cerró la tarde se vio desbordado.  El sobrero de El Ventorrillo tenía su aquel, pero resultaba inútil que el torero, con todo su valor, lo intentara una y otra vez –siempre sin someter a su enemigo-- si las  telas salían enganchadas de continuo, lo que empeoraba aún más las condiciones del astado. Luego los nervios con la espada le jugaron una mala pasada y, como a los boxeadores groguis, le salvó milagrosamente la campana de que no se lo echaran al corral, aperreado como se andaba con el descabello.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |