Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sevilla: Decimotercera de feria
Una oreja legítima para Talavante, en una corrida sin burbujas
La gran estocada de Talavante a su primero (Maestranza)
Tras el paréntesis de los "victorinos", la vuelta al toro que "no molesta" trajo más de lo mismo otra vez. Para exasperación del aficionado. De poco valen las quejas posteriores acerca de lo poco que ha durado el toro: eso es lo usual en este corte de corridas, llamarse a engaño carece de sentido. Que le pregunten a El Cid la que podría haber liado si sus toros no se apagan a la velocidad del rayo; eso con los toros encastados no le pasaba. Es lo que le ocurre al champan cuando se queda sin burbujas; hoy hubo toros del mejor bouquet, pero, ¡ay!, sin burbuja alguna. Al único que le quedaron unas pocas, que fue el tercero, lo toreó de forma excelente Alejandro Talavante, sin necesidad de acudir a ninguna ocurrencia. Una de las orejas mas meritorias de las concedidas esta feria.
Actualizado 25 abril 2012  
Tomás Villegas   
 La opinión de Ignacio-Sánchez Mejías: Oso Soso
 El 6º toro de Daniel Ruiz ya estuvo en Arnedo el año pasado: un año después se lidió en Sevilla

SEVILLA.  25 de abril de 2012. Decimotercera de feria. Casi lleno. Toros de Jandilla, parejos y en el tipo de la casa, la mayoría con clase pero sin fondo alguno; tan sólo el tercero tuvo duración además de un excelente tranco. Manuel Jesús “El Cid” (de grana y oro), silencio y silencio. Sebastián Castella (de nazareno y oro), silencio y silencio. Alejandro Talavante (de violeta y oro), una oreja y silencio.

Un quiero y no puedo. Así discurrió toda la tarde, con el interesante paréntesis del tercero de la tarde. Fue la triste realidad: cuatro toros con clase y muy buen son, que a partir de la primera docena de muletazos ya se amuermaban y quedaban como petrificados; el otro, que justamente fue el quinto, no tuvo ni clase ni bravura. Los dos toros de El Cid, y en especial su segundo, tenían una pastueña embestida, con ritmo, con nobleza; por eso, que duraran tan sólo dos series de muletazos resultó descorazonador. Eran toros de lío gordo, pero imposibles por su escasa movilidad y sus mermadas fuerzas, Algunos, caso del primero, acusaban los kilos; alguno también recibió en el caballo más castigo del que podían soportar., que era prácticamente nada.

Así, con tales limitaciones, por más clase e incluso nobleza que tenga, el toro bravo resulta inviable para la lidia tal como se concibe en la era moderna. Y en cualquier otra. A estas altura no vale la pena preguntarse como si ésta es la realidad, los toreros insisten una y otra vez en disputarse este tipo de corridas. Resulta bien simple: porque en la mayoría de las plazas se pasa por alto este pequeño detalle de que el toro tiene que tener todas esas virtudes, pero también su poder. El precio que pagan es alto, tanto como el triunfo en las plazas que más dan y quitan; pero debe compensar cuando reinciden una y otra vez en tropezar en la misma piedra.  Dicen que es que estos toros “no molestan” al torero; Y en efecto, ocurre así. Lo que  pasa es que exasperan al aficionado y ciegan de raíz las opciones de un triunfo importante. Por paradójico que resulte esta es la ecuación que se repite una y otra vez.

En el caso concreto de esta tarde, El Cid pudo comprobar que hasta ahora la feria le ha aportado lo justo, cuando podría haber sido triunfal. La queda la corrida del viernes, con toros de El Pilar, con semejanzas apreciables en cuanto a encaste con lo lidiado esta tarde. En sus dos jandillas el camino del triunfo quedó parado en seco, a la vez que sus enemigos bajaron la bandera del recorrido. Y hay que ver que el cuarto embestía con clase inusual, pero se le acabaron demasiado pronto las burbujas de la acometividad, sus fuerzas no daban para más. No siquiera la excelencia de la lidia por El Boni y Alcalareño --soberbio con los palos-- había servido para añadir un minuto más de vitalidad brava.

A Sebastián Castella se le fue la feria de Sevilla sin resolver su situación. Que el torero no anda en buen momento, es algo que viene arrastrando desde el año pasado. Por más que esta tarde fuera el menos afortunado con el lote que le correspondió puede servir de atenuante, nunca de explicación convincente y rotunda de su situación.  En la Maestranza le queda la feria de San Miguel. Pero eso queda hoy muy lejos, al ritmo que discurre una temporada.

Sin ocurrencias y sin sus “variedades”, sino serio y  muy solvente se vio a Alejandro Talavante con el excelente tercero de la tarde, el más completo de los jandillas. Y caló desde el principio en el tendido, Las series centrales de su faena, una con cada mano, fueron monumentales. Y todo el trasteo muy ligado y macizo sin más tiempos muertos que los que exige la torería. Como además le recetó un señor espadazo, a sus manos fue la única oreja de la tarde, obtenida con fuerza y unanimidad. El que cerraba plaza se apunto pronto a la dichosa fórmula del cansancio prematuro, haciendo inviables cualquiera de los intentos del extremeño.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |