Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA 2015: Décima del ciclo ferial
Juan José Padilla, entre la tragedia y el triunfo
Después del gran susto, Padilla acabó siendo el triunfar (La Maestranza)
Comenzó la tarde con un señor susto --él y todos-- y acabó paseando por el ruedo maestrante la única oreja concedida en este sábado. Fue el recorrido que siguió Juan José Padilla, al que aún lo doleré la paliza que le dio el toro que abría plaza, pero nadie le quitará la satisfacción del trofeo que se le concedió en Sevilla. El conjunto del festejo vino muy condicionado por las perculiaridades que tuvieron los toros de Jandilla, versión XXL. No faltándoles a la mayoría algunos elementos positivos, todo eso servía de poco por su carencia de celo y de recorrido. Frente a estas adversidad, cumplió dignamente Miguel Abellán, mientras que "El Fandi" estuvo variado y bullidor.
Actualizado 25 abril 2015  
Redacción   
 Idilio correspondido de Manzanares y Sevilla, con una excelente corrida de Núñez del Cuvillo
 La conjunción de un gran "victorino" y Antonio Ferrera: el hecho diferencial de la bravura

SEVILLA. Décima del ciclo feria. Dos tercios de plaza. Cinco toros de Jandilla,  grandullones y desiguales de cara; se completó la corrida con otro de Fuente Ymbro (3º), con mejor aire que los titulares.  Juan José Padilla (de celeste y oro con cabos negros), palmas tras un aviso y una oreja. Miguel Abellán (de terciopelo morado y plata), ovación y silencio. David Fandila “El Fandi” (de grana y oro), ovación  y ovación.

Cuando hay lío matinal, mala cosa. Por la mañana, antes de ir al sorteo, no sabían muy bien los toreros delante de qué se iban a poner. De la corrida inicialmente anunciada, no. El ganadero trajo otros toros, de los que al  final se pudieron enchiquerar cinco, por lo que hubo de echar mano de un complemento con el hierro de Fuente Ymbro. Los titulares pertenecían a la gama XXL de “Jadilla”, no siempre correspondida con sus caras. Tuvieron algunos sus gotas de nobleza y otros incluso de bravura; pero prácticamente a todos le faltó recorrido,  celo  y duración. El de Fuente Ymbro, con mayor duración y calidad, dejaba estar y por el pitón derecho lo hacía con generosidad. 

El conjunto del festejo fue un tobogán en su desarrollo, en que se pasaba de el interés y/o la emoción al muermo, con público muy aplaudidor, buena parte de los cuales había ido atraídos por los llamados mediáticos. Sin tanto ruidos metieron mucho gente nueva en los tendidos, más en el sol que en la sombra. Se ve que esta fórmula sabatina a que acostumbra la Casa Pagés les funciona año tras año. Añadamos: mientras que los anunciados, cada cual a su aire, den “fiesta”, que ya sólo con los tercios de banderillas está casi garantizado. Legítimo recurso de la Empresa.

Tras tres largas cambiadas, la primera en la puerta de chiqueros, el primer “jandilla” le dio a Juan José Padilla –a él y a todos-- un susto soberano al cogerlo de forma tremenda en el primer lance con los pies juntos. Entre la costalada, de la que el jerezano se dolió durante toda la tarde, y el vestido destrozado, la impresión primera eran palabras mayores. Comprobado que no había cornada, el resto corrió a cargo de un linimento, como el que hace años se conocía por su etiqueta como “el tío del bigote”, y un pantalón vaquero para tapar púdicamente lo que no era cosa de ir enseñando. Pero, sobre todo, Padilla recompuso el ánimo y, con tanta paliza, no se entiende bien cómo también las propias fuerzas físicas.

Superado el trance reapareció el Padilla de siempre. Voluntarioso, entregado, dispuesto a dar satisfacción a sus partidarios, que le guardan una permanente fidelidad. Su entrega llegó al máximo con el 4º, ante el que sacó su todo repertorio en medio del alborozo de su gente. Nada se le quedó dentro. Como además lo mató con eficacia, suyo fue el único trofeo de la tarde.

Con un lote deslucido, sobre todo para hacer el toreo que se siente, poco ocasión tuvo Miguel Abellán. Unos detalles toreros, un oficio bien aprendido, una postura de responsabilidad, un poner en evidencia las carencias de sus enemigos. Lo que se podía sacar a pasear, que el aficionado lo advierte, pero que para el gran público pasa entre lo no relevante.

Si alguien  dudaba que “El Fandi” tiene un amplísimo fondo de armario torero, bastaría la tarde de este sábado para sacarlo de su error: no hubo palo que no tocara, con el capote, las banderillas y la muleta. Con mayor o menor profundidad, aporta su variedad. Y eso el público lo agradece, aunque a lo mejor no le enardezca. Debe reconocerse que sus enemigos de esta tarde no tenían ni el celo ni la acometividad que necesita esta forma del entender el toreo. Por eso, al menos, hay que reconocerlo su esfuerzo y su voluntad durante su única comparecencia en esta feria. Pero no puede omitirse dejar constancia del emotivo tercio de banderillas que protagonizó con el que cerraba la tarde.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |