Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
En la nueva gestión del ministerio de Cultura
La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley
No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.
Actualizado 20 junio 2018  
Redacción   

Si nos atenemos a las definiciones que marca el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el término “animalista” tiene dos acepciones, ambas con grandes similitudes.  Según la primera, se dice “del arte o de sus manifestaciones, que tienen como motivo principal la representación de animales”. La segunda se refiere al pintos y/o escultor que “cultiva el arte animalista”. 

 

Como se comprueba, ninguna de ellas guarda relación con su utilización más frecuente en la actualidad, que se refiere al movimiento por los derechos de los animales, como una ideología igualitarista busca equiparar al ser humano con los demás animales.

 

El actual ministro de Cultura, José Guirao, se refirió a este movimiento en términos inequívocos: “La especie humana, en su soberbia, ha olvidado casi todo lo que la hace humana. Utilizamos a los animales para comerlos, para el trabajo, los usamos para divertirnos, para maltratarlos innecesariamente. Está tan arraigado el desprecio por los animales y que son algo utilitario, que el reto es inmenso. Hay que cambiar esa soberbia de la especie que se siente impune para maltratar. Hay que empezar a considerar a los animales iguales, pero iguales en todo, en inteligencia, en sensibilidad, en derecho a la vida. La reflexión es que necesitamos un cambio antropológico radical, necesitamos una cura de humildad en la especie, esta especie que está dispuesta a acabar con todo no se sabe muy bien para qué”.

 

El anterior texto está tomado de la intervención que el ministro Guirao pronunció hace más de dos años durante el acto de presentación de la plataforma Capital Animalen Madrid. Como se ha escrito, el hoy ministro fue más allá de la defensa de los animales, en realidad viene a sostener que no existe una superioridad entre la especie humana frente a otras especies por el mero de hecho de serlo.

 

Naturalmente, una vez que tomó posesión de su nuevo cargo, al que corresponden por Ley las responsabilidades en materia de Tauromaquia,  tuvo que matizar este planteamiento. Y como hiciera su predecesor, de tan breve mandato, acudió a la tesis del respeto a la Tauromaquia en tanto que Patrimonio cultural de España. Luego resulta que, según su propia confesión, asistió en numerosas ocasiones a festejos taurinos. Con el paso de los años, todo lleva a pesar que poco queda de aquellas experiencias.

 

Quizá por eso no se refiere para nada al valor medioambiental y animalista de la crianza del toro de lidia. Y eso que sin la cabaña de bravo un área tan sensible como las dehesas estarían en muchos casos condenadas a la desertización y muchas regiones se verían abocadas a perder gran parte de su renta.

 

Se comprende que quien cree que el hombre y los animales son iguales “en todo, en inteligencia, en sensibilidad, en derecho a la vida”, no le puede resultar fácil entender la realidad del mundo del toro. 

 

Y así, entre otras cosas, le costará trabajo comprender que en su sentido más estricto los criadores de bravo son verdaderos y auténticos ambientalistas, que garantizan la continuidad y la sostenibilidad de una raza singular y propia de España, que sin su dedicación y su trabajo habría desaparecido del planeta.

 

Pero con sus planteamientos de un respeto cultural forzado por la Ley, poco cabe esperar de su gestión. A quienes mantenemos viva la pasión por la Tauromaquia y por el toro bravo, de poco le sirve una gestión pura y simplemente administrativa de unas competencias, que puedan acabar siendo meros tramites de la burocracia. 

 

En tan estrecho margen, difícilmente cabe cumplir lo que la Ley manda, que no es otra cosa que, como patrimonio cultural de nuestro país, la Tauromaquia hay que entenderla como “el conjunto de conocimientos y actividades artísticas, creativas y productivas, incluyendo la crianza y selección del toro de lidia, que confluyen en la corrida de toros moderna y el arte de lidiar, expresión relevante de la cultura tradicional del pueblo español. Por extensión, se entiende comprendida en el concepto de Tauromaquia toda manifestación artística y cultural vinculada a la misma” [art. 5 de la ley 18/2013, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural],  de cuya salvaguarda deben ser las autoridades del Estado.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos
Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta
El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende
Ministerio de Cultura: la cosa sigue pintando mal
Ahora toca esperar al nuevo ministro que asuma las competencias taurinas
El estrambótico caso del Rector de Salamanca
Fernando Benzo se marca un gran documento en defensa de la Tauromaquia y los menores
El maratón de Madrid
El buen fin del abono de Sevilla beneficiaría sobre todo a la Tauromaquia
Zaragoza, de tumbo en tumbo, hasta el desastre final
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas


La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |