Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Tercera del ciclo ferial
Montalvo pinchó el globo: de ocho, ni uno. Pero Pepe Moral logró el milagro: una oreja importante
La corrida de Montalvo resultó infumable, en un largo y tedioso festejo con ocho toros en el redondel, entre titulares y sobrero. Una pifia ganadera monumental. Pero cuando iba a sonar la campana final, Pepe Moral dijo eso de "aquí estoy yo" y con un ejemplar tan deslucido como todos sus hermanos y formó un verdadero lio. Pero un lío importante, sobre la base de jugarse los muslos sin aspavientos y de echarle una sobredosis de torería de la mejor añada. Pocas orejas se van a ver en esta feria tan meritoriamente logradas como la que le cortó a este último de la tarde. En todo lo demás, si en alguna ocasión responde a la rigurosa verdad fue en esta: ni el Cid, ni Daniel Luque tuvieron opción alguna.
Actualizado 17 abril 2015  
Redacción   
 Triunfo de Antonio Nazaré, frente a un buen toro de Fuente Ymbro
 El primer triunfo viajó hasta México: se lo llevó Joselito Adame

SEVILLA. Tercera del ciclo ferial. Media plaza, en una tarde espléndida. Toros de Montalvo (3º y 4º como sobreros), de adecuada presentación, pero muy blanda y sin casta. Manuel Jesús “El Cid” (de marino y oro), silencio y silencio. Daniel Luque (de verde botella y oro), silencio y silencio.  Pepe Moral (de agua de rosa y oro), silencio y una oreja.

Aunque, como tantos y tantos, se haya echado en manos del monoencaste domecq, en detrimento de lo histórico de Martínez, mira que resulta interesante el trabajo que viene haciendo Juan I. Pérez Tabernero con el hierro familiar. Y mira que de salida el toro que abrió plaza despertó las esperanzas, porque sacó una raza de la buena, que luego por lesión o por otra causa duró un suspiro.

Sin embargo, lo cierto y verdad es que en Sevilla y por su feria se pinchó este globo. Por el bien de la Tauromaquia, deseemos que sea un hecho circunstancial. Pero que de ocho toros que lidió --los titulares y los dos sobreros-- ninguno tuviera el fondo necesario para la lidia, incluso los que contenían la virtud de la raza y la nobleza, debe resultar para un criador algo extremadamente preocupante.

Ahí sí que no cabe el habitual consuelo del taurino, cuando ante el petardo de una ganadería a medida de figuras,  repiten eso de que “no pasa nada, lo bueno está todavía en el campo”. Cuando ocho de ocho carecen de la fortaleza y la raza mínima que debiera caracterizar al toro, algo falla. Lo del viejo refrán “Doctores tiene….”, que en esta caso se expresaría como que veterinarios y expertos tiene el campo bravo para estudiar las circunstancias. Pero si fuera por lo de esta tarde en la Maestranza,  hay que repetir lo que decía el médico de cabecera: “no me gusta nada el color del enfermo”.

Pero como es rigurosamente cierto lo que nos dice la vieja obra de teatro: “hasta el final nadie es dichoso”, cuando en la anochecida tocaron a matar al último de la tarde --que hacía en medio del tedio general  el número 8-- de repente surgió algo poco menos que un milagro. El de Montalvo, como antes sus hermanos, no presagiaba nada bueno; de hecho, le “salvó la campana” de ser también devuelto a los corrales. Ni ante el caballo, ni en el segundo tercio dejó al menos un guiño de lo que podría pasar.

Y es que en realidad lo que pasó, que fue importante, ocurrió muy a pesar suyo y gracias tan sólo y nada más a que Pepe Moral, con excelentísima técnica y jugándose de verdad los muslos, lo metió en la canasta. Todo el mérito fue suyo. Tiene pero que mucha usía embraguetarse con un toro que no había dado señales de si iba o de si no, meterle la muleta en el hocico para tirar de él tan templadamente, ligar los muletazos en un palmo de terreno, inventarse, en fin, una faena maciza por la nadie daba un duro. Y todo sin una duda, sin tomarse un respiro.

De quitarse respetuosamente el sombrero ante tanta hombría y ante tanto torero. Pocas orejas veremos en esta feria tan meritoria y tan honradamente obtenida como la que ha paseado esta tarde Pepe Moral, en medio del reconocimiento general.

Hasta este minuto final, minuto de gloria, la realidad era bien distinta. Tanto que hasta entonces, en medio de ese desolador contexto ganadero y el correspondiente deslucimiento de la lidia, cómo estaría discurriendo la cosa que la ovación de la tarde ocurrió en un entreacto y había estado dedicada a un chiquiillo que en los tendidos de sol  dibujó con sus capotillos unos garbosos lances y una simpática revolera. 

Damnificados por el petardo de Montalvo, ni Manuel Jesús “El Cid”, ni Daniel Luque pudieron darse una alegría, o al menos una sonrisa ocasional.  Una lástima, porque entre la nebulosa de los “montalvo” parecía intuirse a un Cid muy recuperado de su bache: era otra muy distinta su actitud. Pero otro tanto ocurría con Daniel Luque, tan recompuesto como acabó la pasada temporada. Los dos quedan en expectativas de mejores destinos en su segunda tarde.

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |