Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Como cada 7 de julio
Pamplona, una Fiesta con sello propio y único
Que hay mucho ruido, pues sí. Que los tendidos se llenan de público bastante variopinto en intereses, pues también. Que en realidad hay dos fiestas: la del sol y la de la sombra.... Pues pese a todo, la feria Pamplona es distinta a todas las demás. En el pasado y en el presente. Sigue siendo un reducto para el toro, incluso cuando hay que hacer algunas concesiones para que no todas las figuras se ausenten de los carteles. Y cuando el torero sabe bordar el torero, no pasa precisamente desapercibido, aunque en momentos bajos encuentren la diversión en otras actividades. Desde el encierro hasta el ultimo minuto, las fiestas en Pamplona son únicas.
Actualizado 6 julio 2017  
Redacción   
 Andrés Roca Rey, el único que hará doblete en la Feria del Toro
 "El destino del toro es morir y el mío escribir su historia"
 Los Sanfermines de 1914: la bella Pamplona y los altibajos de Juan Belmonte

Decididamente, ser toro en Pamplona es un honor, todo un lujo”, de esta forma tan original concluía un magnífico articulo Antonio Purroy, aficionado pamplonés y expertos  estudioso, titulado “Ser toro en Pamplona”. Data de hace casi 20 años y vio la luz en el diario “El País”[1].   Nos cuenta aquí las razones, el por qué y el cómo, por las que los toros constituyen la columna vertebral de los Sanfermines a lo largo de ese año que separa a cada 7 de julio.

Y un periodista reconocido, Chapu Apaolaza, viene a sostener en su libro “7 de julio” –de lectura muy recomendable en estos días-- algo no muy diferente cuando afirma que “el encierro es un regalo[2]. Nada diferente de lo que Ernest Hemingway descubrió en 1923, cuando en su búsqueda por la inspiración viajó de Paris hasta Pamplona y luego plasmó, entre otros escritos, en “Fiesta”.

Los orígenes de estas fiestas tan únicas se remontan hasta  el siglo XII, cuando el entonces arzobispo de Pamplona, Pedro de París, trajo desde Amiens  a la catedral navarra una reliquia del Santo. Cuentan los cronistas e la época como  el culto a San Fermín se fue acrecentando. Hasta tal punto que muchos de los actos que hoy conforman las fiestas en su honor tienen detrás siglos de tradición. Y así, por ejemplo, de la procesión del Santo ya hay documentos que se remontan hasta el propio siglo XII.

Y dentro de esas fiestas, los primeros encierros  se fechan en el siglo XVI, cuando la manada se trasladaba a caballo desde los corrales del Baluarte de la Rochapea hasta la plaza de toros, entonces ubicada en Plaza del Castillo. Lo que entonces formaba parte en realidad el traslado de los toros, ya en el propio  siglo XVI, se ve acompañada por los mozos a pie. Con el correr de los años se suceden la normas regulatorias, se implantan los vallados y demás elementos. Pero la esencia básica permanece.


Derribo del picador producido en una corrida a finales del XIX. (la “Historia de los Sanfermines” de José Joaquín Arazuri)

En el formato bastante parecido que hoy conocemos, la feria pamplonesa se remonta al siglo XVI, cuando se decide el traslado de la festividad del Santo de octubre a julio. De hecho, queda constancia de una primera función de toros el 8 de julio de  1591. Con un desarrollo creciente
cuentan las crónicas que los primeros en desafiar las prohibiciones que impedían correr delante de los astados fueron los carniceros del Mercado de Santo Domingo, lo que fuerza en 1867 el consistorio a dictar un bando para reglamentar el encierro y dan cuenta el primer "montón" en 1878,. Reforzados internacionalmente a partir de los años 20 del pasado siglo por Hemingway, ahora se cumplen 76 años del primer chupinazo. Entre medias se hacen tradicionales las comparsas de gigantes y cabezudos, los fuegos artificiales  y otras actividades festivas.

Taurinamente la capital navarra ha sido el escenario de muchos acontecimientos que pasron a la historia. Y así, Pamplona fue la plaza en la que se presentó por primera vez, en 1911, la cuadrilla de los Niños Sevillano, que formaban Gallito y “Limeño”. En 1890, Rafael Guerra “Guerrita” y Luis Mazzantini despacharon mano a mano las cinco corridas que compusieron el serial pamplonés. En 1882, ya en el mes de febrero se había contrato a dos figuras de su época: Lagaritijo v Cara-ancha. Pero aquellos eran otros tiempos, cuando entonces las figuras no descartaban de antemano acudir a la hoy Monumental pamplonesa.


[1] El País, 7 de julio de 1999.
[2] Francisco Apaolaza. “7 de julio”. Ed. Libros del K.O.”, 2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
"Espartaco" y Dávila Miura: sus grandes miedos y sus grandes éxitos en Bilbao
Ángel Garrido: No caben indemnizaciones por las limitaciones al uso extrataurino de Las Ventas
Curro Romero: "El público quiere sorpresas, antes las veía y ahora las ve muy pocas veces"
Un año que ha sido duro
No se debiera retrasar más la revisión de la figura reglamentaria del indulto del toro
Sólo 9 de los 35 puestos que dejaron Morante y Manzanares han sido para los toreros nuevos
Francisco Rivera "Paquirri" y Ronda: principio y final
Las Ventas: horizonte San Isidro 2019
Los exabruptos de Simón Casas, ante el silencio de la CAM
El inesperado "siete" que Morante hace a las ultimas ferias
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |