Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
BILBAO: 3ª de las Corridas Generales, quinta del abono
Manzanares salvó el "siniestro total" de los toros de Juan Pedro Domecq
En el último minuto, Manzanares dejó un mejor regusto de la mala tarde
A lo mejor no pasa de ser una simple ocurrencia, pero puede ser cosa de ponernos a pensar en quién y cómo será capaz de convencer para que vuelvan al tendido a todos esos espectadores de ocasión que el miércoles llenaron Vista Alegre y salieron con una cara que les llegaba los pies. Un siniestro total de corrida de Juan Pedro Domecq forzó a que nada saliera a derechas, por más que "sobre la campana" Manzanares permitiera en el último minuto esbozar una sonrisa, con una entonada faena. Una tarde bastante desastrosa, en la que Enrique Ponce volvió a imponer una vez más su implacable ley técnica. Para el que es solo eso, un espectador ocasional, demasiado poco para un espectáculo tan caro.
Actualizado 26 agosto 2015  
Redacción   

BILBAO. Tercera de las Corridas Generales y quinta del abono. Casi lleno en los tendidos. Toros de Juan Pedro Domecq, grandullones pero desigualmente hechos, descastados y sin fortaleza. Enrique Ponce (de gris perla y oro), ovación tras aviso y silencio. José A. Morante de la Puebla  (de nazareno y oro), pitos y pitos.  José Mª Manzanares (de negro y azabache), silencio y una oreja.

Qué cosa tan compleja es el toro de lidia. Ni la báscula presupone trapío, ni la procedencia representa mucho más que una acotación de su origen. Son mil matices los que en la práctica lo definen: desde los andares a la fortaleza, desde la encornadura hasta la culata,  pasando claro está por la casta, la bravura, la nobleza… Suele ser habitual que de todos esos elementos algunos brillen más que otro, que vengan medio a compensar los que salen al revés. En el primer cartel rematado --que no fue capaz de poner el “No hay billetes”-- de las Corridas Generales, para Juan Pedro Domecq el naufragio fue casi completo, porque al menos el que cerraba plaza se movía algo más y con mejor aire; el resto, de siniestro total. Ni uno que fuera al menos ese “medio toro” tan al uso.

Se dirá con toda razón que el conjunto de la corrida, además de poco pareja, estaba muy fuera de tipo. Como si se hubiera seleccionado bajo el criterio de todo lo grandullón y con cuernos sirve. Sin embargo, eso de estar en el tipo resulta elemento definitorio no que no suele fallar; desde luego, en Bilbao se cumplió largamente:  la destartalada corrida fue de mal en peor.

Surgirá probablemente la polémica de si el Presidente no debió mostrarse más diligente a la hora de devolver a los corrales varios de los toros. Cuestión de un si pero no. ¿Había que devolverlos por falta de fuerzas? En esa hipótesis, el primero que ya de salida debió volver para dentro fue el que abrió plaza, el más blando e inconsistente de todos, cuando sin embargo resultó el más noble. ¿Había que devolver aquellos que tuvieran continuas genuflexiones? En esa hipótesis, los seis se debieron ir vivos para atrás. Y es que ese concepto de “apto para la lidia”, cuando el toro ya está en el ruedo, tiene demasiados matices como para acertar siempre cuando se tiene que hacer una interpretación en tiempo real, salvo casos clamorosos.

¿Cuántas veces decimos que el Presidente se precipitó, que aquel toro que había devuelto se podría haber recuperado? Los taurinos se cargan de mil razones, que si este encaste se viene arriba durante la lidia, que si podría ser solo un calambre en los chiqueros... Y nada digamos del tópico habitual: el devuelto  habitualmente era el que mejores cosas llevaba dentro, una afirmación que jamás se pudo comprobar en la historia de la Tauromaquia por la sencilla razón de  que el animal ya había sido apuntillado en los corrales. Pero se repite a diestro y siniestro. Desde luego, no resulta fácil ocupar el sillón de don Matías González en tardes como las de este miércoles.

Sin embargo esa falta de una definición mucho más precisa y de su aplicaci y una actuación más compaactaa plaza. Entre medias, la nada.para las especulaciones. Porque: buena parte de sacaron las entradaón, que probablemente constituyan un imposible metafísico a efectos normativos, luego trae cola, no sólo por la ausencia de lucimiento en los toreros, sino especialmente por el efecto social que provoca. En un abono que --no andemos con medias verdades-- está muy cogido con alfileres como es el de Bilbao, que el día en que al amparo de tres nombres rutilantes casi se llena la plaza, el personal salga con la depresión al hombro, ¿a cuantos espectadores de ocasión se les habrán quitado las ganas de volver?  En el toreo en otras épocas las tardes deprimidas se resolvieron siempre con esas otras en las que el personal salía toreando por las calles. Lo que ocurre es que ahora vivimos en una circunstancia diferente: buena parte de quienes sacaron las entradas para el miércoles no lo hicieron para el jueves, con lo cuál no tienen opción de ver esa otra cara de la moneda. Y para colmo, como se habla poco de toros, no nos queda ni el recurso del célebre cómico: ”Ahora vas y lo cuentas”. En el fondo, eso sería lo más nos debiera preocupar cuando se dan espectáculos de tan bajo nivel como el que comentamos.

El lector disculpará semejante exordio. Pero es que una tarde tan bajo mínimos como esta 3ª de las Corridas Generales da mucho tiempo para las especulaciones, porque al final ¿qué vimos en Vista Alegre?. Una pulcra faena de Enrique Ponce ante un toro que requería de respiración asistida y una actuación más compacta de lo que viene siendo habitual en José María Manzanares con el que cerraba plaza. Entre medias, la nada. Balance pobre donde los haya, pero es que no podía ser otro con la materia prima que aportó Juan Pedro Domecq para la ocasión. Meterse por tanto en mayores descripciones son ganas de aburrir.

Innecesario de todo punto resulta cantar la capacidad técnica y estética de Enrique Ponce, como demostró manteniendo de pie al desinflado toro que abrió la tarde y además tener momentos de un temple y un arte exquisito. Pero también casi todo está dicho sobre el concepto de José Mª Manzanares; lo singular del día es que lo desarrolló de forma más reunida, todo lo reunida que permiten las telas de grandes dimensiones que se gasta. Pero la oreja que se le concedió se la había ganado de verdad, aunque siga teniendo pendiente una tarde arrolladora en Bilbao. ¿Y Morante? Hizo toreramente el paseíllo y se marchó con cara de circunstancias; en medio, lo que correspondía: intentos tan inútiles como carentes de convicción.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |