Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
BILBAO: 5ª de las Corridas Generales
Morante y su "toro subjetivo", la armonía y la hondura del arte del toreo
En el recuerdo queda la cadenciosa faena de muleta con la que Morante lidió al quinto de la tarde de esta nueva de las Corridas Generales. No se puede torear ni más despacio ni más profundo. Y de salida, ese 5º no parecía reunir las condiciones que se adjudican convencionalmente como necesarias para que el de la Puebla del Río se explaye. Digamos que Morante se "encaprichó" con ese "nuñezdelcuvillo" después de cuajar dos quites excelsos. Es posible, porque algo debió sentir en su interior para que luego pudieran los aficionados admirar la obra que dejó. La armonía misma del arte del toreo.
Actualizado 20 agosto 2014  
Redacción   

BILBAO. Quinta de las Corridas Generales. Dos tercios de plaza. Seis toros de Núñez del Cuvillo, simplemente correctos de presencia aunque desiguales de hechuras, blandos y manejables. Morante de la Puebla (de marino y oro), ovación, silencio y una oreja. José María Manzanares (de grana y oro), ovación, ovación y ovación tras un aviso.

Y Bilbao se volvió a enamorar de Morante. Bastó que pusiera sobre el tapete la armonía del arte del toreo. Ni siquiera hizo falta esa actuación absolutamente arrebatadora, que no lo fue. Resultó suficiente que explicara qué es la hondura de esa trilogía del parar, templar y mandar, en un toreo curvilineo. ¡Y no es poco!. Lo hizo con un toro que, de salida, no parecía el más adecuado. El torero hizo que lo fuera.

En los años gloriosos de Curro, decía don Luis Bollain --el mayor escritor que ha tenido el belmontismo-- que para una tarde grande el de Camas necesitaba el “toro subjetivo”, concepto que, según explicaba, no guarda relación alguna ni con que fuera más o menos ofensivo, ni de que tuviera tal o cual calidad, elementos todos que son objetivables en el ruedo y desde el tendido. Curro no requería el toro recortadito, suavón, nada ofensivo por delante; lo que necesitaba para cuajar un día de gloria, decía el notario sevillano, era ese toro que respondiera a lo que Curro sintiera por dentro en ese preciso momento, necesitaba el “toro subjetivo”.

De este discurso[1] se acordaba uno viendo el toreo purísimo y profundo de Morante con el quinto de esta tarde. Observando su comportamiento en el primer tercio, era como para plegar el block de notas: aquel pozo no contenía el agua que se adjudica como necesaria a Morante. Pero el de la Puebla parece como si se encaprichara con este “Encumbrado” en las  cinco verónica y una media excelentes de su quite. Y ya dijo “este es el mío”, en la rotunda réplica a unas superficiales y despegadas chicuelinas de Manzanares en su turno, para explicarle al de Alicante como se cincela el verdadero lance que se adjudica al grandioso torero de la Alameda de Hercules.

Después de un quite así, tenía que venir algo grande. Y vino. Estábamos ante el “toro subjetivo”. La increíble despaciosidad de su muleta, la templanza de esa muñeca derecha, la verdad de sus cites, la largura del muletazo hasta muy atrás de la cadera, el adorno torerísimo frente a un imprevisto... Todo eso que incendia al público, con independencia de su grado de conocimientos, sencillamente porque lo sublime sobrecoge. Nadie se acordaba para entonces que el de Núñez del Cuvillo tenía tendencia a irse suelto de las suertes, ni de que en más de una ocasión amagó con rajarse,  ni de que su pitón izquierdo bajaba muchos escalones en calidad. Sólo quedaba en el recuerdo lo maravilloso del torear sublimemente despacio de Morante.

Pero hay que colocar en su lugar esta exaltación morantista. No ha sido la suya una de esas faenas que un torero cuaja un par de veces en su vida, ni marcará un antes y un después en su carrera. Lo de este 5º de la tarde ha sido como fuertes fogonazos de lirismo puro, cante del más grande frente a esos “jipíos” de tablaos para guiris. Esa es la diferencia.

Morante pudo estar más que torero y compuesto --que es lo que hizo-- con el suave toro que abrió la tarde, al que innecesariamente le pegaron una barbaridad en el caballo, tanto como para llegar vacío al último tercio. No obstante, dejó detalles, “sus” detalles, que tanto se agradecen y que en Bilbao levantó al personal en más de una ocasión. Vino a ser como el tráiler de la película que nos reservaba el de la Puebla para luego, una vez resuelto el mero trámite de pasaportar al blando y aburrido 3º, que ese no era toro ni “objetivo”, ni “subjetivo”.

José María Manzanares ha cumplido con su compromiso bilbaino, un público que le espera tanto que incluso le ha ovacionado con largueza. La realidad es que, detalles al margen, ha sido la suya una actuación sencillamente correcta, una de tantas entre  las que lleva este año. Y como en otras, ha abusado del toreo en línea, despegado, sin terminar de arrebatarse en ningún momento. Y es que con las dimensiones que tienen su capote y su muleta --con las que pueden hacerse trebejos para completar un esportón-- no es fácil alcanzar la belleza plástica y profunda a la vez del toreo. Como, además, las estrechuras en la actualidad no son lo suyo y tiene la mala costumbre de torear hacia las afueras, la cosa se complica aún más.

Esto suelen ser rachas de los toreros, que por las razones más diversas se envician en algunas formas de torear, hasta que luego vuelven de nuevo sus orígenes. Y los de Manzanares fueron mucho mejores que los que vemos hoy. Con todo, como la verdad no se olvida, aún mantiene momentos en los que te sorprende y te levanta del asiento. También en esta tarde bilbaina.

Aunque la espontaneidad con la que se construye este relato lo haya dejado para el final, hay que felicitarse de la notable mejoría que ha experimentado, después del tremendo bajón, la ganadería de Núñez del Cuvillo. Aunque algo blanda, hoy ha lidiado una buena corrida de toros. Parece que aquello fue un algo pasajero y se ha rectificado a tiempo. Bienvenido sea, porque siempre ha sido un hierro interesante, con un buen equilibrio entre el encastamiento y la bondad.

[1] Esta tesis de Bollain sobre el currismo la cuenta mucho mejor que nosotros Luis García Caviedes, en su libro “Curro Romero, mito de Sevilla”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |