Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
BILBAO. 4ª de las Corridas Generales
Mano a mano de diseño para unas bodas de plata
Estas ocurrencias de los carteles sui generis, como el de esta tarde en la plaza de Vista Alegre, venía rodeado de las bodas de plata como toreros de alternativa de Pablo Hermoso de Mendoza y Enrique Ponce. Enhorabuena por la efeméride, aunque para Ponce era eso que se llama un "bis": ya se le había hecho otro homenaje idéntico en 2012. Pero una vez celebrada, puede ser lo mejor no repetir. Y eso pese a que la tarde de Bilbao resultó entretenida por los espectadores, hoy más numerosos que en tardes anteriores. En términos de trofeos, ganó el caballero navarro, con una soberbia actuación; pero si no hubiera sido por la espada habría empatado con Ponce, que sacó a pasear toda la plasticidad su toreo.
Actualizado 19 agosto 2014  
Redacción   
 EN OTRAS PLAZAS: La encerrona con "miuras" resultó un fiasco

BILBAO. Cuarta de las Corridas Generales. Algo menos de los dos tercios de plaza. Toros de distintas ganaderías; los de rejones, reglamentariamente desmochados. Pablo Hermoso de Mendoza, ovación, dos orejas y silencio. Enrique Ponce (de grana y oro), ovación, silencio y ovación tras un aviso.

Antes de iniciar el paseíllo se bailó un aurresku en honor de los actuantes, a los que el alcalde de Bilbao y el Presidente de la Comisión Taurina entregaron sendas placas. Hermoso de Mendoza salió a hombros de un costalero.

Tarde de conmemoraciones y honores, que  aunque fueran merecidos  tenían un bastante de justificación y adorno de la inclusión en una feria de primer orden de un cartel tan sui generis como el que se anunciaba. Tan es así que para Ponce ya era una "errepetición" de homenaje, que ya se le hizo otro idéntico en la Semana Grande de 2012, en el que también iba vestido de grana y oro. En cualquier caso, la ocurrencia de los organizadores casi funcionó en taquilla: no consiguieron poner el “No hay billetes”, que quedó muy lejos, pero hasta ahora ha sido la mejor entrada de la feria. Pobre consuelo. 

Pero cubierto el trámite, las cosas discurrieron desigualmente. En buena medida por el juego de los toros, que de tan seleccionados como estaban algunos parecían más bien de attrezzo: todos muy en el límite para poder ser denominados “toros de Bilbao”. Bajo este punto de vista, una decepción: las efemérides deben ser completas.

Para el caballero navarro hubo un toro importante, con el hierro de Carmen Lorenzo; otro muy bondadoso pero sin fondo, de Fermín Bohórquez, y un tercero de Victorino Martín nada apto para el toreo a caballo, para el otro tampoco. Por su parte, Enrique Ponce echó por delante uno  blando y suave de Juan Pedro Domecq, al que más que torear había que mimar; el de Victorino, sin remate ni presencia adecuada --que en una plaza de primera no habría pasado el fielato del reconocimiento--, resultó muy deslucido; lesionado en chiqueros el anunciado de Alcurrucén –-un dije de toro--, para cerrar la tarde lidió un sobrero también de Juan Pedro, nobilísimo ante los engaños, pero al que su escasa fortaleza le restaba importancia.

Con el reaparecido “Chenel”, Hermoso de Mendoza dejó en Vista Alegre quiebros y toreo de excelencia ante el buen toro de Bohórquez. No es posible torear con mayor ligazón y temple. Pero toda su faena a éste que abrió plaza rayó a un nivel enorme, sin una carrera inútil, sin más alardes que los que supone el auténtico “parar, mandar y templar”. Luego falló con el rejón de muerte, pero ahí quedó su faena.  Muy meritoria ante el bueno y exigente toro de Carmen Lorenzo, al que había que imponerse y poderle, como hizo el navarro; con la emoción de la pujanza del “murube”, Hermoso de Mendoza cuajó una faena estimabilísima y con “Disparate” un gran tercio de banderillas. Dos orejas sin dudas en el palco. Resolvió con solvencia la lidia del impropio “victorino”, ante el que invitó a poner un par de banderilla a su sobresaliente, Sergio Domínguez.

Con esa carencia de valores sustantivos a la lidia, que generan los toros sin fondo alguno, Enrique Ponce toreó pulcramente a su primero de Juan Pedro, con su peculiar sentido estético; pero luego dejó una estocada caída y mal ejecutada. Hizo un esfuerzo con la sardinilla de Victorino, pero el “albaserrada” no tenía ni clase, ni bravura; lo lidió sin agobios. Frente al que cerraba la tarde, ya entre dos luces, dio toda una lección de lo que es la ligazón y la plasticidad en el toreo. Cierto que el almibarado sobrero rezumaba bondad, pero el punto artístico lo puso el torero. Y lo hizo en tal nivel que si nos descuidamos pasamos por alto que el toro no tenía ese punto de poder que convierte el arte en épica. Una faena con su sello propio, que la afición bilbaina celebró largamente. La media en buen sitio no resultó suficiente y luego se demoró con el descabello, para que todo concluyera en una cariñosa ovación.

La ocurrencia del cartel resultó para el público amena, aunque no resulta fácil  acostumbrarse a esa alternancia del toro romo y el toro en puntas. Para los actuantes puede ser cómoda, porque elimina competencias; pero para el espectador da la impresión de que “vista una, vistas todas”. Vamos, que mejor no repetir. Como cosa curiosa, vale; como fórmula convencional, mejor la dejamos.

Como habría que abandonar esas tristísimas salidas a hombros como la que  hoy protagonizó Hermoso de Mendoza: con un costalero  en solitario, de los que van de feria en feria y que ya llevan hasta anuncio en la camiseta. ¡Qué imagen tan pobre de lo que es un triunfador! Pero con esa manía tan extendida de que al ruedo no salte nadie a alzar en hombros al ídolo,  es lo que se estila. Una pereza de escena, en el siglo de la imagen.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |