Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sin que nadie les haga rectificar
El grave error de la Marca España sobre la Fiesta
Como es ya conocido, cuando el Gobierno ha tratado de definir y potenciar eso que se ha venido en llamar la Marca España, ha mostrado un desprecio absoluto por los valores culturales e históricos de la Tauromaquia, marginándola públicamente, como si les diera vergüenza o miedo --que no se sabe que es peor—reconocer que la Fiesta forma parte propia e importante de nuestras propias señas de identidad. Sin embargo, ahí siguen para quien quiera consultarlo en su pagina web, sin que desde la Administración del Estado se haya dado un solo paso por poner orden en semejante despropósito.
Actualizado 15 junio 2013  
Redacción   

Como advierte quien entra en el espacio que en internet el Gobierno ha habilitado para difundir la Marca España, el maltrato que sufre la Fiesta de los Toros, la más representativa internacionalmente de esta nación, resulta de todo punto intolerable y que sólo puede ser fruto de un desconocimiento o una incultura enciclopédica, o de unos criterios pusilánimes, inadmisibles en un responsable público.

Que desde un lugar oficial del Estado se minimice hasta extremos absolutamente increíbles los valores históricos y culturales de la Tauromaquia, no tiene posibilidad alguna de excusa, ni menos de justificación. En materia taurina constituye, desde luego, el error más grave que ha cometido el actual Gobierno, hasta el punto de dejar muy en entredicho su verdadera disposición sobre la Fiesta.

Pero, además, no deja de ser profundamente incongruente que semejante atropello lo cometa el Gobierno que promueve que la Fiesta sea declarada como Bien de Interés Cultural y que incluso se plantea las posibilidades de acogerse a la legislación del Patrimonio histórico y ahora prepara un Plan Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia. Sólo cabe entenderlo como una descoordinación más y una sonora metedura de pata del singular ministro de Asuntos Exteriores que Rajoy mantiene en su Gabinete.

No deja de ser menos llamativo que los responsables taurinos en la Administración del Estado no hayan llamado la atención de su colega de Exteriores, acerca del grave error que ha cometido, para que pueda corregirlo.

Y es que si hacemos caso a los responsables de la Marca España, la Tauromaquia no deja de ser una simple “fiesta y tradición” de España, y como tal la equiparan en pie de igualdad con otras manifestaciones festivas, todas ellas muy dignas y de interés, pero que ni de lejos adquieren la trascendencia internacional de la Tauromaquia.

Por lo visto y leído, no advierten estos responsables públicos que con lo que constituye nuestro mercado natural nos unen tres lazos históricos fundamentales: la base cultural común, una misma lengua y la Tauromaquia. Les guste o no, esa es la realidad.

Si lo que les asusta es que algunos grupos minoritarios se muestren muy activos en desacreditar a lo taurino, la cuestión ya es, coloquialmente hablando, de aurora boreal. ¿Qué la Fiesta de los toros es lo que daña a la Marca España? Basta leer cada día la primera página de la prensa para darse cuenta que si tienen semejantes miedos es que no viven en este mundo y mucho menos conocen la realidad de nuestra historia y de nuestra cultura.

Sin embargo, todo el cúmulo de errores que en esta materia comete el ministerio de Asuntos Exteriores hace daño a la Fiesta. Bajo ningún concepto puede considerarse una anécdota menor. Por el contrario, se trata de un error grave, que exige su rectificación. Lo peor de todo es que los responsables de esta fechoría antitaurina no le concederán ninguna importancia. Ahí es donde dan la medida de su propia incompetencia.

Pero bien mirado, tampoco debiera asombrar tanto. Cuando sectores fundamentales de la economía española prefieren caminar por libre, lejos del pretendido paraguas de la Marca España, sus motivos tendrán. Y no precisamente marginales.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares
La forma ancestral del negocio taurino
Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |