Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La opacidad no es buena compañera
La forma ancestral del negocio taurino
Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver
Actualizado 31 agosto 2017  
Redacción   

En el operativo taurino ya está previsto que un torero puede “caerse” de un cartel por causa de fuerza mayor, que se concreta en un parte médico. Lo que no está previsto es cuando esa ausencia de un cartel y de un abono se realiza por voluntad del torero, sin que medie más causa que su propia decisión. En las últimas semanas se han dado dos casos relevantes. José María Manzanares no viene compareciendo en las corridas que tiene contratadas, a causa de una seria intervención quirúrgica, que además exige una rehabilitación complicada. En el polo opuesto está Morante, que se dio de baja porque sí.

En la vida civil y mercantil incumplir “porque sí” un contrato conlleva una serie de consecuencias, a primera de las cuáles es una forma de penalización para el incumplidor. Esta figura nunca se aplicó en el mundo del toro, por más que estas ausencias tuvieran un impacto en los ingresos. Este es uno de los usos ancestrales que marcan la realidad de la empresa taurina, establecida sobre la base de que un apretón de mano tiene la fuerza de un contrato.

Probablemente es uno de los ejemplos más evidentes de la falta de realismo empresarial que caracteriza al mundo de los toros. Pero hay otros, por ejemplo ese que lleva a que la liquidación de los honorarios de un contrato no se abonen incluso hasta un año después.

Y más: aún sigue vigente que en una mayoría de contratos se acuda a “honorarios a convenir”, cuando es un genérico que cuenta con jurisprudencia en su contra. Parece como si el dinero de los toreros estuvieran permanentemente afectados por el secreto fiscal.

Incluso cuando tienen relaciones económicas con las Administraciones Públicas, resultan una excepción las empresas que auditan sus cuentas y las hacen públicas, como cualquier otra.

Estas y otras formulas de opacidad, tan impropias de la sociedad del siglo XXI, hacen más daño de lo que los propios empresarios pudieran calcular. Les resta credibilidad e impiden que el negocio taurino se normalice como toda actividad económica. Pero, además, alientan a que en este sector se cometan infracciones que en cualquier otra actividad serían graves, por ejemplo abonando en la práctica unos  honorarios que queden por debajo de los mínimos legales.

Desde aspectos tan concretos hasta la gestión financiera, el sector taurino tiene mucho que cambiar en su gestión empresarial. Sin embargo, solo desde una economía saneada, que se atenga a las condiciones de toda actividad de negocio, se puede trabajar seriamente por el futuro.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares
Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |