Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A los 61 años, en su finca de Cáceres
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
Principio y fin de una carrera: un chiquillo en la Maestranza, un hombre por la Puerta del Príncipe
Ha podido ser una lesión cardiaca, pero en el fondo que más da la causa. Lo cierto, lo que se hace duro, es se nos ha ido José María Manzanares, al que gracias a los éxitos de sus hijos ya hay que apostrofarlo como "padre". Cuando en la tarde del lunes se despedía de su hijo José María, camino de la temporada americana, nada hacía prever lo que luego ha ocurrido. Y es que en la pasada madrugada ha muerto a los 61 años de edad y en su finca de Cáceres un torero histórico: José María Dols Abellán "Manzanares". Con él desaparece una verdadera concepción del arte del toreo, en la que junto a los fundamentos de la lidia destacaba un profundo sentido estético. Figura indiscutible, deja tras de sí una de las historias más brillantes de la Tauromaquia moderna.
Actualizado 28 octubre 2014  
Redacción   
 HEMEROTECA TAURINA: Lo que ha escrito la crítica
 

José María Dols Abellán
Alicante, 14 de abril de 1953
Debut en público: Andújar (Jaén), 1969
Debut con caballos: Benidorm, 24 de mayo de 1970
Alternativa: Alicante, 24 de junio de 1971. Luis Miguel Dominguín y  "El Viti"; toros de Atanasio Fernández.
Confirmación: 18 de mayo de 1972. Palomo Linares y Eloy Cavazos; toros de Garzón.
Retirada: Sevilla, 1 de mayo de 2006

Ante la importancia de su figura, qué más da en este momento cuáles han sido las causas de su fallecimiento. La familia ha confirmado que ha sido por causas naturales, probablemente un fallo cardiáco. Y han hecho muy bien realizando esta precisión, para cortar en seco cualquier género de especulaciones, como se suelen dar en el amarillismo informativo con personajes famosos. Pero para quienes antes que nada amamos el toreo, qué más da todo eso en esta hora, cuando la pérdida es tan grande. Lo definitivo, lo que ya no tiene marcha atrás posible, es que en la pasada madrugada se nos ha ido uno grandísimo torero del siglo XX, una figura histórica: José María Dols Abellán “Manzanares”. Ha ocurrido en su finca de Cáceres y contaba 61 años.

El juicio inapelable que a todos nos espera en la otra orilla, seguro que habrá tenido en cuenta su bonhomía y sus virtudes, que las tenía. Y ahora, cuando estará tumbado en ese blanco quirófano de la Misericordia, en el que la indulgencia y el amor se impone sobre todo otro criterio, a buen seguro andará ya buscando por aquellos aposentos celestiales a los viejos ídolos de su juventud, a aquellos compañeros en la creación del arte taurino que le precedieron en este último viaje.

Pero ese mazazo tremendo que supone la noticia de su muerte, nos lleva de inmediato a los primeros recuerdos de un torero muy joven, casi un chiquillo, emparejado en muchas puertas de cuadrillas con aquella hornada de grandes novilleros:  “El Niño de la Capea”, José Luis Galloso, Julio Robles…, que hizo reverdecer las esperanzas de tantos y tantos aficionados de los años 70. De la mano de otro gran hombre de toros, Alberto Alonso Belmonte, se estaba fraguando una figura que iba a marcar un hito en los Anales del toreo. No lo tuvo fácil, pero ganó aquella pelea, ardorosamente planteada.

Naturalmente, entre aquel novillero juvenil de los años 70 y el torero en plena madurez de los 90, se podrían establecer todas las diferencias que lógicamente separan a quien comienza de quien se siente ya en la plenitud de su madurez profesional. Pero desde los inicios, que se sitúan en 1969 en la jienense Andújar, hasta el día en el que definitivamente dijo adiós a los ruedos, en Manzanares se consolidó un profundo sentido estético del toreo, gracias al cual ha inscrito su nombre entre los grandes de la Tauromaquia.

Aunque en ocasiones dejara un poco al lado el concepto de la verticalidad, en su afán por llevar a los toros incluso más lejos de lo que era posible, la concepción plástica del toreo que demostró José María Manzanares marca un hito y define una singularidad. Hasta tal punto que no necesitó ser uno de esos dioses refulgentes del toreo, que se constituyen en verdaderos fenómenos de masas, para dejar huella, y profunda, en el toreo: la dejó por derecho propio.

Está considerado como uno de los toreros que ha lidiado más toros desde el siglo XX. Ya en 1997 rebasó el listón de las 1.700 festejos mayores.  Pero sobre todo tiene un record mucho más importante: el elevadísimo número de toros que cuajó en los ruedos, comenzando por los que son más exigentes y relevantes.

Y así, no fue por casualidad que en Madrid hiciera tantas tardes el paseíllo, desde que se presentó como novillero –cortando dos orejas-- hasta su ultima comparecencia, consiguiendo en su historial abrir por tres veces la Puerta Grande, como hizo en Sevilla con la Puerta del Príncipe.

Deja detrás una herencia de arte de los mejores quilates, que ahora pasan a sus hijos: el matador de toros José María Manzanares y el rejoneador Manuel Manzanares. Importante empresa la que tienen por delante para mantener vivo el recuerdo imborrable de su padre.

Se nos ha ido un grandísimo torero. Por eso, nada más natural que la Fiesta llore ahora su ausencia definitiva. Descansa por siempre en paz, torero.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
Triunfo de El Juli en Zaragoza y de Lama de Góngora en Sevilla
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |