Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Días antes de la tragedia de Linares
Manolete, 1947: la última entrevista
Manolete en sus declaraciones a Matías Prats. Una imagen del archivo del autor
Matías Prats Cañete, entonces un emergente locutor de Radio Nacional, recogió las últimas declaraciones radiofónicas del ´Monstruo´ de Córdoba en San Sebastián unos días antes de la tragedia de Linares. Como recuerda @ardelmoral, en aquella entrevista "Manolete" reconoció: "Me piden más de lo que puedo dar. Sólo he de decir que tengo muchas ganas de que llegue el mes de octubre".
Actualizado 28 agosto 2018  
Álvaro R. del Moral, El Correo de Andalucía   
 Manolete: hasta el último día
 Doña Angustias: "El amor propio lo mató"
 Cuando a Manolete se le iba la vida en cada suspiro, en el recuerdo de Álvaro Domecq
 Manolete y la prensa, una crítica relación
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

San Sebastián, 16 de agosto de 1947 en el añorado coso de El Chofre. Manolete había hecho el paseíllo junto a Juanito Belmonte y Luis Miguel Dominguín para estoquear un encierro de Villamarta. Era la corrida número diecisiete de una temporada que había comenzado tarde –el 22 de junio en Barcelona– y se había visto frenada el día del Carmen por la grave cogida sufrida en la corrida de Beneficencia de Madrid. Manolete había llegado a la bahía de la Concha --contratado a dos tardes-- cansado y con ganas de culminar aquel año cuesta arriba. Aparentaba muchos más de los 30 años que anunciaba su cédula de identidad...

 

El Monstruo cordobés se vistió con un deslumbrante terno celeste y oro en el hotel María Cristina. Había salido al ruedo envuelto en el preciosista capote de paseo bordado con la imagen de la Virgen de los Dolores, la misma a la que rezó en su capilla de la plaza de Capuchinos la última vez que pasó por Córdoba, el 14 de julio del 47, después de torear en La Línea de la Concepción y antes de aquel compromiso madrileño en el que derramó su sangre. Pero la función debía continuar. En San Sebastián, cuaja al primero pero se atranca con el segundo. A esas alturas, la presión del público y el peso de la púrpura comenzaban a hacerse insoportables para el torero. Despachado el quinto, las protestas se mezclan con las palmas. El rostro de Manolete delata su pesadumbre.

 

En un burladero del callejón, micrófono en mano, un conocido y emergente locutor retransmite la corrida por los micrófonos de Radio Nacional de España. Se llama Matías Prats, que requiere a Manolete para dar sus impresiones sobre la lidia. “Me piden más de lo que puedo dar. Sólo he de decir que tengo muchas ganas de que llegue el mes de octubre”, sentencia el Monstruo.

 

En la capital donostiarra, precisamente, se encontró por última vez con su madre, que veraneaba en la orilla cantábrica, lejos del calor africano de Córdoba. Allí le dio el último beso y las últimas palabras de aliento. No volvería a verlo vivo.

 

En la agenda del torero aún figuraban los compromisos de Toledo, Gijón y Santander antes de la cita de Linares, el 28 de agosto, junto a Gitanillo de Triana y Dominguín para estoquear una corrida de Miura que tenía que haberse lidiado en Murcia. El célebre Buyck azul conducía a aquel matador de rostro cansado hasta su propia Samarkanda... el resto es historia: la lidia de Islero; la seca cornada al entrar a matar; la operación del doctor Garrido, las esperanzas recobradas y el traslado apresurado al hospital de los marqueses de Linares, las conversaciones desconocidas de Camará y Álvaro Domecq; la llegada de Lupe Sino, a la que no permitieron ver al torero vivo; el último cigarrillo... y aquel Buick azul volando por la nacional en busca del doctor Jiménez Guinea. El galeno, recogido por Gitanillo de Triana, traía consigo el destino de Manolete, impregnado en el funesto plasma noruego que, trasfundido al torero, sentenció su vida. “No veo, don Luis...”. Había muerto.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía” , se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/

http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Se cumple un siglo de la cornada mortal de Agustín García "Malla"
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |