Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Reconocido "apagafuegos" de muchas taquilla de feria
Pablo Celis "El Bombero Torero", un personaje histórico en la Fiesta
Probablemente sin ningún género de mala intención. Pero hace unos días, en un diario de Madrid para completar un chiste se acudía a una comparación no sólo injusta, sino además incierta. Para ridiculizar a un personaje de desmesurada notoriedad actual, se venía a decir que El Bombero Torero vivía de vender "mamarrachadas". Como gracieta no era lo más ocurrente; como término de comparación es lamentable, además de demostrar un desconocimiento notorio de la historia.
Actualizado 23 agosto 2012  
Redacción   

El santanderino  Pablo Celis Cuevas, en los carteles “El Bombero Torero”, ha sido un verdadero personaje del mundo taurino, lleno además de humanidad, de una importante relevancia en toda la primera mitad del siglo pasado, como luego hicieron sus hijos y continuadores.

Con unos antecedentes de más de un siglo, el toreo cómico se desarolla durante todo el siglo XIX e incluso antes. En los inicios del siglo XX comenzó poco a poco a ganarse el favor del público taurino. Personajes como Tancredo López Don Tancredo o Rafael Dutrús Llapisera, o formaciones como la Banda de El Empastre, marcan toda una época. En esta tradición engarza la figura de El Bombero Torero. Que no fue una anécdota lo demuestra la historia.

Un espectáculo que pasaba cada año de las 100 actuaciones, que en su haber tenía numerosísimos “no hay billetes”, que en muchísimas ferias era el verdadero apagafuegos de los huecos que se habían producido en la taquilla, que permitió la formación de numerosos toreros que luego alcanzaron el entorchado de figura… Quien ha hecho todo eso, necesariamente se gana el respeto del mundo taurino, que es lo que ocurrió con Pablo Celis.

Fue a partir de 1953 cuando organizó su  nuevo espectáculo de ‘El Bombero Torero’, en el que incorporaba en su grupo a ocho enanitos toreros. Tras 43 temporadas en activo, Pablo Celis se retiró en 196, pero el espectáculo continuó en manos de sus hijos Eugenio y Manuel y, en 2002, son sus nietos Rafael y Carlos quienes siguen la tradición.

Cuantos aficionados recuerdan aquella  Banda de Música, dirigida por Pablo Celis, tras la que iban Eugenio --también vestido de Bombero--, Manolín con la gran eme en su camiseta --los dos hijos de Pablo--, el célebre Arévalo con su disfraz de Charlot –en otros momentos, de Cantiflas-- y por último la cuadrilla de enanitos encabezada por Miguelín, que hacía las veces de matador.

No hace mucho contaba uno de sus nietos que  mi abuelo era un gran aficionado que quería ser torero, y estando en el teatro pensó en un personaje que pudiera gustar en los espectáculos cómicos de la época. La idea se le ocurrió trabajando en el teatro, en el que siempre había un bombero de guardia. Este hombre tenía un gran bigote y era muy peculiar y simpático. Mi abuelo se fijó en él para crear el espectáculo”.

La fórmula ideada por Pablo Celis fue un éxito total, tanto que abrió lo que bien puede considerarse como la “edad de oro” del toreo cómico. El Bombero estaba en todas las ferias, además bien colocado, y se llenaban las plazas todos los días.

Los cambios en los gustos sociales, peros sobre todo la aparición de otra serie de formulas parataurinas --desde los recortadores a los espectáculos ecuestres--, junto a modificaciones normativas que en nada beneficiaron al toreo cómico, hace que no ya no se viva esa época de esplendor. Con todo, los sucesores de El Bombero Torero no contratan menos de 50 actuaciones por año.

En su época, tuvo siempre una amplia competencia, como correspondía a la popularidad de estos festejos cómicos. El Toronto, El Gran Kiki, El Gran Tato, Don Canuto, El Chino torero…  Pero en todos, la figura paradigmática era Pablo Celis.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
De Antonio Bienvenida a Pablo Aguado, bajo el influjo de Ordóñez
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |