Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
No hay nada igual
La justicia del toreo, con David Mora (Juan Pelegrín/Las Ventas)
Se preveía una tarde emotiva en la vuelta a Las Ventas de David Mora, al mismo ruedo en el que estuvo a punto de perder la vida. Pero la realidad superó todo lo soñado por el matador. Un toro bravo, un torero para cuajarlo y la justicia del toreo derrumbaron la Puerta Grande de Madrid.
Actualizado 25 mayo 2016  
Juan J. Sánchez Sánchez-Ocaña   
 Una gran toro para una gran faena de David Mora
 Una tarde dramática, en la que tres toreros acabaron en la Enfermería
 Ni en la final de un Mundial de fútbol, ni el séptimo partido de la final de la NBA, ni en el último concierto de los Rolling, cuando sea, ni en la final de los 100 metros de los Juegos Olímpicos, ni en la mejor función de la historia de la Ópera de Viena o La Scala de Milán. Que nos echen a pelear lo que quieran, que lo inventen si se ven capaces, da igual. No hay nada como una tarde de triunfo en una plaza de toros. Y de todas ellas, Madrid.

Se juntaron un torero, un toro y la justicia del toreo, esta vez sí. Un toro puso a David Mora en el sitio que otro toro estuvo a un tris de quitarle para siempre. Dos orejas rotundas para cerrar dos años de horror, miedo y lucha.

Madrid le debía una ovación y se la dio, el toreo le debía un toro y le puso a Malagueño en el camino. El resto fue cosa de David Mora. Se fueron acumulando las emociones, al romper el paseíllo, en el brindis a D. Máximo García Padrós, en el volteretón que trajo de nuevo el miedo, en las trincherillas, en los derechazos largos, los naturales verticales, en las embestidas de Malagueño y en la estocada.

Dos orejas, vuelta al ruedo a un toro bravo, lágrimas de un torero que volvió a serlo tras salvar al hombre, la emoción de una plaza, alegría y triunfo. Que busquen, que inventen, lo que quieran. No hay nada igual.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Media de remate
Sobran los motivos
Ali Babá en los abonos de Madrid
La revolución de la sonrisa
¿Quién manda en el toreo?
Cuatro mentiras y una verdad (en 27 palabras)
Lo que queda en el recuerdo 32 tardes después
El palco de Madrid, de pañuelo verde
Antonio Ferrera, torero total
Música: la discusión está en el "cuándo"
Elige vida
PUNTO DE VISTA
Su particular "libro de estilo" sobre el periodismo taurino


El sinsentido de Morante y la televisión


De caprichos y ocurrencias no se vive en el toreo, ni aunque se adornen con esa vaguedad que las más de las veces son las genialidades. Los toreros pueden ser, y de hecho lo son, genios en el manejo del capote y la muleta, en la creación del arte; en todo lo demás, son ciudadanos que deben regirse por las normas comunes. Si ayer era su cruzada por los desniveles de los ruedos, ahora Morante de la Puebla anda enzarzado en explicar cómo debe ser la crónica taurina y, naturalmente, cómo deben ejercer su oficio los cronistas y comentaristas de la televisión. Y si no le hacen caso, no se deja televisar. Se mire como se mire eso de tratar de imponer "lo taurinamente correcto" no tiene pase; no lo tuvo ni en las épocas más negras de la crómica taurina.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |