Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA 2015: Sexta del ciclo ferial
La nula historia de una tarde insípida
Un buen muletazo de Pepe Moral, en el toro en el que dio la vuelta al ruedo (La Maestranza)
El escenario, los elementos fundamentales de una corrida de toros…. Todo en perfecto orden de revista como para disfrutar de una buena tarde. Pero ha sido que no. Las ensaladas cuando al cocinero se le olvida el aliño, saben a bastante poco. Algo de eso ocurrió en esta ocasión: seis ejemplares de muy guapa estampa carentes de todo atisbo de casta y para colmo con las fuerzas menos que justas. Resulta en extremo problemático llegar al ánimo de los espectadores con semejantes enemigos. Se salvó de alguna manera el 3º, con el que se asistió a los únicos pasajes con alguna emotividad, a cargo de Pepe Moral. Como Antonio Ferrera se salvó a base de una sobredosis de riesgos en sus dos tercios de banderillas. El resto, para el archivo de las cosas inservibles.
Actualizado 20 abril 2015  
Redacción   

SEVILLA. Sexta del ciclo ferial. Media entrada. Toros de Torrestrella (el 6º como sobrero), bien y guapamente presentados, con clase pero  muy bajos de fuerza y  casta; algo más entero el 3º. Antonio Ferrera (de azul cobalto y oro), silencio y silencio. Iván Fandiño (de caldera y oro), silencio y silencio. Pepe Moral (de verde botella y oro), vuelta al ruedo y silencio.

En la encimera de la cocina daba gusto ver todos los elementos que el master chef había dispuesto para su ensalada. Como acabados de ser cogidos de la mata, de lustrosos que estaban. Luego, ese casi arco iris que presentó en la fuente era como un bodegón minimalista. Hasta las aceitunas complementarias estaban diciendo “comerme”.  Puesta en la mesa del cliente nadie diría que era nada más que una ensalada de lo más tradicional. Pero luego, cuando comenzaron a comer, vino la decepción. Al master chef se le había olvidado el aliño. La preciosa ensalada era, en realidad, una preciosa sosería, era un plato sin alma. Contaban los parroquianos habituales que no era la primera vez que ocurría, porque el jefe de cocinas pecaba de distraído. A lo mejor por eso, nunca pasaba en su comedor de una media entrada y con personal aluvión: el que iba, no repetía.

La historia de este artista de los fogones, tan insípido como estético,  la traslada el lector a esta sexto festejo de la feria y tiene retratado todo lo que ha sido. Todo se ha ido en pulcritud, en belleza de lámina…., pero todo sin alma. El contenido importante, eso que le daba gusto y chispa, se había quedado en el campo. Se comprende que la perspectiva de ser víctima de estos olvidos de la casta y de la raza, acabe por desanimar a más de uno. Es la eterna canción: sin emoción y riesgo, sin épica, esto no pasa de ser un ballet que dice poco, que no anima a repetir.

Don Álvaro Domecq Romero trajo a Sevilla una guapa y variada corrida, que luego tuvo muchas dosis de nobleza. Pero, ¡ay!, toda ella carecía alma. Y daba un cierto reparo ver toros tan bien hechos que luego  carecían de fuerza y de casta, que no decían nada. Lejos, muy lejos quedaba, ese punto de encastamiento que volvió a poner en circulación a este hierro. Un toro que no hay que poderle, que no cabe que sea sometido por la mano del torero, dista mucho de ser lo que conocemos como un toro bravo. Y de paso, se lleva por delante la posibilidad del triunfo.

Por más voluntad, por más empeño, que pusiera Antonio Ferreras no era posible que sacara a la luz su concepto del toreo. Haciéndolo todo él, consiguió dos buenos tercios de banderillas, sobre todo el segundo, con mucha exposición. Pero luego el tontuno ir y venir de sus “torrestrellas” provocaban el bostezo de los espectadores.

Había interés por ver a Iván Fandiño. Concretemos: por ver la huella que le había dejado en el ánimo a este buen torero su grave traspiés de la encerrona de Madrid. La naturaleza de sus toros nos dejó sin saberlo a ciencia cierta, fue como una tarde en blanco.  Habrá que esperar a la de Miura.

Supo ver Pepe Moral las posibilidades contadas que tenía el que hizo 3º. Y las aprovechó con la muleta, en cuatro series estimables sobre ambas manos. Quizá le faltó dar un pasito más, para que todo llegara con mas consistencia a los tendidos. Pero al menos lo que hizo tuvo buen son. Se demoró con la muerte y todo quedó en una vuelta al ruedo. En cambio, convenció menos con el 6º, que no tenía mal aire aunque fuera soso; más dificultades han tenido otros toros a los que metió en la canasta. Será que se contagió de la propia insipidez de su enemigo y de la propia  tarde.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |