Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La opacidad no es buena compañera
La forma ancestral del negocio taurino
Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver
Actualizado 31 agosto 2017  
Redacción   

En el operativo taurino ya está previsto que un torero puede “caerse” de un cartel por causa de fuerza mayor, que se concreta en un parte médico. Lo que no está previsto es cuando esa ausencia de un cartel y de un abono se realiza por voluntad del torero, sin que medie más causa que su propia decisión. En las últimas semanas se han dado dos casos relevantes. José María Manzanares no viene compareciendo en las corridas que tiene contratadas, a causa de una seria intervención quirúrgica, que además exige una rehabilitación complicada. En el polo opuesto está Morante, que se dio de baja porque sí.

En la vida civil y mercantil incumplir “porque sí” un contrato conlleva una serie de consecuencias, a primera de las cuáles es una forma de penalización para el incumplidor. Esta figura nunca se aplicó en el mundo del toro, por más que estas ausencias tuvieran un impacto en los ingresos. Este es uno de los usos ancestrales que marcan la realidad de la empresa taurina, establecida sobre la base de que un apretón de mano tiene la fuerza de un contrato.

Probablemente es uno de los ejemplos más evidentes de la falta de realismo empresarial que caracteriza al mundo de los toros. Pero hay otros, por ejemplo ese que lleva a que la liquidación de los honorarios de un contrato no se abonen incluso hasta un año después.

Y más: aún sigue vigente que en una mayoría de contratos se acuda a “honorarios a convenir”, cuando es un genérico que cuenta con jurisprudencia en su contra. Parece como si el dinero de los toreros estuvieran permanentemente afectados por el secreto fiscal.

Incluso cuando tienen relaciones económicas con las Administraciones Públicas, resultan una excepción las empresas que auditan sus cuentas y las hacen públicas, como cualquier otra.

Estas y otras formulas de opacidad, tan impropias de la sociedad del siglo XXI, hacen más daño de lo que los propios empresarios pudieran calcular. Les resta credibilidad e impiden que el negocio taurino se normalice como toda actividad económica. Pero, además, alientan a que en este sector se cometan infracciones que en cualquier otra actividad serían graves, por ejemplo abonando en la práctica unos  honorarios que queden por debajo de los mínimos legales.

Desde aspectos tan concretos hasta la gestión financiera, el sector taurino tiene mucho que cambiar en su gestión empresarial. Sin embargo, solo desde una economía saneada, que se atenga a las condiciones de toda actividad de negocio, se puede trabajar seriamente por el futuro.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley
Ministerio de Cultura: la cosa sigue pintando mal
Ahora toca esperar al nuevo ministro que asuma las competencias taurinas
El estrambótico caso del Rector de Salamanca
Fernando Benzo se marca un gran documento en defensa de la Tauromaquia y los menores
El maratón de Madrid
El buen fin del abono de Sevilla beneficiaría sobre todo a la Tauromaquia
Zaragoza, de tumbo en tumbo, hasta el desastre final
La rueda echa a andar, a la espera de sorpresas
La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares
PUNTO DE VISTA
En la nueva gestión del ministerio de Cultura


La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley


No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Estudio del historiador José F. Coello Ugalde (1ª parte)


La historia taurina de México contada por Benjamín Bentura Remacha, "Barico II"


Entre los años 1953 y 1954, Benjamín Bentura Remacha –"Barico II" como firma taurina--publicó en las páginas del Semanario El Ruedo una amplia serie de reportajes sobre la historia taurina de México. Sobre la base de esos reportajes, el historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, firma habitual en Taurología.com, ha elaborado un detallado estudio, en la que pone en labor ese trabajo realizado "desde el otro lado del mundo" la serie de acontecimientos que destacaron en forma notoria entre el virreinato y por lo menos el primer tercio del siglo XIX, que concluye la serie de trabajos. Como se trata de un trabajo académico, prolijo en aparato crítico, por su extensión lo publicaremos en dos entregas, ambas en formato digitalizado.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |