Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
The life I sing about in my songs
José Tomás ya tiene ese mechón que algunos identifican con el de los elegidos. (Pablo Cobos)
"Frente al quinto toro, un astado muy serio y nada fácil de Núñez del Cuvillo, se ha sacado la muleta de la espalda con un aplomo y una serenidad fuera de lo común. Y eso, ya lo habrán leído por ahí, no es ni mucho menos lo mejor que ha hecho durante toda la corrida. Lo del primer toro, por ejemplo, ha sido de no poder creer lo que estábamos viendo", escribe con una especial sensibilidad Covadonga del Peso tras asistir a una importante de José Tomás en la plaza de Algeciras. Para luego concluir: "Nadie dijo que la música callada del Toreo no pudiera tener tono de blues…"
Actualizado 30 junio 2018  
Covadonga del Peso   

 

Para llegar a torear así, hace falta que a uno le salgan canas. José Tomás, hoy lo hemos visto, ya tiene ese mechón que algunos identifican con el de “los elegidos”. Pero es que, para llegar a torear así, con ese temple, ese aplomo y ese control total de la situación, hace falta haber estado a punto de perder la vida en Aguascalientes. Hace falta haber tenido un hijo, haber abierto siete veces la Puerta Grande de Las Ventas, haber dado la espalda durante años a todo el sistema y haber hecho el paseíllo las tardes que has querido y cuando has querido. Pero, sobre todo, para llegar a torear así, hace falta tener el Toreo, y la relación que te une al toro, metidos en los sesos. 

 

Eran las doce y media de la noche y la voz soberbia de Mahalia Jackson se escapaba por los cascos dominando el tempo, la cadencia y las estrofas con asombrosa maestría. “I’ve got to live the life I sing about in my songs”. Un título largo para una canción descubierta tan sólo un día después de la última tarde que toreó en la México. El despertador estaba puesto para las 4:20 y sabíamos que así, con la cantante de góspel que le susurró a Martin Luther King en mitad de aquel discurso que tenía que contar “lo del sueño”, debíamos acabar el día para dar paso a otro que apuntaba a ser extraordinario. 

 

Ahora, en esa habitación de hotel, casi 24 horas después de haber escuchado esa inmensa canción por última vez, es imposible no parar de darle vueltas a lo visto hace un par de horas con esa misma banda sonora en la mente. Un homenaje a la coherencia con uno mismo, al hecho de marcarse un camino sin permitirse el lujo de abandonarlo. Cueste lo que cueste. Guste a quien le guste. Lo entiendan o no. Por mucho que otros, ofreciendo la mejor versión de sí mismos, se lleven también los aplausos. Por muchas libélulas que atraigan las miradas con su luz fugaz. 

 

“Tengo que observarle durante toda la corrida. Por eso veo sus reacciones, sus gestos. Tiene en todo momento un control absoluto de sí mismo. Incluso cuando sabe que llega el percance. Le veo analizando distancias y probabilidades para resolver la situación, sin dejar nunca de mirar al frente. Después, se levanta siempre como si no pasara nada. Lo suyo tiene un nombre: integridad”. 

 

En días como éste suele darse el caso de que, además de disfrutar en la plaza, el azar te pone en suerte personajes inesperados y conversaciones de ponerse a cavilar. Hoy alguien nos ha contado lo del párrafo anterior. Y no podemos más que darle la razón. Frente al quinto toro, un astado muy serio y nada fácil de Núñez del Cuvillo, se ha sacado la muleta de la espalda con un aplomo y una serenidad fuera de lo común. Y eso, ya lo habrán leído por ahí, no es ni mucho menos lo mejor que ha hecho durante toda la corrida. Lo del primer toro, por ejemplo, ha sido de no poder creer lo que estábamos viendo. Pero, repito, esa manera de sacarse la muleta de la espalda es sólo propia de alguien que tuvo a Corbacho de maestro, se dejó un toro vivo en Las Ventas o puso rumbo a México cuando era un chaval para curtirse antes de volver a España. 

 

Son las 23:20 de la noche y, en nuestra cabeza, Mahalia continúa marcando la cadencia. Y así, con la elegante potencia de su voz, intentamos procesar tanta información, tantas sensaciones intensas vividas. Nadie dijo que la música callada del Toreo no pudiera tener tono de blues…  

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
Tu tiempo no se acaba, Paco Ureña, que el sol de tu toreo saldrá en cada nuevo amanecer
Vista Alegre: Tres condiciones relevantes en las que el pliego del concurso debiera acertar
El cambio de paradigmas en la crianza del toro de lidia, la raíz del mal de nuestros días
Cantos de sirena en favor de una pretendida modernización de la Tauromaquia
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
Sanfermines, un capítulo imprescindible de la Tauromaquia
Los insondables misterios del abono de Sevilla
Pepe Luís conmovió a la nueva generación, con la verdad permanente del arte del toreo
La vuelta a la integridad del toro bravo, condición necesaria para la regeneración de la Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
Cuando pasan tres meses del nuevo Gobierno


El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende


Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |