Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sevilla: Duodécima de feria
Iván Fandiño se llevó el mano a mano, con unos "victorinos" que no fueron de color de rosa
Sinfonía en rosa: Ivan Fandiño, con el capote; David Mora, con la mano de derecha
El mano a mano, que abría los verdaderos días de farolillos, fue para Iván Fandiño, que anotó en Sevilla una actuación importante, más allá de lo que diga la escueta reseña de las estadísticas. Anda el torero vizcaino en un excelente momento: se ha trazado un camino y con tesón sigue adelante, en progresión continuada y sin adulterar su concepción del toreo. Por eso se ha abierto unos caminos que nadie le auguraba en sus comienzos; de hecho, es un ejemplo de lo que la constancia y el ánimo firme puede conseguir. Por lo demás el mano a mano, que resultó entretenido, tuvo el hándicap de la muy desigual corrida de Victorino Martín; si es una divisa que nunca da facilidades, hoy además no tuvo ni el trapío esperado.
Actualizado 24 abril 2012  
Tomás Villegas   

SEVILLA, 24 de abril de 2012. Duodécima de feria. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Victorino Martín, en el tipo de la casa pero poco pareja y de juego desigual. Iván Fandiño (de rosa y oro), ovación, una oreja y dos vueltas al ruedo tras petición. David Mora (de rosa y oro), ovación, palmas y silencio.

Ya es coincidencia. Con la cantidad de colores que tiene la paleta de la policromía, pues van los toreros del mano a mano y los dos salen vestidos como hermanos gemelos: de rosa y oro. No les suele hacer mucha gracia estas coincidencias, pero las cosas aleatorias son así.

Sin embargo, el mano a mano no fue de color de rosa. La corrida de Victorino Martín, desparejada en trapío, no dio tantas opciones como las esperadas.  Y lo cierto es que las cosas no rodaron de forma tan idénticas como los vestidos, ni el sorteo ni en la lidia.

[Entre paréntesis: Si habrá hambre de toros, después de las ultimas tardes tan poco decorosas, que hubo “victorinos”  bien normalitos que en la Maestranza fueron recibidos con una ovación. Y dentro de la escalera  que por sucesivas entregas trajo a Sevilla el criador de Galapagar, los aplaudidos no fueron precisamente los mejor presentados. Cosas que pasan].

El bien parado en la tarde resultó Iván Fandiño, que estuvo francamente bien y además tuvo más fortuna en el sorteo. Una actuación importante, con independencia de los criterios del palco presidencial. Ya al esmirriado toro que abrió plaza --precisamente uno de los de la ovación de salida— lo lanceó con buen gusto. Luego la faena fue de menos a mas, con dos tandas centrales de derechazos de categoría. Lo mató guapamente.

En su segundo, un cinqueño que tuvo recorrido, recitó una faena muy bien concebida, en la que sobresalió la mano izquierda. Vimos muletazos muy de verdad, en el centro del platillo, con el torero entregado por completo. Un trasteo sobrio, sin concesiones, pero auténtico.

Y volvió a estar bien con su tercero, que hacía quinto, el de mayor presencia, con un punto de mansedumbre y duración muy medida. El torero de Orduña tuvo una meritoria firmeza, para ir consiguiendo todo lo que el “victorino” daba de sí. Como a los anteriores lo mató con rectitud y eficacia. Y aquí vino el Presidente a ponerse firme. Con la acogida que el torero tuvo entre los aficionados durante las dos vueltas al ruedo, la oreja tampoco era tan importante. Pero conste que con muchos menos pañuelos se han concedido trofeos durante esta feria.

Sin tan lucimiento, pero con mérito fue igualmente la tarde de David Mora. Bastante deslucido fue su primero, como volvió a ocurrir con el segundo y tan sólo el que cerraba plaza tuvo una miaja de nobleza. Frente a ese material,  el madrileño, al que ve muy a gusto la afición sevillana, hizo lo que debía: con cabeza y buen sentido, ponerse en el sitio sin desmayo,  tratando de alcanzar un lucimiento que sólo llegó a ráfagas y, en especial, con la mano izquierda. Contundente con la espada, mantiene su cartelito en la Maestranza.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |