Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Corrida de la Cultura
"El Juli" con una faena memorable alcanza la unanimidad en Las Ventas
El Juli en el torero inicio de su faena a "Licenciado" (Plaza 1)
Con un gran toro de Alcurrucen, Julián López "El Juli" ha cuajado este jueves una faena memorable, de esas que se sueñan pero rara vez se alcanzan a ver. Desde que comenzó por bajo hasta la última serie sobe la mano izquierda, siempre rayando en la perfección. Po eso la plaza de Las Ventas, con lo difícil que es, se le entregó por completo. Y es que allí todo el mundo era consciente que había asistido a uno de esos milagros excepcionales que vertebran la historia del toreo grande. Dentro de las escasas opciones que le ofrecieron sus toros, Ginés Marín dio la cara, con mucha decisión.
Actualizado 24 mayo 2018  
Redacción   
 Roca Rey viene para mandar
 Una tarde plana, pero al menos breve
 Los de Alcurrucén se quedaron lejos de lo ofrecido otras veces
 La sinceridad de Sebastián Castella, en la despedida de Juan José Padilla

MADRID. Decimo séptima del abono de San Isidro. Corrida de la Cultura. Tarde con rachas fuerte de viento, que dificultaba el manejo de los trastos.  Lleno de “No hay billetes”: 23.624 espectadores. Toros de Victoriano del Río (1º y 6º), Alcurrucen (2º y 3º) y Domingo Hernández/Garcigrande (4º y 5º). Julián López “El Juli” (de marino y oro), palmas, una oreja y ovación. Ginés Marín (de granate y oro), silencio, ovación y palmas. 

Actuó como sobresaliente David Saleri (de verde manzana y oro), muy oportuno a la hora cortar en la salida de pares de banderillas. Agustín Navarro protagonizó un excepcional tercio de varas con el 6º. Con el capote y con los palos, destacó José Mª Soler.

Asistió a la corrida desde una barrera la Infanta doña Elena. También acudieron al festejo el ministro de Educación, Cultura y Deportes, acompañado por el Secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo.

 

Lo que procede es olvidarse de las notas tomadas a toda prisa. Lo que “El Juli” le hizo al gran “Licenciado” --un toro de premio con el hierro de Alcurrucen-- no cabe condensarlo en unas pocas palabras. Hay que vivirlo, para luego revivirlo una y otra vez en el recuerdo. Sólo con un natural inmenso ya puso a todas la plaza en pié. Pero ¡qué pedazo de natural!. Irrepetible, salvo que lo haga este mismo torero.

 

La verdad es que la tarde tuvo de todo un poco. Unas cosas de basares de los chinos, otras de tiendas de gran lujo en la milla de oro. No era otra cosa lo que marcaba la diversidad de encastes y de hechuras de los seis toros. Hubo uno, el 6º,  que se equivocó de plaza y de día; con el hierro de Victoriano del Río, un armario de tres puertas: largo, gordo, tremendo en su cara,  consciente de ser cinqueño y para colmo con cambiante estado de ánimo. Vamos, ni para las corridas toristas de Francia. El otro de esta Casa ganadera, insípido, sin repetición. Los de la dehesa que dirige Justo Hernández, el cinqueño, que hacía 5º, se lesionó en el ruedo al comienzo de la faena; el otro, de viaje corto y pronto en dimitir. Así como el primero de los alcurrucenes, el que salió de 2º,  se vio protestado: su cara tenía demasiada poca prestancia, al que se lidió como 4º la plaza le dio una señora ovación en el arrastre. Era el ya citado “LIcenciado”, un colorado bien hecho, que ya en su propia estampa venía diciendo que era de lio. Y lo fue.

 

Monumental el lío que le formó “El Juli”. Aunque metía bien la cara, fiel a la tradición de su encaste, no se dejó cuajar con el capote. Cumplió con amplitud ante el caballo y a la muleta llegó encastado, pronto, humillador, con fijeza. Todo los condimentos  necesarios. Pero el torero madrileño estuvo de mucho más que de cinco estrellas: su faena no cabe en ninguna guía.

Torerísimo fue el inicio de la faena de muleta, entremezclando por arriba y por abajo. Y ya en la primera tanda sobre la mano derecha, un puro olé. Mejor aún fueron las siguientes, más por abajo, más relajado el torero, cada uno más despacioso que el anterior.  Los naturales nacieron luego muy mecidos, sobre todo en la tanda final. Las Ventas entregadas sin objeción alguna al de Velilla de San Antonio, convencidos todos que acababa de abrir la Puerta Grande. Pero quizá se precipitó cuando montó la espada, que el toro estaba arrancado de los cuartos trasero; quizá por eso solo dejó una media trasera, que precisó el refrendo del descabello. Pocas veces hubo tanta unanimidad a la hora de pedir la oreja. Pero al final eso de un trofeo queda dentro de lo marginal: lo grandioso ha sido una faena de esas que se sueñan y pocas veces se ven.  Grande “El Juli”, como diciendo muy respetuosamente que “ahora el que venga detrás, que arree”.

 

Ni el poco fondo del toro que abrió la tarde, ni lo costoso que se le hacía repetir ante los engaños, permitieron mayores alegrías que una faena técnicamente bien construida, después de un competido tercio de quites de “El Juli” y Ginés Marín. Con todo dejó un par de series con enjundia, aunque lo desentendido del del “victoriano” no creaba emoción. El 5º es el que se lesionó y no hubo otra salida que abreviar. La verdad es que el de Domingo Hernández tampoco era como para perder la cabeza, aunque este torero habría sido capaz de meterlo en la canasta.

 

Con lo joven que es, en edad y en el primer escalafón, Ginés Marín no volvió la cara nunca. A lo mejor salió un poquito revolucionado, que verse en el portón de cuadrillas emparejado con una grandiosa figura, debe pesar mucho en el ánimo. Pero lo innegable es que dio la cara siempre, aún a riesgo de que se la partieran, que por dos veces estuvo en ese trance.  Entrega y valor dejó a espuertas. A su favor hay que anotar que su primero se apagó casi desde el inicio de su faena de muleta y el segundo, que rajó en un santiamén, llevaba la informalidad en sus embestidas.

 

Tuvo mérito, y debe reconocerse, frente al “armario” que cerró la función. El grandullón cinqueño que vino de  Guadalix de la Sierra, protagonizó un gran tercio de varas, al que Agustín Navarro respondió con dos puyazos de premio. Pero a partir de ahí  quedó incómodo, que lo mismo iba en la rectitud, que se acostaba. Plantarle cara por derecho como hizo Ginés Marín, tiene mucho mérito. Y no le dudó ni un momento.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2018
El grandioso arte y la naturalidad de Diego Urdiales conmueven a la afición de Madrid
Diego Ventura abre la Puerta Grande
Adolfo trajo la decepción. Y fue muy grande.
Emilio de Justo cierra su buena temporada con la Puerta Grande en Madrid
Una tarde marcada por la interesante novillada de Fuente Ymbro
Pablo Aguado confirma que hay contar con él
Once toreros para el bombo de la suerte de Simón Casas en la feria de otoño
S.M. Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa
Excepcional Diego Ventura, que corta el primer rabo que en Madrid se concede a un rejoneador
Triunfo sólido de Pepe Moral, con un gran toro de Adolfo Martín
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |