Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Julio Pérez "El Vito", la emblemática elegancia de la torería
Es unánime el reconocimiento que se hace de Julio Pérez "El Vito" como una de las grandes figuras de todos los tiempos en el escalafón de plata, en el que desarrolló un verdadero y auténtico magisterio. Con los palos --pocos tan toreros como él--, pero también con el capote, de eficacia probada. Y siempre haciendo con la elegante torería, que hoy mantiene hasta cuando tiene visitar las dehesas revisando corridas para las empresas con las que colabora.
Actualizado 10 mayo 2011  
Redacción   
 Manolo Carmona: "El toro tiene riesgos para todos"
 Tito de San Bernardo, o el respeto por la espada y la muleta
 Antonio Chaves Flores y la memoria de Blanquet
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Para banderillear bien, como el hacía, Julio Pérez “El Vito” siempre ha aconsejado: “Hay que situarse ni muy cerca, ni muy lejos; a uso diez o doce metros del toro. Y cuanto éste se fije en uno, ir hacia él para que sea el toro el que se viene hacia uno. Un poquito antes de la reunión, se saca el par de abajo y se clava en todo lo alto. Cuando por el impacto el animal queda paralizado una décima de segundo, se gira y se sale de su cara, despacito, con arte, con torería”. Con elegancia habría que añadir, como él siempre hizo.
 
Pero a nadie se oculta que esta explicación aparentemente tan sencilla, resulta luego mucho más complicada de llevar a la práctica, como bien se comprobaba en el hacer diario del torero sevillano, figura como ha sido entre los hombres de plata, hasta colocar su nombre entre los de esa media docena de banderilleros con verdadera historia.
 
A banderillear me empezó a enseñar mi padre, que siempre me decía que al toro a ir paso a paso, provocar la arrancada, reunir bien y salir despacio”. Añadamos que tales consejos comenzaron cuando Julio era un crío y se dedicaba a torear a un improvisado carretón en el corralón que había colindante con el almacén de aceites que regentaba su padre en Sevilla. Allí, bajo la atenta mirada de su padre, se iniciaron con Julio nombres como Pepín Martín Vázquez, Antonio Chaves Flores, Manolo Carmona…
 
Pero este maestro del segundo tercio, que también lo era con el capote en las manos, siempre ha concedido una gran importancia a la preparación física.”Pocos toreros habrá que hayan sido tan atleta como yo. He tenido una preparación física como nadie. He corrido tanto en coche como en moto, he boxeado, en nadado en piscina olímpica, he practicado el salto de trampolín desde los 15 metros, y no sé lo que he pedaleado…”.
 
A los ruedos llegó con las ilusiones de tantos muchachos de su época. Y aunque no recuerda con certeza si debutó en Ubrique o en Cabeza la Vaca, no se le va de la cabeza que en Ubrique le dieron por su triunfo cinco pesetas y un jamón. Y de seguido, un buen número de novilladas, aunque años más tarde llagara a la conclusión de que fueran menos de las necesarias:”Pronto me di cuenta que la alternativa fue prematura. Noté mucho el cambio del novillo al toro. Visto desde hoy, hubiera sido mejor continuar un año más como novillero. Empezaron a llegar las cornadas, que fueron muchas y fuertes, la peor en Jaén, al entrar a matar”.
 
De aquella y de otras experiencias posteriores aprendió que “a los toros, incluso a los peores, hay que matarlos en corto, aunque si hay peligro haya que echarse fuera. La cornada de Jaén fue precisamente por perfilarme de largo”.
 
Y lo dejó, en Barcelona, en concreto. Empezó entonces su andadura de plata, en la que llegó al lugar privilegiado que pocos, muy pocos, llegaron, toreando a las ordenes de las figuras de cada momento. Cuando también sonó la hora de darle descanso al traje de luces, se convirtió en uno de los más expertos veedores de toros en el campo, tarea difícil donde las haya. Pero siempre, con la elegancia misma como seña de identidad, hasta para ir a las dehesas.
 
Fuente: Las opiniones de “El Vito” han sido tomadas de una amplia entrevista publicada en la revista cultural “Clarín”, en su número de agosto de 2009
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
De Antonio Bienvenida a Pablo Aguado, bajo el influjo de Ordóñez
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |