Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Gallito: La eterna primavera del toreo
La añoranza de tiempos pasados, que no pudieron ser tan gloriosos como se cantan, y de lamentos sobre el presente, que me resisto a admitir que sean tan negro como se pinta, tiene bastante lógica que toda vía hoy haya quien se pregunte si realmente Joselito encarnó a ese torero de leyenda. Gallito no necesitó de "Bailaor" para cincelar su nombre en lo más alto, ni para que la Giralda llorara desconsolada su luto. Fue, sencillamente, el rey de los toreros.
Actualizado 16 agosto 2010  
Redacción   
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Antonio Petit Caro
En un mundo de añoranzas sobre tiempos pasados, que no pudieron ser tan gloriosos como se cantan, y de lamentos sobre el presente, que me resisto a admitir que sean tan negro como se pinta, tiene bastante lógica que no falte quien se pregunte si realmente Joselito encarnó a ese torero de leyenda, a ese elegido que nos narran las crónicas antiguas, o si, por el contrario, los nombre de Talavera y Bailaor tuvieron parte importante en la fabricación posterior de un mito.
 
La respuesta a estas dudas, si las hubiere, tiene que ser rotunda: no, Gallito no necesitó de Bailaor para cincelar su nombre en lo más alto, ni para que la Giralda llorara desconsolada su luto. De hecho, los Anales se muestran inapelables al certificar que el hijo de la “seña Grabiela” se constituyó de por sí en el eje central de su época, que taurinamente se compuso de la lidia y muerte de 22 erales, 89 utreros, 130 novillos y 1.567 toros, repartidos por todas las plazas relevantes: 87 tardes en Madrid, 71 en Barcelona, 65 en Sevilla, 62 en Valencia, 32 en Bilbao…
 
Si se quieren evocar sus virtudes, esas que le convirtieron en una figura por encima de su propio tiempo histórico, hay que fijarse en primer término en su indesmallable vocación: José vivió tan sólo y nada más que para ella, cuando era un mozalbete soñador y cuando lucía el entorchado de primera figura. Su intuición, prodigiosa bajo todos los ángulos, la demostró desde sus tiempos de becerrista. Por eso, con razón, un cronista pudo escribir: “Le mató un toro, pero no le afligió ninguno”. Y es que no queda resquicio alguno para la duda sobre su capacidad como lidiador.
 
No era al comenzar un estilista en algunas suertes con el capote y la muleta, pero asimiló de inmediato la revolución belmontina, para imprimirle luego un sello propio. Y aunque es cierto que a veces no tenía un estilo depurado como matador, tampoco cabe negar su seguridad y su hombría a la hora de irse detrás de la espada. Y junto a todo eso, mantuvo desde el primer día al último una afición sin medida, un pundonor sin límites, un respeto sagrado casi hacia los aficionados. Por eso fue, sencillamente, una figura irrepetible.
 
No caben extrañezas, pues, si se afirma que sobre sus hombros recaía tarde tras tarde el peso de toda la torería. Y lo llevó no sólo con hombría, también con arte y hasta con garbo. Pero aunque Joselito forma con Belmonte la Edad de Oro del toreo, la Fiesta sigue. Un dato histórico: en la primera corrida que, tras la tragedia de Talavera, se celebró en la Maestranza de Sevilla, un aficionado sumido en el desaliento desplegó en el tendido una pancarta: “Murió Gallito, viva el gol”. Primero el Pasmo de Triana y luego todas las demás figuras de la historia vinieron a desmentirle. Para goce y disfrute de quienes hoy añoramos ya en el invierno que llegue pronto la primavera, esa eterna primavera que para el toreo fue José Gómez “Gallito”.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
La temporada 2020 se nos irá en blanco
José Tomás, el misterio de ser en exclusiva el único dueño de su propio destino
Tu tiempo no se acaba, Paco Ureña, que el sol de tu toreo saldrá en cada nuevo amanecer
Vista Alegre: Tres condiciones relevantes en las que el pliego del concurso debiera acertar
The life I sing about in my songs
El cambio de paradigmas en la crianza del toro de lidia, la raíz del mal de nuestros días
Cantos de sirena en favor de una pretendida modernización de la Tauromaquia
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
Sanfermines, un capítulo imprescindible de la Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
"Un insulto a la inteligencia"


El sudoku de 1 espectador cada 9 metros cuadrados


Hay cosas que no se pueden entender. Por ejemplo, en estos días, que a la pandemia, con la gravedad que tiene, se le combata con "ocurrencias" de expertos innominados. Pero ocurre y por eso el llamado "Plan de Transición a la Nueva Normalidad" no recibe más que críticas por parte de todos los sectores. La que afecta al mundo del toro es, como ha dicho Ramón Valencia, un insulto a la inteligencia. Pero la Vicepresidenta Teresa Ribera tiene la solución: "Al que no le gusta que no abra". ¿A eso se llama gobernar?


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |