Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Corrida de la Beneficencia
El Rey Felipe VI debutó en el Palco Real, la tarde en la que El Juli demostró su magisterio
Los aficionados agradecieron al Rey Felipe VI su gesto de hacerse presente en un festejo taurino
Debutaba en la presidencia Su Majestad el Rey Felipe VI, que desde su acceso al trono era la primera vez que presidía una corrida de la Beneficencia. Salvo en el cariño que le demostró el público por su gesto de hacerse presente en uno de los actos anuales mas importantes de la Tauromaquia, no tuvo mucha suerte con la tarde elegida, que resultó tediosa y aburrida en extremo. Pero al menos pudo comprobar las razones por las que Julián López "El Juli" encarna hoy a la cabeza mejor amueblada del escalafón. Decepción completa con la corrida de Victoriano del Río, que abundando en calidad luego no podía explicitarla por su carencia de poder y de fuerzas. Poco se le podía pedir a Manzanares y Talavante, salvo detalles sueltos y aislados.
Actualizado 16 junio 2017  
Redacción   
 La Corona y los toros

MADRID. Corrida de la Beneficencia. Lleno de “No hay billetes”: 23.624 espectadores. Cinco toros de Victoriano del Río –el 3º con el hierro de Toros de Cortes--, bien presentados, con calidad pero sin poder ni fuerza; un sobrero de Domingo Hernández (2º bis), encastado pero sin celo alguno. Julián López “El Juli” (de granate y oro), silencio y una oreja. José María Manzanares (de azul Bilbao y oro), silencio y silencio. Alejandro Talavante (de nazareno y oro), silencio y silencio.

Desde el Palco Real, presidió el festejo por primera vez S.M. el Rey Felipe VI, a cuya llegada se interpretó el himno nacional con toda la plaza en pie; le acompañaba el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Iñigo Méndez de Vigo, y la presidenta de la autonomía madrileña.

INCIDENCIAS: La corrida se prolongó, en tarde de muchísimo calor, por espacio de 2 horas y 25 minutos. El festejo dio comienzo con 10 minutos de retraso, como consecuencia de la mala organización del Centro de Asuntos Taurinos y de la Empresa, que no estuvieron previsores sobre la necesidad de regar bien el ruedo y, además, tuvieron la ocurrencia de colocar en el centro del ruedo un panel, que quería representar los símbolos de la comunidad autónoma, sin retirarlo a su debido tiempo.

Una faena de verdadera categoría de Julián López “El Juli”, en un tedioso festejo por la falta de poder de la corrida de Victoriano del Río. En plan 140 caracteres bien podría éste el resumen de lo que ha dado de sí la Corrida de la Beneficencia, que pese al muchísimo calor que caía sobre Madrid puso el “No hay billetes”, que hace el décimo de esta temporada.

Por si hacía falta, “El Juli” ha vuelto a demostrar en esta tarde que es la cabeza mejor amueblada de la torería actual. Luego gustarán más o menos sus formas, que cada vez son mas estéticas y más sentidas, pero no puede negarse que frente  al “Almirante" que salió en 4º lugar dio toda una lección magistral desde que lo recibió con el capote. Era desde luego una técnica muy dominada, pero también los conocimientos de cómo manejar al toro, de cómo elegir terrenos, hasta que cómo abstraerse de un ambiente enrarecido artificiosamente, para cómo construir una faena grande, de esas que a quien mas satisfacen es a su propio autor.

Pero no todo era técnica y conocimientos, cuajó un quite con el capote original y hasta arrollador y luego un par de series de sobre la mano izquierda que resultaron incontestables, como auténtico resultó el arrimón final --muy verdadero-- metido entre los pitones y sin mover las zapatillas.  Llegó un momento en el que hasta la mayoría hizo callar a la minoría disidente.

Fueron los 20 minutos verdaderamente sentidos de esta Beneficencia. Las más de dos horas restantes se fueron entre retrasos por la ineptitud de los organizadores –que obligó a iniciar el paseíllo 10 minutos después de la hora señalada en el cartel anunciador-- y una especie de quiero y no puedo de los toros de Victoriano del Río.

Ningún reproche que hacer a la presentación de los toros. No era demasiado parejos, pero todos cumplían los requisitos del toro de Madrid. Para la desesperación del aficionado, prácticamente todos tuvieron calidad en abundancia. Pero, ¡ay!, estaban ayunos de fuerza y de poder. Humillaban, resultaron razonablemente bravos ante el caballo, metían bien la cara en los engaños,  pero luego no resolvían la situación: se venían pronto a menos, acortaban su recorrido y se rajaban, incluso ese 4º, que inicialmente parecía tener dentro mayores bríos. Se salvó por los pelos el referido “Almirante”, pero eso fue en gran medida por la forma con la que lo entendió y lo trató “El Juli”, que todo lo hizo a favor de prolongar y centrar sus embestidas.

Con lo ya narrado se entiende que José Mª Manzanares no pudiera reeditar su triunfo en la Beneficencia de 2016. Tuvo destalles que interesaron, como su forma de llevar al caballo al que hizo 5º, con muy ordoñistas maneras, o los lances de recibo en sus dos turnos, que tuvieron profundidad. El resto, intentos reiterados, voluntad demostrada. Eso sí, en esta ocasión falló a espadas, entre otras cosas porque no hacía como es debido la reunión y acaba fuera de la suerte.

Ni con el súbitamente desinflado 3º  y menos con el inane que cerró la función, quedó camino libre para que en esta ocasión Talavante sacara a pasear su buen momento. Se fue como llegó, sin haber podido conseguir nada.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2017
Cornadas de Juan Miguel y Andy Younes
El colombiano Jesús Enrique Colombo corta una oreja
Ginés Marín volvió a convencer a la afición de Madrid
San Isidro 2017: El 45% de los toros, cinqueños
Así actuó el Palco de Las Ventas
Ginés Marín se lleva todos los premios
La fallida gesta de Dávila Miura: el hombre dispone y el toro descompone
Las números del primer abono de Simón Casas
Triunfo incontestable de Sergio Galán
Decepción total: de seis "adolfos", ni uno
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |