Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
En septiembre de 1988 vistió por primera vez de luces
Morante, treinta años ya del comienzo de su misterio
José A. Morante ensayando una larga cambiada, en una imagen del archivo de A.R. Del Moral
El diestro de La Puebla vistió su primer traje de luces en la plaza de Villamanrique de la Condesa el 3 de septiembre de 1988. Tenía nueve años y aún faltaban nueve para su alternativa, que al final fue en la plaza de Burgos, por desacuerdos con la Casa Pagés. En estos 30 años, Morante consiguió desarrollar ese misterio que siempre se esconde detrás del arte del toreo. Lo rememora con un excelente artículo @ardelmoral, en el que con trazo fino destaca lo que ha supuesto hasta ahora su paso por los ruedos.
Actualizado 5 septiembre 2018  
Álvaro R. del Moral, El Correo de Andalucía   

La anécdota es bien conocida. José Antonio Morante Camacho, un niño aún, ganó su primer dinero toreando al viento. Fue en las calles de La Puebla, ensayando lances de salón con su pandilla de amigos. Un mercedes se paró junto a la tropilla de torerillos para contemplar las maneras de aquel chiquillo cetrino que se distinguía sobre los demás. El espectador era Antonio Ruiz, Espartaco padre, que entregó al chaval una reluciente moneda de veinte duros que se antojaba premonitoria.

 

José Antonio siempre había querido ser torero. Un 6 de enero los Reyes Magos le sorprendieron con un vestido de torear de juguete que aún conserva. Su vocación era firme. Y un niño era aún --sólo tenía nueve añitos de calendario-- cuando su nombre se anunció para actuar delante de un becerro en la placita que se había improvisado en Villamanrique de la Condesa. Era el 3 de septiembre de 1988, hace justo 30 años, que han dado para mucho. Aún quedaban tres años más para su debut más formal, el 3 de agosto de 1991, en Montellano. Vestía un viejo traje celeste y oro que, ahora sí, daba el definitivo pistoletazo de salida a una carrera que se vería espoleada en aquellos años locos vividos al lado de Leonardo Muñoz, su definitivo descubridor. El Nazarenomontaba festejos aquí y allí --rodeados de mil peripecias-- sabiendo que tenía entre las manos un diamante en bruto. El debut con picadores llegó el 16 de abril del 94 en Guillena mientras crecía el ambiente y las esperanzas de los aficionados. La alternativa, tres años después, la tomó en Burgos en medio de las primeras discrepancias con los Pagés que, con sus respectivas reconciliaciones, han marcado la carrera del diestro cigarrero.

 

A partir de ahí, la carrera de Morante se escribe en dientes de sierra, incluyendo su única Puerta del Príncipe, vestido de grana y oro en la Feria de Abril de 1999. Un año después llegaría la gravísima cornada que partió en dos tantas cosas; la frustrada exclusiva con los Canorea; las égidas de 2004 y 2007; los preocupantes problemas psiquiátricos que le obligaron a viajar a Miami para ser tratado; el imposible apoderamiento de Rafael de Paula y las fallidas parejas profesionales; las ausencias de la plaza de la Maestranza y las vueltas jubilosas... Pero, sobre todo, la creación del personaje que, de alguna forma, oculta la verdadera y más profunda alma de artista de un torero irregular, inimitable, enciclopédico, profunda y verdaderamente natural.

 

Morante esbozó su última retirada --realmente no fue tal-- en la yema de agosto de 2017. En mayo de este año se volvía a enfundar el vestido de torear --un original terno inspirado en un antiguo capotillo de Manolo Vázquez-- en la plaza de Jerez. Antes de esa fecha ya era un torero de culto que navega por la temporada por encima del bien y del mal. Ha cuajado faenas para el recuerdo en plazas como Córdoba, Huelva o Almería y ya prepara su retorno en doble pase para la feria de San Miguel de Sevilla. Estaremos allí para contarlo.

 

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/

http://elcorreoweb.es/toros/   

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
Morante, ¿extravagante?
Ya pasó el día de la Virgen de agosto, que ya no es lo que era
Del Parlamento andaluz a Algeciras
Seguimos a vueltas con la política
Lo dijo Ortega y Gasset...
La remodelación de los Reglamentos taurinos mexicanos
La suerte suprema
La Feria arranca mirando al cielo
Pepe Moral, en el recuerdo de la corrida de Miura
De las tauromaquias integradas
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |