Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Después de la competencia entre tantos empresarios
Málaga no cambiará el rumbo del mundo del toro
La carta de José Tomás, esa sí que será decisiva
En unas pocas semanas saldremos de dudas acerca de quien será el nuevo gestor de la plaza de la Malagueta, que la Diputación de la Costa del Sol tiene --con buen criterio-- prisas por resolver su concurso. ¿Será uno de los dos grandes conglomerados empresariales?, ¿será uno de los que concurren como independientes? La pelota está en el tejado y la suerte va por barrios. Pero es más que probable que al final todo quede en nada, en un concurso de adjudicación como otros muchos. Y el mundo del toro seguirá su camino habitual. No está el patio, ni las economías, para grandes revoluciones. Bastante hubo ya en Madrid como para llevar todo eso al resto de España.
Actualizado 28 enero 2017  
Antonio Petit Caro   
 Cinco ofertas para gestionar La Malagueta

El paso de los días no hace disminuir el revuelo levantado por la alta concentración de empresarios que aspiran a gestionar la plaza de la Malagueta.  La veintena de hombres de negocio que pintan algo en el mundo del toro han acudido, solos o en grupo, hasta formar cinco plica diferentes. No digo yo que esto vaya ser una especie de III Guerra Mundial, que entre las gentes del toro las cosas luego se resuelven como la lluvia se evapora, sin que casi se advierta. Pero llama la atención tanto interés.

Según algún medio, ya hay un candidato destacado para la Malagueta[1]. Pero todavía queda mucha tela por cortar en tan concurrido concurso. Y en el fondo, no va a resultar tan trascendente a futuro. Nada tendría de extraño que una vez que la Diputación de la Costa del Sol tome su decisión, todas las aguas vuelvan a su cauce habitual como si aquí no hubiera pasado nada.

La novedad podría quedarse en el efecto real que tenga esa condición tan etérea de las “cartas de compromiso” con los toreros contratados para el abono de agosto, una fórmula muchas veces intentada antes en otros concursos y siempre sin resultados prácticos relevantes. Al final, no vale engañarse: en Málaga y fuera de Málaga, la gran cuestión que hoy se dirime no es otra que la de  “José Tomás sí, José Tomás no”, lo demás son ganas de dar vueltas a la noria. Ahí radicará la verdadera diferencia. Y la experiencia enseña que esa contratación no depende de ninguna carta previa, camina por otros sitios y con otras formas.

Pero sin duda este concurso ha puesto de manifiesto cuáles son las fuerzas vivas del toreo. Faltan unos pocos --Tomás Entero y Maximino Pérez, por ejemplo--, pero todos los demás que tienen algunas aspiraciones empresariales están en el escaparate malagueño. ¿Tiene mucha trascendencia que sobresalgan dos grandes bloques? Según mi opinión personal, probablemente, poca.

El hecho de que Simón Casas aparezca en compañía de lo que queda de la antigua Taurodelta --su competidora en Madrid--, de la Casa Matilla --perejil en casi todos los guisos--, del representante de la Empresa Pagés --que en Sevilla anda un poco como pollo sin cabeza-- y del complemento local de Martín Lorca y José Carlos Escribano, no significa más que una coincidencia puntual de intereses. Pero  eso quiere decir que vayan a ser una unión estable. Como mucho se traducirá en un ocasional más fluido intercambio de cromos con los toreros que apodera cada uno.

Tampoco de momento parece especialmente relevante la confluencia del grupo de Bailleres con la Casa Chopera. Aquí aún no se conoce toda la realidad de esa alianza. Por no saberse, no se ha dado a conocer que será a partir de ahora de la FIT. Del caso de Málaga en realidad lo que único que aprendemos es una cuestión puramente técnica: ambas partes aún no han formalizado la naturaleza mercantil definitiva de su acuerdo, sino que están en la tarea de definirla con precisión, de escriturarla y de inscribirla en el Registro. Queda, pues, por formalizar mercantilmente BMF SL, que es la sociedad promovida entre el Grupo Bal --matriz de las empresas de Bailleres-- y Martínez Flamarique SL. (la Casa Chopera). Cuando se produzca este hecho registral, se conocerán los datos fundamentales de la sociedad: capital social, participación de los socios, órganos de administración, etc. Mientras tanto, sólo se tienen datos generales. Pero convocado el concurso de la Malagueta sin que lo anterior se hubiera materializado, probablemente ese es el motivo por el que, para no incurrir en algún motivo de irregularidad formal, para concurrir en su plica utilizan el nombre de “Ruedo de Olivenza”[2]. Cerrado el capitulo del Sur, su resultado no parece que vaya a tener otras consecuencias a efectos prácticos de los ya conocidos, salvo la de advertir que estamos ante una unión estable, al menos para los próximos 25 años, como firmaron en el acuerdo de Salamanca.

En base a estos datos, y dada la gran diferencia que se produce con el resto de las agrupaciones de empresas, pueden abrigarse muchas dudas acerca de si el mundo del toro se ha partido en dos. Para que eso ocurriera, la propuesta que lidera Simón Casas tendría fusionar a todos sus participantes, un extremo que hoy por hoy resulta muy poco probable, por no decir inviable. Hoy se disputan Málaga, pero eso no quiere decir que en el siguiente concurso que se convoque vaya a ocurrir lo mismo.

Si se comparten estas tesis, se compartirá también que no nos encontramos ante un problema que suponga una posición de dominio en el mercado y, por tanto, altere la libre competencia empresarial. Puede perjudicar al pequeño empresario, pero ese nunca lo ha tenido fácil, cuando ha tratado de salir del tercer circuito. Su problema no nace en Málaga, sino que responde a otra naturaleza.

Sin embargo, no puede afirmarse que estas uniones ocasionales  vayan a resultar totalmente inocuas.  En este sentido, lo que más puede temerse es que, si a muchísimos toreros ya les resulta muy difícil encontrar un hueco en los carteles, a partir de ahora la dificultad será aún mayor. Con el intercambio de cromos entre ellos se puede dar varias veces la vuelta a toda la geografía taurina europea.

Resulta ilusorio pensar que, porque compiten en Málaga, Ramón Valencia vaya a poner grandes obstáculos a BMF a la hora de contar con Roca Rey en sus carteles. O que a Casas todos los competidores le hagan el vacío, cuando quiera contar para Las Ventas con el elenco de figuras --todas menos el de Galapagar-- que figuran en la nómina de sus competidores.

Como ésta es una economía muy interdependiente, no siquiera va a alterar de manera apreciable los respectivos cachés, aunque sea por una razón tan elemental como ésta: a nadie conviene incrementar sus costes. Aquí funciona, no queda otro remedio, el hoy por ti, mañana por mí. Y, sobre todo, sigue vigente un principio histórico que se demuestra inamovible: en el mundo del toro nada es definitivo e irremediable; los enfados como mucho duran una temporada, el tiempo necesario para que los ánimos se calmen. Pero no olvidemos que la mayor disputa que hubo en los tiempos modernos se resolvió en una almohada y tomando unas copas. Corrieron ríos de tinta, pero eso fue todo.

______________

[1] En Eurotoro, nº 188, en su sección “El Avispero” se puede leer:
Y en Málaga, lio gordo para la adjudicación de la golosa “Malagueta”. El presidente de la Diputación y presidente del PP, Elías Bendodo, ha hecho un buen pliego. Un pliego que los empresarios puedan ganar sin que los malagueños pierdan. Y claro, ahí quieren estar todos. Pero todos. Aunque nuestra “avispa” de la Diputación nos dice al oído: “huiremos de empresarios relumbrones o de aquellos que almacenan plazas como objeto de colección. Queremos a alguien serio, para el que la Malagueta no sea una más, y nos apostillan: mirad a Garzón. Si, a Garzon. Y además va en sociedad con Beltran, el intimo amigo de Bendodo. Y personaje influyente del PP. Un tipo serio, que aunque no entiende excesivamente de toros, es riguroso. Y es garantía para la Diputación. Mirad a Garzón. Aunque será la mesa de contratación la que libre e independientemente decida. Aunque el que crea que en estas cosas el criterio político no vale, no tiene ni idea. Además, Garzón tiene tras si al joven Ignacio Moreno Terry, que es una garantía”.

[2] Ruedo de Olivenza SL se constituyó 13 de enero de 2004 en Badajoz, promovida por José Cutiño. Con posterioridad, el último cambio societario se produjo en mayo de 2016, cuando pasó a ser una Sociedad Limitada Unipersonal, cuyo único socio pasó a ser Global Gudea S.L, mercantil que pertenece al Grupo de Alberto Bailleres. (Boletín Oficial del Registro Mercantil, 25 de mayo de 2016). A su vez, Global Gudea SL se había constituido en Madrid el 17 de julio de 2014 y en noviembre del mismo año y en marzo de 215 pasó a tener carácter unipersonal, figurando entonces  como Administrador único Antonio Santiago Pérez, un economista de la asesoría Latorre y Asociados, que habitualmente representa a las empresas de Alberto Bailleres. (Boletín Oficial del Registro Mercantil, de 2 de diciembre de 2014 y de 24 de marzo de 2015). 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
Sanfermines, un capítulo imprescindible de la Tauromaquia
Los insondables misterios del abono de Sevilla
Pepe Luís conmovió a la nueva generación, con la verdad permanente del arte del toreo
La vuelta a la integridad del toro bravo, condición necesaria para la regeneración de la Tauromaquia
El respetuoso sentido por la Historia
Se acabaron "los días de vinos y rosas"
La reducción del IVA taurino, largo me lo fiáis...
Los hombres del mañana, los aficionados que garantizarán el futuro de la Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |