Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
PAMPLONA: Octava del abono de San Fermín
Iván Fandiño cuaja la faena de la feria, en medio del delirio popular con Padilla
Tras los momentos tan dramáticos vividos en el encierro, con un trágico motón a la entrada al ruedo de la plaza, dos buenos toros de Fuente Ymbro devolvieron la tranquilidad y en ocasiones hasta el jolgorio a los tendidos pamploneses, entregados con un fervor indescriptible a Juan José Padilla, el ídolo. Sin embargo, la faena de la tarde, y hasta ahora de toda la feria, la cuajó Iván Fandiño con el tercero de la tarde: una faena honda, auténtica, reunida, que a mayores culminó con un gran espadazo.
Actualizado 13 julio 2013  
Redacción   
 EN OTRAS PLAZAS: Rafael Camino, lesionado en un festival

PAMPLONA. Octava del abono de San Fermín. Lleno total. Toros de Fuente Ymbro --el 5º como sobrero--, de excelente presentación y juego sin interés, a excepción de 3º y 4º que tuvieron calidad. Juan José Padilla (de gris perla y oro con cabos negros), una oreja y una oreja con petición de la segunda. Miguel Ángel Perera (de verde musgo y oro), silencio y ovación tras dos avisos. Iván Fandiño (de grana y oro), dos orejas y silencio. Padilla y Fandiño salieron por la Puerta Grande.

Si se quiere ir directamente a la almendra de la cuestión, hay que decir por derecho:  Iván Fandiño ha cuajado en este sábado a su buen primer toro la que ha sido mejor faena de la feria, a expensas siempre de lo que ocurra en la miurada de cierre. Una faena muy sólidamente fundamentada, resuelta en unos pocos metros cuadrados y siempre con la verdad por delante. Pese a ello, a lo mejor nos encontramos con la sorpresa que se hable bastante –si nos descuidamos, incluso más-- de si a Padilla se le debieron conceder las dos orejas del 4º o no; respetuosamente hay que decir que semejante dato constituye un anécdota de orden menor, si se pone en relación con lo que ocurrió realmente en el ruedo pamplonés.

La corrida de don Ricardo, el mejor vendedor que tiene la UCTL, había tenido la mala pata de comenzar el día protagonizando, muy a su pesar, un encierro trágico, como pocos se recuerdan. Por la tarde, dos de sus toros pudieron luego reivindicar el buen nombre de la divisa de Fuente Ymbro por su calidad. De la dehesa gaditana vino una corrida fuerte, muy fuerte; hasta el punto que más que grandes eran grandullones, verdaderos “armarios”. Quizás por eso se notó tanto la diferencia de trapío del sobrero 5º, que siendo un toro, bajaba de nivel. Sus grados de raza fueron muy diversos, como también a más de uno le costaba mover tanta báscula y a todos convenía medirlos mucho ante el caballo. De triunfo claro hubo tan sólo dos: el 3º  y el 4º, que era de vuelta al ruedo segura si hubiera peleado mejor con el montado; pero ambos, con galope, ritmo, calidad y clase.

El toro del triunfo grande salió, sin embargo, sin terminar de entregarse en el capote de Fandiño, como luego el piquero de turno debió casi simular la suerte. En la muleta, en cambio, fue a más. El torero de Orduña lo cuajó desde el vibrante inicio con los cambios por la espalda hasta el estoconazo final, que lo tiró patas arriba. Una faena de las de mayores vuelos de las que se le han visto cuajar. Con la derecha, primero sin obligarle, luego bajándole la mano, hubo unas series espléndidas. El fuenteymbro era menos generoso por el pitón izquierda y eso se dejó notar en los naturales. En cualquier caso, toda la faena discurrió sin tiempos muertos, con agilidad y, sobre todo, unidad. Un conjunto redondo.

No pudo Fandiño redondear la tarde: el que cerraba plaza deambulaba descoordinamente por el ruedo. Tanto como para haberlo devuelto, que es lo que merecía. La Presidencia no lo consideró así y toda la lidia discurrió tan condicionada que huelgan mayores comentarios.

En castizo se diría que lo de Padilla y los mozos de las peñas “acaba en boda”. Qué oleadas de entusiasmo levanta a su paso, ante el más nimio gesto, incluso cuando el toro ni siquiera está en el ruedo. Llevados de tales amores obligaron a que se le concediera la oreja de su primero, un cinqueño muy hecho; un trofeo por puro conteo de pañuelos, porque cuanto hizo el jerezano no tuvo ninguna entidad mayor. Dejando al margen lo chapuceramente que lo banderilleó, su faena careció del mínimo fundamento y en ocasiones hasta de quietud. En otro stio habría pasado desapercibida.

Con el cuarto, en cambio, ya fue otra cosa. Tras la correspondiente dosis de largas cambiadas, dejó Padilla unos limpios lances a pies juntos, para luego conseguir un mejor  tercio de banderillas, en especial el último de los pares. Para ser fiel a su propia imagen y a su público --que entonces andaba liado con la merienda--, comenzó la faena en los medios con una serie de derechazos rodilla en tierra. Ganada la atención, luego ya se asentó e incluso fue a más: las dos tandas finales con la mano izquierda fueron sencillamente magníficas. Y vuelta a los alardes y las reolinas diversas, hasta dejar una estocada entera. A partir de ahí, como por la ley de las compensaciones, la Presidencia se puso más exigente y tras concederle un trofeo permaneció impávida aguantando la bronca de las peñas que querían más, como quedó de manifiesto en las efusivas vueltas al ruedo, bandera pirata incluida.

Por lo demás, en Pamplona se repitió la mala suerte que está teniendo en los sorteos Miguel A. Perera: a sus manos fueron los dos fuenymbros más deslucidos del conjunto. Si primero se acostaba por los dos pitones y lo completaba con unos finales deslucidos; el sobrero que hizo 5º se pasó su turno protestando en todas las embestidas. Con todo, a lo mejor si el extremeño se decide a llevar siempre por abajo a su segundo, el toro habría desarrollado algo más; pero con los finales por arriba y llevandolo siempre a media altura, había poca tela que cortar. A base de ponerse repetitivo en sus arrimones finales, acabó recibiendo dos avisos, antes de dejar un sablazo en los sótanos.

Alguno se puede preguntar, leído o anterior, si el Presidente hizo bien o hizo mal al negarle a Padilla la segunda oreja. Se lamenta decir que es una discusión sin fuste que nada aporta a la realidad de la corrida que se ha visto. No pasa de ser una singularidad más de la fiesta sanferminera.

El encierro:  Largo y con complicadísimo final el encierro mañanero. Cuando ha sido la noticia más vista en todos los telediarios, huelga dar aquí mayores datos: las imágenes son tremendas. ¿La causa? Una de las hojas de la puerta  de acceso al ruedo, que en el barullo de las carreras se cerró y dejó el espacio para la entrada de toros y corredores reducida a la mitad. Un caso de mala fortuna, de los que solo ocurren cuando todo se vive en directo y con seis toros corriendo por detrás.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |