Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ideada por Diodoro Canorea en 1969
Historia taurina de la corrida de rejones
El cartel de los Jinetes de la Apoteosis
El pronunciamiento de Diego Ventura por su ausencia en los carteles de Sevilla y la paulatina devaluación del cartel ecuestre, han refrescado la memoria de un festejo que está a punto de cumplir sus Bodas de Oro. Como recuerda @ardelmoral, su creador fue Diodoro Canorea con la colaboración de los hermanos Peralta, en su pleno apogeo, para anunciarlo como los "Jinetes de la Apoteosis". Y dio la vuelta a toda la geografía taurina. Corría el ya lejano año de 1969 cuando se presentaron en sociedad. Con el paso del tiempo el cuarteto se fue actualizando y adquiriendo formas muy diversas. Ahora se dan elementos para pensar que la formula ha ido perdiendo vigencia. Lejos queda su papel de apagafuegos de no pocos abonos.
Actualizado 27 febrero 2018  
Álvaro R.del Moral   

Cuentan que el famoso apelativo del número del caballito lo acuñó el mordaz crítico César Jalón, el célebre Clarito. Eran otros tiempos. La presencia de un jinete en el prólogo de un festejo no era rara desde la década de los años 30 pero los espectáculos exclusivos de rejoneadores tendrían que esperar algunas décadas para ver la luz. En este trabajo, precisamente, nos vamos a ocupar exclusivamente de esos festejos de la especialidad y de algunas corridas mixtas, dejando aparte las corridas ordinarias a pie abiertas por un caballero.

La de 1969 pudo ser la primera, no solo de Sevilla, sino de todo el orbe taurino, ideada por Diodoro Canorea y el apogeo de los hermanos Peralta, pioneros de la definitiva profesionalización del toreo a caballo. El hilo ya se iba a interrumpir. En 1970 se reedita el espectáculo exclusivamente ecuestre –el 4 de octubre– presentando un cartel que iba a llenar muchas ferias y la propia memoria sentimental de la época: hablamos de los Peralta, unidos a Álvaro Domecq Romero y José Samuel Lupi para conformar el llamado cartel de los Jinetes de la Apoteosis. Puro 70. Son los mismos que repiten al año siguiente debutando en los farolillos abrileños en una tarde en la que Ángel Peralta –que acaba de cumplir sus Bodas de Diamante– cortó un rabo.

Los Jinetes de la Apoteosis vuelven en 1972. En 1973 debuta Manuel Vidrié desplazando a Lupi, que retoma su sitio en el 74. La corrida de rejones ya es un hecho consolidado y el genio de Diodoro Canorea se los lleva a la mañana del Domingo de Farolillos en la Feria de Abril de 1975. Ese mismo año se celebraría una segunda corrida ecuestre –el 29 de junio y organizada por la SER– que acarteló a Álvaro Domecq, Mestre Batista y Vidrié. De 1975 a 2015, esa matiné equina se convierte en uno de los pasajes inamovibles del ciclo abrileño, combinado con corridas mixtas como las que acartelan al propio Alvarito Domecq y Joao Moura con El Coriano, José Antonio Campuzano y Curro Camacho el 3 de octubre de 1976. A la lista habitual de rejoneadores se suma el de Antonio Ignacio Vargas, uno de los nombre más habituales en los siguientes lustros.

Cambiamos de década: con los 80 se mantiene inalterado el tirón de un cartel en el que se mantiene intacta la primacía de los Peralta, Domecq y Vargas. Aparece el niño Moura y, en 1981, se anuncia Luis Valdenebro, que ya había abierto cartel a los de a pie en algún festejo anterior. El festejo mantiene, año a año, una nómina en la que hay escasísimas variaciones, mantiendo la fórmula de seis toros, cuatro rejoneadores y dos colleras. Eso sí, en 1984 hay doble pase: A la corrida ferial hay que sumar la del día de la Virgen. Los Peralta y Vargas repiten en ambas y Moura sustituye a Valdenebro en el festejo veraniego. Hay que esperar hasta 1986 para encontrar un refrescamiento del cartel. Javier Buendía, que pronto se convertiría en un clásico además de triunfador reincidente, debuta el 20 de abril de ese año en la Feria. Era el estreno del cartel coral de seis rejoneadores que se mantuvo inalterado hasta la supresión del festejo matinal. En el 88 se incorporan Curro Bedoya y Fermín Bohórquez sin cambiar demasiado el argumento de un espectáculo que empieza a demandar aire nuevo con la llegada de los 90 aunque la nómina de rejoneadores sigue sin experimentar demasiadas variaciones más allá de la incorporación del jinete gitano Antonio Correas en 1990 o el explosivo debut del malogrado jinete levantino Ginés Cartagena en el 91.

El definitivo cambio de época llegaría en el 92. Rafael Peralta, Vargas y Buendía permanecen inasequibles al desaliento pero debutan los hermanos Luis y Antonio Domecq y su primo Fermín Bohórquez. Los Domecq, precisamente, actuaron en una mixta con Curro Romero y Espartaco en la corrida de la Cruz Roja de ese año. Bedoya, Moura y Cartagena se anuncian en terna y por la tarde en los farolillos del 93. No faltaría la corrida matinal y un tercer festejo, celebrado en octubre, que sirve de despedida a Ángel Peralta en una corrida de largo metraje que se televisó en directo.

En el 94 hay doble pase y nueva mixta: Luis y Antonio Domecq alternan esta vez con Cepeda y Pedrito de Portugal en la tarde del 12 de octubre y el 30 de abril de 1995, aparece por primera vez el nombre de un desconocido jinete navarro: Pablo Hermoso de Mendoza. La doble sesión –terna vespertina y coral matutina– se mantiene en los siguientes años. Se mezclan jóvenes y viejos y hasta la fulgurante aparición de Paco Ojeda en la faceta de rejoneador en 1997. A la doble sesión del 98 hay que unirle otra mixta el 12 de octubre que une los nombres de Javier Buendía y Leonardo Hernández a los de Domingo Valderrama, Vicente Bejarano y Luis Mariscal

Ojo, el auténtico acontecimiento llegaría en 1999. Hermoso de Mendoza marcó la diferencia cortando un rabo que abría un nuevo tiempo en el rejoneo. Al año siguiente –con tres corridas– ya aparece el nombre de Diego Ventura aunque tendría que esperar hasta 2003 para abrir la Puerta del Príncipe por primera vez. Repetiría la hazaña nueve veces más, la última de ellas en 2015. Pero en estos últimos años hay que consignar otros hitos, como la retirada de Antonio Domecq en 2011. El resto es historia muy reciente.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
Manzanares: entre el arte y el trabajo
Diego Ventura: La ley de Guerrita
Los toros y la caza sí influyeron en las elecciones autonómicas de Andalucía
Enrique Ponce, la regularidad como horizonte
Diego Urdiales: "La palabra maestro me causa mucho respeto"
Tarde de apoteosis de Diego Ventura en la "México"
El Juli: dos décadas desde arriba
Andrés Roca Rey, la coronación definitiva
La ANPTE vuelve salir en defensa de la integridad del toro de lidia
La internacionalización de la Tauromaquia como base para su impulso y su defensa en común
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas

La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |