Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Cuarta del abono de Arte y Cultura
Joselito Adame vino de México para recordarnos: "El que quiere, puede"
Así comenzó Joselito Adame su faena al toro del triunfo. (Juan Pelegrín/las Ventas)
En esta temporada ha caído de pie en Madrid, con la afición a su lado, entregada a su firmeza y a su bien hacer. Es Joselito Adame, un mexicano que ha vuelto a recordar que "el que quiere, puede". Es cosa de la presteza de ánimo, pero también de poner la inteligencia por delante en todo lo que se hace en el ruedo. Cierto que esta tarde su triunfo, como ocurrió el otro día, pudo ser mayor; pero la espada se interpuso de nuevo en su camino. Pese a todo ha sido la sorpresa más gratificante que ha pasado por Madrid en este mes de toros. Para la ocasión, la Casa Lozano envió, con el hierro de Alcurrucen, una corrida que alcanzó muy buena nota: todos permitían el triunfo del torero, si acertaba con la tecla que había que tocar. En este viernes, tan sólo Adame acertó a la hora de elegirla.
Actualizado 7 junio 2013  
Redacción   

MADRID. Cuarta del abono de Arte y Cultura. Casi media plaza, en tarde a ratos ventosa y en la que lloviznó en los comienzos. Toros de Alcurrucen, de variado pelaje y buenas hechuras, que fueron muy manejables y humilladores, además de tener viaje largo. Manuel Jesús “El Cid” (de azul eléctrico y oro), silencio y silencio. Joselito Adame (de blanco y plata), ovación tras un aviso y una oreja tras un aviso. Juan Pablo Sánchez (de fucsia y oro), silencio y silencio.
Desde el Palco Real asistió a la corrida S.A.R. la Infanta doña Elena, a quien brindó su segundo toro Juan Pablo Sánchez.

El viejo dicho es completamente cierto. También el toreo. “El que quiere, puede”. Desde México ha venido Joselito Adame para volver a recordarnoslo. No hay mayor acicate que el esfuerzo de voluntad por conseguir lo que se busca. Y Adame quería triunfar. Lo hizo el otro día. Cogió la sustitución de Fandiño en este viernes y ha vuelto a triunfar. Ni el martes ni esta tarde sus toros fueron de muy distinta condición a los de sus compañeros de terna. Lo diferente fue el resultado.

Y es que a un torero casi se le trasluce en la cara en la puerta de cuadrillas cuando viene con ganas de pelea. A esa figura muchos le llaman ambición, que lo es; pero mejor debería denominarse afición, que además es más torero. De hecho, sonreír, lo que verdaderamente es sonreír, a Adame no se le vio hasta que le cortó la oreja al quinto. Hasta entonces andaba concentrado, hasta con el ceño un poco fruncido.

Como tenía prisas, ya con el toro que abría plaza le vino a decir amablemente a “El Cid” que el “alcurrucen” era muy toreable, a través de un firmísimo quite con el capote a la espalda: unas gaoneras limpias y templadas, de las que hoy se ven pocas veces.  Pero en el toreo no todo se consigue a fuerza de quietud y de firmeza. Se hace muy necesario tener la cabeza tan despierta como para poder discurrir en la cara del toro. Adame también dejó claro esto, tanto a la hora de improvisar frente a un parón del animal, como al elegir, por ejemplo, el tipo de quite que convenía en cada ocasión a la condición del toro, que no a todos se les puede o conviene hacer lo mismo.

Muy variado, templado también, con el capote toda la tarde, aprovechó bien las humilladas embestidas de su primero, en una faena que iba a más y en la que probablemente tan sólo sobró la última tanda con la izquierda: con el toro más quedado, era pedirle un esfuerzo innecesario enjaretarle cinco muletazos de frente y a pie justos; el toro necesitaba ya más espacios. Con todo, si no se hubiera alargado con la espada, habría cortado una oreja. Pero quedaba el quinto, por cuya bondad parece que tan sólo apostaba el propio Adame. Y acertó. Un trasteo bien construido, variado y con gusto, muy torero, en suma. Como a éste lo mandó al desolladero de una buena estocada, previo pinchazo, al fin cayó la ansiada oreja. Total, otra Puerta Grande que se escapó; pero quedó la memoria de dos actuaciones muy meritorias.

Al mexicano ya se le había visto en este mismo plan el año pasado en la feria de Sevilla, con una corrida fuerte del Conde de la Maza. Por cierto, con un vestido que era idéntico, o incluso el mismo, que el que se puso esta tarde. Luegoen la temporada  las cosas no le rodaron tan bien como se esperaba. Ahora, un año después, se le ve más cuajado como matador de toros, más seguro. Además de llevarse un doble trofeo, de Las Ventas sale después de haberse metido en el bolsillo a la afición de Madrid. Se lo ganó a pulso.

La corrida de Alcurrucen, guapa y variada de pelaje, salió muy en “núñez”: con unos comienzos más fríos, para luego irse creciendo con la lidia. Todos tenían su tecla que tocar, pero si el interprete acertaba con esa tecla, todos resultaban más que aprovechable para hacer el toreo. De entrada tenía dos puntos a favor: todos humillaban y todos se desplazaban con largura. Luego, algunos tardeaban más, otros tenían más genio. Pero todos obedecían a los toques y seguían los engaños cuando se les llevaba templadamente por abajo. Sin ser ese conjunto soñado, porque ante los caballos hubo irregulares comportamientos, ojalá cada tarde salieran toros así.

Manuel Jesús “El Cid”, que ha tenido un paso muy difuso por Madrid, con ninguno de sus dos toros se sintió cómodo, como tampoco vio las cosas claras. Al más bonancible primero, no acabó de cogerle ni las distancias, ni el pulso. Trató de hacer un esfuerzo con el 4º, algo protestón en los finales, pero entre dudas todo acabó en nada.

Es cierto que el primer toro de Juan Pablo Sánchez tenía tanta dulzura que hasta empalagaba. La vibración que le faltaba al “alcurrucen”, otro que iba largo y humillado, le correspondía al torero aportarla. Al mexicano le faltó ese punto de temperamento, así como las ideas un poco más claras, para poner en valor su tarea. Por la ley de las compensaciones, el 6º, en cambio, tenía su punto de genio, que daba emotividad a cuanto se le hacía; sin embargo, si se le pulseaba con buen tino, se le llevaba por abajo y no se le permitía toquetear los engaños, el animal iba hasta el final. Cuando el torero advirtió estos requerimientos ya era demasiado tarde para hacer crecer una faena, que de por sí ya se había prolongado. Dicho todo lo cual, es necesario matizar que el de Aguascalientes lleva templados a los toros y hace todo con mucha corrección. Pero eso esta tarde no era suficiente.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |