Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Todo un aviso premonitorio de lo que vendría luego
Gerardo Diego: la "humanización" puede cristalizar en una degeneración de los valores de la Fiesta
Son palabras dichas hace ya 50 años. Pero ben podrían haberse dicho hoy. Cuando se hizo esta importante observación en la sociedad española y en el toreo no había corrientes animalistas que protestaran a las puertas de cualquier plaza. Se las dijo a José López Martínez, quien las reprodujo en las páginas del semanario "El Ruedo". Son del gran poeta Gerardo Diego. "últimamente –dijo-- se ha llegado a una estimable humanización en todos los aspectos; humanización que puede llegar a ser peligrosa, por que puede cristalizar en una degeneración de los valores fundamentales de la Fiesta". En esto, como en tantas otras cosas, el gran poeta fue un verdadero adelantado.
Actualizado 23 marzo 2018  
José López Martínez   

No es cosa nueva, sino más bien tradicional, que los grandes intelectuales se interesen vivamente por la Fiesta brava. Remontándonos en el tiempo ya encontramos en Moratín su bello poema titulado "Fiesta de toros en Madrid".  Y más adelante también hallamos noticias de que Gustavo Adolfo Bécquer, el maravilloso autor de las " R i m a s”  sentía  cierta preferencia por los festejos taurinos. Y los Machado, y García Lorca, y Valle Inclán...

Actualmente, uno de los más ilustres poetas de habla castellana, don Gerardo Diego,  también es un gran aficionado. Un gran aficionado y autor de varios libros y artículos periodísticos del más profundo sabor taurino. "La suerte y la muerte´´ y "El Cordobés dilucidado”  son dos obras que merecen la más alta consideración, tanto literaria como tauromáquica. Por eso voy a transcribir aquí algunos de los puntos de vista más importantes del universalmente prestigioso poeta y académico, recogidos a lo largo de una de las últimas conversaciones que he tenido con el maestro. Comenzaremos por las duras criticas que en ciertos países extranjeros hacen a nuestras corridas de toros.

—En uno de mis poemas ya hago ciertas consideraciones acerca de ello. No cabe duda que la Fiesta tiene momentos duros, tanto en lo que respecta al toro como al caballo, mas la verdad es que todo eso está superado por el arte, la belleza y la gallardía que se desprenden del espectáculo. Además, últimamente se ha llegado a una estimable humanización en todos los aspectos; humanización que puede llegar a ser peligrosa, por que puede cristalizar en una degeneración de los valores fundamentales de la Fiesta.

—Digan lo que quieran los extranjeros —sigue opinando don Gerardo Diego—, yo estimo que existen hoy espectáculos mucho más crueles que las corridas de toros: el boxeo, la lucha libre... Incluso las carreras de automóviles están produciendo más tragedias que la Fiesta taurina. No obstante, en mis frecuentes viajes al extranjero he ido viendo que cada vez es menor lá oposición y hasta se da el caso de gentes que se convierten en verdaderos admiradores del toreo. Y esta corriente, conforme se vayan divulgando las Virtudes esenciales de l a Fiesta, estoy seguro que irá aumentando hasta que se llegue a una auténtica comprensión por parte de todos.

El artista, el intelectual, como en este caso es don Gerardo Diego, suele inclinar sus preferencias por el toro. Mas he aquí lo que piensa el ilustre poeta:

—El toro, en su salvaje belleza, es una cosa digna de la más alta estimación. Es realmente maravilloso. Ahora, que también es asombrosa  e inefable la trágica intuición del torero, su talento artístico, su serenidad ante la muerte, pues sabe que el  más mínimo descuido puede costarle una cornada. Para mí, la conjunción de ambos factores componen esa cosa maravillosa que es la Fiesta Nacional, el gran fenómeno de la suma emoción y la gallardía única.

Finalmente, ¿cómo ha de ser la poesía taurina? Es también éste un tema interesante. Naturalmente que se trata de la poesía taurina auténtica. Nadie mejor que don Gerardo para opinar al respecto, para decir algo definitivo sobre la cuestión:

—Hay que tener muy en cuenta no caer en una cierta vulgaridad, que supondría la superficialidad de lo que debe hacerse de cara a la verdad, con hondura, con responsabilidad y prescindiendo de lo pintoresco, de lo que pueda saber a pandereta y a folklore barato. La Fiesta de toros es cosa seria y  muy profunda, y así hay que mirarla. Fiíese si no en "Llanto por Ignacio Sánchez Mejíás”, de Federico García Lorca, el más grandioso poema  de toros que se ha escrito hasta la fecha. Ese es el camino.

Poeta, escritor, académico, intelectual íntegro, don Gerardo Diego, un eximio a nuestra Fiesta Nacional. Afícionado y  defensor. Aficionado y cantor de sus excelencias. En estas sus opiniones queda bien patente, queda bien demostrado todo ello.

© El Ruedo,  16 de abril de 1968 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
La faena cumbre de Julio Robles en Bilbao
Antonio Díaz Cañabate: "Diego Puerta y la Zurriola"
Sebastián Miranda, Belmonte ….y el sastre
Ortega ha dicho
Eduardo Pagés, poeta
Los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida, rumbo a América
La opinión taurina de Jacinto Benavente
El triunfo de Juan Silveti en su confirmación en Madrid
"¡¡¡Voy contratado a AMERICA!!!"
La teoría taurina de Antonio Machado
PUNTO DE VISTA
Parece que lo que quieren es una prohibición encubierta


Los inconcebibles números taurinos de Sanidad


La incompetencia de los expertos de Sanidad no conoce límites. Los números taurinos para permitir que se reanude la actividad en los ruedos cuadran tan poco como todos los demás que acostumbran a dar sobre el Covid-19. En la última orden ministerial de Sanidad, marcan porcentajes de aforo del 30% y del 50% según sean en las fases 2 ó 3; pero en la línea siguiente determinan un aforo total de 400 y 800 espectadores, respectivamente. No hay plaza en la que el aforo permitido coincida, o sencillamente se aproxime, al porcentaje que antes marcaban. Con lo cual, un lío más de números, pero que lleva a pensar si no estaremos sobre todo ante un intento ladino de impedir que se reanuden las actividades en los ruedos. Desde luego no es precisamente la vuelta a la normalidad.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |