Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Tercera de la feria de Algeciras
José Tomás sigue en su pleno apogeo, la tarde que Perera se reencontró con su mejor toreo
José Tomás y Miguel A. Perera, en triunfo en la plaza de Las Paloma. (Foto: Pablo Cobos)
Tarde de muchísima expectación, que además resultó brillante. Hasta con un indulto, en nuestro modesto juicio de orden menor. Como si el tiempo no pasara, se volvió a redescubrir en ella el sentimiento singular de José Tomás, que además sigue pisando los mismos terrenos y con la misma firmeza de siempre. Se comprende por qué sus partidarios nunca tienen pereza para peregrinar detrás de él. Pero es que, además, Miguel Ángel Perera le dio una replica rotunda, con el mejor toreo que le hemos visto en lo que va de temporada. No fue esa bobada de una tarde entretenida; resultó ser una gran tarde de toros.
Actualizado 30 junio 2018  
Antonio Petit Caro, con imágenes de Pablo Cobos   
 The life I sing about in my songs


ALGECIRAS (Cádiz).- Tercera de feria. Lleno de “No hay billetes”. Tres toros de Nuñez del Cuvillo (1º, 3º y 5º), bien presentados, y tres de Jandilla (2º, 4º, y 6º), justos de estampa; el 4º fue indultado. José Tomás (de verde botella y oro), dos orejas, ovación y vuelta al ruedo. Miguel A. Perera (de teja y oro), una oreja, dos orejas y rabo simbólicos y ovación. Los dos espadas salieron a hombros por la Puerta Grande.

 

llegó el día esperado en el que José Tomás hizo el paseíllo vestido de luces. Un día con un ambiente intenso desde por la mañana. La plaza a reventar, mientras en los tendidos se oían varios idiomas. Con la anochecida ya encima, en la penumbra de la Puerta Grande se dibujaban dos figuras, cada uno con su aire y con su estilo, que salían en triunfo.
 

A José Tomás se le vio como si el tiempo no pasara, en este segunda etapa tan singular como grandiosa, en la que tan sólo torea cuando es una necesidad del alma. A Miguel A. Perera se le ha visto como a muchos nos gustaría verle todas las tardes, con esa muleta tan poderosa que quebranta a los toros, que los domina a golpe de temple y de muñeca, sin conocer desmayo.

Por la peculiaridad del cartel, dos hierros distintos en los chiqueros. Los bien presentados, que eran los de Cuvillo, no dieron el juego esperable, incluso uno de ellos —el 5º— no tenia ni tipo de embestir. Los de Jandilla, mas terciados, en cambio de tres dieron en la diana dos. ¿El 4º era tanto como para el indulto? Sinceramente, no; no era eso que se conocer como “un toro de vacas”. Como el público es soberano y la autoridad a veces es menos autoridad, todo acabó en el pañuelo naranja. Dicho todo lo cual, quede constancia de lo muy manejable que resultó el que abría la tarde, del razonable son del 2º —con deseos de rajarse— y de la calidad, luego sobredimensionada, del referido 4º. Sin raza ni clase el 3º, pendiente siempre de quedarse fuera de juego, muy parejo con el comportamiento del 6º. El 5º, en fin, no se sabía muy bien por qué había caído por allí; su suerte fue que cayó en las manos de un incontestable torero.
  

 

 
El personal entró de inmediato en materia, porque José Tomás le formó un lío con el capote al que abría la función. Lances a pies junto que tenían profundidad, rara avis. Con la muleta el de Galapagar explicó por qué mantiene intacta su vitola de genio. Series que iban siendo cada vez más lentas, más profundas, conforme iba avanzando. Sobre la mano derecha hubo auténticos monumentos al temple. Luego la espada, aunque realizó bien la suerte, quedó rinconera y algo trasera, lo cual no impidió que se le concediera el doble trofeo.
 

Pasado el trámite del 3º, que eso y no otra cosa resultó el triste cuvillo, José Tomás se creció de forma poco previsible frente al 5º, que aunque pareciera que no, tenia su guasa. Literalmente arriesgó el torero a mayores, con una reunión y una firmeza dignas de elogio. De paso, sometido al animal por abajo, acabo pareciendo incluso menos complicado. Pero en cuanto hizo había mucha verdad. Luego no hubo suerte con los aceros y pese a que se demoró se le obligó a dar la vuelta al ruedo. Muy convencido de lo que había hecho debía estar el torero para darse ese paseo, al que habitualmente en tan reacio.
 


  
No era fácil el compromiso que había adquirido Perera al anunciarse en este mano a mano. José Tomás eclipsa, pero también ofrece la oportunidad de reunir a esa elite de la afición que peregrina detrás el de Galapagar. Y Perera no dejó pasar la ocasión: toreó como muy pocas tardes se le ha visto en lo que va de temporada. Qué sentido del temple, qué forma de bajarle la mano a los toros, qué sentido de hacerlo todo en una loseta…
 

En el toro indultado no se cansó de torear, pero sobre todo de torear bien, con un ritmo magnífico, con toda la largura que le permitía el brazo, sin un sólo tirón con los engaños. Mas que por las condiciones excepcionales del toro —que era muy bueno, pero no excepcional, entre otras cosas porque por el pitón izquierdo tendía a rajarse—, el indulto llegó por las buenas manos de Perera.
 

¿Y a partir de ahora qué?. Es lo que nos preguntábamos todos al salir de Las Palomas. ¿Para donde hay que sacar billete a la llamada de José Tomás? Pues a lo mejor ni el torero lo sabe, ni siquiera lo ha pensado. Lo seguro es que cuando llegue tal día, la ciudad elegida volverá a tener un ambiente de toros “como los de toda la vida”, que es lo que hoy más se echa en falta en el arte del toreo.


Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Asi va la temporada 2018
Roca Rey gana el X Premio Paquiro
Apoteosis de Juan José Padilla en su ultima tarde
"El Juli", torero y entregado, pero sin redondear la tarde
Rubén Pinar, herido muy grave en Madrid
Gran tarde de José Mª Manzanares
El desastre de los toros de Matilla se lleva por delante una tarde de "no hay billetes"
Triunfal reaparición extraordinaria de Jesulín de Ubrique
Morante reaparece en Jerez, pero el triunfo fue para Juan José Padilla
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas


La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |