Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
No hay nada igual
La justicia del toreo, con David Mora (Juan Pelegrín/Las Ventas)
Se preveía una tarde emotiva en la vuelta a Las Ventas de David Mora, al mismo ruedo en el que estuvo a punto de perder la vida. Pero la realidad superó todo lo soñado por el matador. Un toro bravo, un torero para cuajarlo y la justicia del toreo derrumbaron la Puerta Grande de Madrid.
Actualizado 25 mayo 2016  
Juan J. Sánchez Sánchez-Ocaña   
 Una gran toro para una gran faena de David Mora
 Una tarde dramática, en la que tres toreros acabaron en la Enfermería
 Ni en la final de un Mundial de fútbol, ni el séptimo partido de la final de la NBA, ni en el último concierto de los Rolling, cuando sea, ni en la final de los 100 metros de los Juegos Olímpicos, ni en la mejor función de la historia de la Ópera de Viena o La Scala de Milán. Que nos echen a pelear lo que quieran, que lo inventen si se ven capaces, da igual. No hay nada como una tarde de triunfo en una plaza de toros. Y de todas ellas, Madrid.

Se juntaron un torero, un toro y la justicia del toreo, esta vez sí. Un toro puso a David Mora en el sitio que otro toro estuvo a un tris de quitarle para siempre. Dos orejas rotundas para cerrar dos años de horror, miedo y lucha.

Madrid le debía una ovación y se la dio, el toreo le debía un toro y le puso a Malagueño en el camino. El resto fue cosa de David Mora. Se fueron acumulando las emociones, al romper el paseíllo, en el brindis a D. Máximo García Padrós, en el volteretón que trajo de nuevo el miedo, en las trincherillas, en los derechazos largos, los naturales verticales, en las embestidas de Malagueño y en la estocada.

Dos orejas, vuelta al ruedo a un toro bravo, lágrimas de un torero que volvió a serlo tras salvar al hombre, la emoción de una plaza, alegría y triunfo. Que busquen, que inventen, lo que quieran. No hay nada igual.
Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Media de remate
Lo que queda en el recuerdo 32 tardes después
El palco de Madrid, de pañuelo verde
Antonio Ferrera, torero total
Música: la discusión está en el "cuándo"
Elige vida
No se defiende sola, ya no
Es Montesquieu, estúpido
La suerte
"Momentum"
La maldición del azulejo
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |