Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A fin de temporada subió su diapasón
Manzanares: entre el arte y el trabajo
El matador alicantino se mantiene en la primera línea a pesar de las discusiones sobre su auténtico ser y estar. En cualquier caso, logró elevar su crédito en el fin de temporada, que había discurrido en un tono muy desigual. Por eso, con toda razón @ardelmoral se pregunta en el análisis de su campaña: "¿Qué le impide recobrar ese sentido de la expresión que electrizó a los públicos en un lustro prodigioso?".
Actualizado 17 diciembre 2018  
Álvaro R. del Moral, El Correo de Andalucía   
 Diego Ventura: La ley de Guerrita
 Enrique Ponce, la regularidad como horizonte
 El Juli: dos décadas desde arriba
 Andrés Roca Rey, la coronación definitiva

José María Manzanares es una gran figura del toreo. Eso es innegable. Y su presencia, junto a otros primeros tenores como El Juli y Morante –y ojo, también Roca Rey- sigue siendo el mascaron de proa del gran circuito a pesar del evidente desgaste profesional y taquillero de la primera fila más longeva de la historia. Su sentido de la profesionalidad le ha permitido seguir navegando sin apearse de cierta regularidad triunfal por las ferias. Pero el aficionado sabe que el matador alicantino está lejos de su propio techo, ese que alcanzó en sus mejores años sevillanos o reeditó en la ya mítica faena al toro ‘Dalia’, el toro de Victoriano del Río que le permitió rozar la gloria con los dedos en la Beneficencia madrileña de 2016.

 

La pregunta sigue flotando en el aire en las últimas temporadas. ¿Qué le pasa a Manzanares? ¿Por qué no vuelve a su mejor ser y estar? ¿Qué le impide recobrar ese sentido de la expresión que electrizó a los públicos en un lustro prodigioso? Daremos un repaso a su temporada 2018 sin encontrar demasiadas respuestas. El torero pasó por Castellón –con doble sesión-, Illescas y Valencia antes de recalar a orillas del Guadalquivir. Conviene detenerse especialmente en su paso por la plaza de la Maestranza, que le vio asomarse hasta cuatro tardes divididas entre su cita habitual del Domingo de Resurrección, los dos compromisos abrileños y el postrer pase de la feria de San Miguel que, entonces sí, le vio acercarse a sus mejores fueros.

 

Pero conviene ir por partes: en Pascua, con los de Victoriano del Río, no tuvo toros y cobró una dura voltereta. Con los farolillos encendidos le esperaban sus ‘cuvillos’. Sorteó el mejor ejemplar del envío de los campos de Vejer y logró cuajar una gran faena en la que volvió a dar la impresión de dejarse algo dentro a pesar de las dos orejas que cortó. Aún tenía que estoquear la corrida de Juan Pedro Domecq de la que se llevó el único trofeo. Rescatamos un párrafo de la crónica publicada al día siguiente en El Correo de Andalucíaque resume perfectamente el paso del alicantino por el ciclo abrileño: “Josemari se marcha a Levante con tres orejas en la talega y la categoría de segundo triunfador numérico del ciclo pero en sus tres actuaciones se ha echado de menos una alegría interior; tensión, pulso, el auténtico ser y estar del mismo torero que rindió esta plaza, no hace tanto... Ayer volvía a llevarse la bola premiada, el mejor ‘juampedro’ de un decepcionante envío...”.Tendríamos que esperar a septiembre para recuperar lo mejor del ‘Manzana’.

 

No adelantaremos acontecimientos. Después de Sevilla, Manzanares aterrizó en Jerez amparando la despedida de Padilla y el falso retorno de Morante. Y no pasó nada... En cualquier caso no se puede negar que, sin dar el do de pecho, el alicantino sí mostró una encomiable regularidad profesional que le llevó a pasar puntuando por Valladolid; cortar una oreja en Las Ventas o anotarse las salidas a hombros continuadas de Granada, Sanlúcar de Barrameda, Alicante, León, Burgos, Segovia y Roquetas de Mar. 

 

Pero el final de julio se atascó y sólo recuperó la senda del triunfo en su segunda tarde de El Puerto, en la que cortó una oreja. La crónica de El Correo, que estuvo en Huelva por las Colombinas, nos sirve de nueva radiografía del estado interior del alicantino en un año de grisallas: “tuvo que esperar al quinto para estirarse con el capote y mecerse, por fin, en una faena de buen trazo pero lejos de su propia calidad. Hubo más profesionalidad que entrega; más compostura que expresión y sentimiento por más que éste o aquel muletazo evocara sus mejores fueros. La espada, esta vez, encalló. La pregunta volvía a ser recurrente: ¿Qué le pasa a Manzanares?”.

 

La cuestión seguía coleando en torno a la puesta en escena y el auténtico aliento interior de Josemari que, eso sí, se anotó un importante triunfo de tres orejas en Ciudad Real la tarde del 19 de agosto, pasando en blanco en un nuevo doble pase –es de los toreros que más han reincidido en las ferias- por la trascendental y declinante Semana Grande de Bilbao. Sí hubo puertas grandes en Antequera, Linares, San Sebastián de los Reyes y Valladolid antes de un nuevo parón orejero que no eclipsó los comentarios de los profesionales que empezaban a apuntar a una recuperación de su auténtico pulso.

 

Y en estas, con la temporada casi amortizada, el Manzana volvió a la plaza de la Maestranza para cumplir su cuarto compromiso, oficiando de testigo de la alternativa de Alfonso Cadaval en el segundo pase de Morante, que había demorado hasta otoño su reencuentro con la afición sevillana. Manzanares, ésa es la verdad, estuvo cerca, cerquísima de abrir la Puerta del Príncipe. Había cortado la oreja de su primer toro de Juan Pedro Domecq, que lidió un gran encierro. Y tenía las dos en las manos cuando entró a matar al quinto. Pero su proverbial espada se encasquilló esta vez. 

 

Pero más allá de esas orejas que se quedaron sin cortar quedó la sensación de encontrarnos ante un torero renovado que, sin alcanzar su auténtico y más lejano techo, volvía a parecerse a sí mismo. La crónica publicada por la agencia EFE narraba que Josemari “se había acercado a su mejor ser y estar en esta plaza (la de Sevilla) en el confín de una temporada decepcionante que necesitaba un broche a la altura de la trayectoria del propio matador”. 

 

Sólo quedaba un contrato en la agenda. Era en Zaragoza, acompañando a Padilla en su despedida española sin saber que también estaba testificando la inesperada retirada de Alejandro Talavante. Manzanares volvió a puntuar en la estadística –cortó sendas orejas a los toros de Cuvillo- y volvió a torear con calidad pero sin romperse la camisa. ¿Con qué torero nos quedamos? ¿Qué le pasa a Manzanares?

 

LA TEMPORADA EN DATOS

 


José María Manzanares ha quedado el tercero del escalafón de matadores en la temporada 2018. Ha toreado un total de 47 corridas de toros en ruedos europeos en las que ha llegado a cortar un total de 43 orejas a las 94 reses que lidió. 17 de esas actuaciones los contrató en plazas de primera categoría y 24 en las de segunda. El resto, sólo seis, fueron en ruedos de tercera. Hay que recordar que 9 de los trofeos logrados fueron en plaza de primera y 25 en las de segunda.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/

http://elcorreoweb.es/toros/   


Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
Masivo homenaje a Diego Urdiales en el banquete anual del Club Cocherito
El alcalde de Bilbao incumple su propuesta de cambiar el modelo de gestión de Vista Alegre
Alejandro Talavante: su extraño caso
La nueva ANOET, más de lo mismo
Diego Ventura: La ley de Guerrita
Los toros y la caza sí influyeron en las elecciones autonómicas de Andalucía
Enrique Ponce, la regularidad como horizonte
Diego Urdiales: "La palabra maestro me causa mucho respeto"
Tarde de apoteosis de Diego Ventura en la "México"
El Juli: dos décadas desde arriba
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas

La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |