Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Cuarta y última de la feria de Otoño
Paco Ureña desborda Madrid al natural
La dichosa espada le cerró la Puerta Grande a Paco Ureña. Foto Juan Pelegrín.Las Ventas
Muy por encima la terna de una decepcionante corrida. Sensacional Paco Ureña que dejó los mejores muletazos de la feria, y de más, al natural; pinchó el triunfo ante el mejor toro de la corrida. Lección de lidia y conocimientos de Rafaelillo. Se justificó ampliamente ante un lote sin ninguna opción Fernando Robleño. Saludó tras dos buenos pares Jesús Romero en el quinto. Como escribe en su crónica Juan J. Sánchez Sánchez-Ocaña "en el último de la última, que hasta el rabo todo es toro, lo mejor de la feria con mucha diferencia en la mano izquierda de Paco Ureña".
Actualizado 4 octubre 2015  
Juan J. Sánchez Sánchez-Ocaña   
 El hambre y el valor de Caballero
 Soy verdad
 Un espejismo

MADRID. Cuarta de la feria de Otoño. Entrada. Toros de Adolfo Martín, desiguales de presentación, mansos y a la defensiva en general, con la excepción del sexto, de mayor recorrido y humillación. Rafaelillo (negro y oro), fuerte ovación en ambos. Fernando Robleño (blanco y plata), silencio y silencio. Paco Ureña (rosa y oro), ovación y vuelta al ruedo.
Parte médico de Paco Ureña: Tras la lidia del 3º, fue atendido de contusión en el antebrazo izquierdo y en la muñeca derecha, que no le impidió continuar la lidia. Tras ser cogido de nuevo por el 6º, Ureña ha sido atendido también de un un vaterazo en el gemelo y una posible fractura en el escafoide.  

Y en el último de la última, que hasta el rabo todo es toro, lo mejor de la feria con mucha diferencia en la mano izquierda de Paco Ureña.

 Que a uno de Lorca le toque en suerte un Murciano debe entenderse como una señal, y así debió parecerle al torero, porque uno no brinda a su padre en vano. Fue el mejor toro de la tarde, con recorrido y humillando. Empezó la faena con la mano derecha y sufrió una voltereta que hacía la tercera de su tarde, antes de dejar una buena serie de tres y el de pecho sentidos. Y desde ahí, hacia arriba. Ya con la izquierda, una serie sensacional sobre todo en dos hacia tablas y otra sublime, de frente, a pies juntos, llevándolo larguísimo y templado, de una pureza soberbia. Roto el torero, alborotada la plaza, unánime, y otros tres naturales para el recuerdo. Sólo quedaba matarlo y para ello se volcó en el morrillo, pero pinchó. Y tras una estocada que hizo guardia y una entera dio una vuelta al ruedo, mermado por las contusiones y en el ánimo, con los tendidos en pie.

Torero muletazo de Rafaelillo. Juan Pelegrín.

Esas contusiones las sufrió en el tercero de la tarde, al que había recetado un muy buen recibo a la verónica y que embestía con bruto empuje. Después de brindar al público lo pasó acabando el muletazo por alto, para que no perdiera las manos, y no fue bueno para el toro. Empezó a quedarse corto, buscándole. Y le encontró mientras le aguantaba muy descubierto un parón para cerrar con el de pecho. Volvió a la cara turnando un pitón y el otro, tratándolo como si fuera bueno e intentando llevarlo largo. Sufrió otro susto antes de pinchar en los medios, en la suerte de recibir. Ya en las rayas lo crujió de una estocada. Recogió una fuerte ovación.

Lo que debió sentir Ureña tras pinchar el sexto lo conoce muy bien Rafaelillo. Estuvo toda la tarde muy por encima de su lote, dando una lección de conocimientos y lidia. Porque Rafaelillo alcanza a duras penas las tablas, pero su dimensión de torero capaz alcanza mucho más arriba. En el primero comenzó con la rodilla flexionada, dejando un cambio de mano de nota. Esos fueron los únicos lances en los que pasó el toro, que se revolvía en el codo del torero, todo el rato detrás de la mata. Lo pasó de pitón a pitón, fue capaz de sacarle un natural limpio y lo pinchó antes de la estocada. Recibió una gran ovación casi en los medios. Una pena que la vuelta al ruedo sea un premio en vías de extinción.

En el cuarto, otro manso y a la defensiva, destacaron una media de rodillas y otra ya en pie, superior. Lo brindó al publico, pero luego no pudo más que aguantar, torero, y llevarlo muy tapado con la derecha para arrancarle algún pase. Pinchazo, estocada trasera y una nueva ovación.

Fernando Robleño no tuvo opciones ante dos toros en la línea general de la corrida. El que hizo segundo fue mirón, cabeceando y sin pasar, con el torero siempre. No se acopló con él porque era casi un imposible. El quinto se emplazó en terrenos del 4 y se arrancó con muchísimo ímpetu cuando fue a buscarle el matador a toriles. Ahí se quedó todo el empuje. Sólo pudo Robleño justificarse ante un toro que pasaba, soso, sin trasmisión alguna. Lo mandó al limbo de los toros, si tal cosa existe, haciéndolo todo en una estocada a toro parado. Fue silenciado en ambos.

@DeToros

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
EN OTRAS PLAZAS: Miguel Ángel Delgado hizo lo más lucido en Madrid
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |