Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Novena de la Feria de Abril
Muy meritoria tarde de José Garrido
Un cartel de toros de los buenos, con José Garrido de protagonista (La Maestranza-Pagés)
Con una corrida deslucida por floja y por su carencia de poder de El Pilar, la tarde acabó siendo de José Garrido, que apostó fuerte en sus dos toros. Es cierto que, salvo el 6º, los toros salmantinos tenían hasta su nobleza; de lo que carecían era del empuje necesario para exponerla en el ruedo. Si en esta feria algún día se simuló la suerte de varas, lo de este miércoles se lleva la palma. Con independencia de trofeos, muy dependientes del uso de la espada, la de Garrido ha sido una actuación sólida y meritoria, que amplia el margen de confianza que se tiene en este torero desde que rompió como novillero.
Actualizado 18 abril 2018  
Redacción   
 No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
 La fachada, bien; los interiores, con muchas goteras
 Vamos a no confundir: una cosa es "el toro de Sevilla" y otra bien distinta "el toro de Matilla"
 Legítimo triunfo de Luís Bolívar, en una tarde desabrida

SEVILLA. Novena de Feria. Medio aforo cubierto. Toros de El Pilar (4º bis y 5º bis, como sobreros), bonitos de lámina, pobres de cara, con su punto de casta pero sin poder alguno; el 6º, cinqueño. Juan Bautista (de grana y azabache), silencio y silencio. Alberto López Simón (de burdeos y azabache), silencio y silencio. José Garrido (de agua de rosa y oro), vuelta al ruedo tras aviso y una oreja.

Entre los banderilleros que se desmonteraron, el único que lo hizo  con fundamento fue Antonio Chacón. Se aplaudió también el valor de Vicente Osuna, en dos pares de riesgo y mérito. 

 

En el día declarado oficialmente festivo, buena parte de la afición también se lo tomó de asueto. Un miércoles de farolillos y tanto asiento vacío…., quién lo diría. La Empresa también se tomó sus vacaciones y bajó el nivel de lo anunciado, como reservándose para los dos días de figuras que nos esperan. Consecuencia: tarde de poco ambiente. Y para colmo, larga, lenta y pesada: 3 horas 3 de duración. ¡Cómo pesan jornadas como éstas! 

 

La versión domecq de los toros de El Pilar (Moisés Fraile) dejó mucho que desear. Muy en el tipo habitual y con su pequeña dosis de casta, luego se desinfló como soufflé, por su falta de poder y fuerzas, que iba in crescendo conforme avanzaba la lidia, hasta acabar en cortos e informales en sus viajes.  Buen ejemplo de ello fue el 2º, que metió bien la cara en los primeros muletazos, para inmediatamente autosacarse la tarjeta roja, a la voz de “ni uno más”. Prácticamente no se les picó, pero ni por esas. Los dos sobreros, del mismo hierro, no enmendaron la situación; tan sólo se distinguieron por estar peor hechos. La realidad, toros que no decían ni oste ni moste, menos el 6º que era gruñón, vamos que andaba enfadado todo el rato, sin querer jugar ni a pares ni a nones. De este deslucimiento se salvó el que hizo 3º, con mayor vigor y, sobre todo, porque fue bien entendido por José Garrido, que le dio los terrenos y las distancias precisas que pedía, sin permitirse ni permitirle un respiro.

 

Prácticamente en blanco, con algunos detallitos sueltos, pasaron  por Sevilla Juan Bautista --muy académico siempre, frío también-- y López Simón. Su hoja de servicios quedó vacía de recuerdos. Otro año será, cuando lo decida el Sr. Valencia.

 

Mala suerte la de José Garrido. Le tenía cortadas las orejas al 3º, con una faena vibrante y con clase; pero el toro tardó un mundo en caer --en alguna medida porque la estocada quedó trasera y tendida-- y los ánimos se enfriaron. Pese a todo, el público le pidió que diera la vuelta al ruedo. Sin esspaada, pero aquella había sido una de las mejores versiones de Garrido que hemos visto.

 

En  Sevilla, el torero dejó claro que pocos en el escalafón manejan con tanta pureza y tanto temple el capote. Pero también con la muleta anda sobrado de autenticidad. No le están dando el mismo cuartel que a otros de los nuevos que destacan. Pero Garrido les va por delante a la hora de concebir el toreo, como venía demostrando desde que era novillero. Le falta ese zambombazo que le ponga en órbita. ¡Ay si cayera una puerta grande de Madrid…!

 

Gustaron a la concurrencia sus lances, siempre hacia delante, profundos y rotundos, cerrados con una media magnífica. Tras el simulacro de rigor en el caballo, un quite primoroso. “Con la franela, superior”, qué dirían los revisteros antiguos en La Lidia. Y es que sobre la derecha hubo series impecables, muy centrado el torero, con temple y con hondura. Por el pitón izquierdo el pilareño parecía otra cosa, hasta que Garrido lo cogió muy por abajo, despaciosamente, e impuso su ley.  A efectos de facilidades para matar, quizás sobró la última serie de naturales. Con todo, se fue muy derecho tras la espada, pero cayó traserilla y tendida, con efecto retardado, tanto que bajo los niveles del ambiente. Si no marra a espadas, y con el nivel que se lleva en los trofeos,  en esta feria, hubiera sido de dos.

 

El cinqueño enchiquerado como 6º, el único verdaderamente malaje del conjunto, Garrido se la jugó; desde el primer momento apostó a fondo, que el toro no era ni fácil, ni agradecido. Pero el torero extremeño acabó por imponerse con gallardia. Una faena muy meritoria, que se basó en un continuado toma y daca, en el que Garrido nunca volvió la cara. Por lo fino, eso se llama echarle casta; por lo no fino, son palabras mayores. Salvó, desde luego, una tarde insufrible. Pero sobre todo  dejó claro que con Garrido hay que contar, ande o no ande metido en el trust de siempre.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2018
Parafernalia morantiana: volver sin haberse ido...
"El Juli" encabeza el cuadro de honor de la feria 2018
La Feria de "El Juli" y de "Orgullito". Pero también de más cosas, unas buenas y otras no tanto
Gran tarde de Pepe Moral con la corrida de Miura
Fin administrativo de la feria, con reivindicación de "El Fandi" bajo la lluvia
La vaciedad como entretenimiento
Vísperas de expectación…, pues eso, nada
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro
Tarde apoteósica de "El Juli": 4 orejas y el indulto a un gran toro de Garcigrande
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |