Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Ultima del abono de San Isidro
Y para postre, toros de Cuadri, Javier Castaño y su cuadrilla
Javier Castaño, pasando de muleta a su primero (Juan Pelegrín/Las Ventas)
Ha sido la noticia de la tarde que la cuadrilla de Javier Castaño, con el toro en la plaza y antes de que comenzara la faena de muleta, diera la vuelta. La verdad: habían sido dos tercios colosales. Habrá que rebuscar en las hemerotecas posibles antecedentes. Así a vuela pluma, solo se recuerda como caso –aunque hubo más-- verdaderamente excepcional en esto de la "cuadrilla de oro" que fue el que encabezó El Vito con Blanco y Luis González, la temporada en la que iban por libre con distintos matadores. Pero si esta fue la noticia, la realidad de la tarde fue una interesantísima corrida de Cuadri, de enorme presentación y un juego muy exigente. Entre los espadas destacó Javier Castaño, que al igual que el otro día se cerró con la espada el camino del triunfo mayor y merecido.
Actualizado 1 junio 2013  
Redacción   
 EN OTRAS PLAZAS: Tarde histórica la de Morante de la Puebla en Córdoba
 Así ha visto la prensa la apoteosis de Morante y de El Fandi

MADRID. Ultima del abono de San Isidro. Lleno. A ratos volvió a molestar el viento. Toros de Celestino Cuadri, de gran presencia y juego muy exigente. Fernando Robleño (de rosa y oro, con cabos negros), silencio y silencio. Javier Castaño (de lila y oro), ovación tras aviso y ovación tras aviso. Luís Bolívar (de grana y  oro), silencio y silencio.

En la tarde se dio un hecho insólito: al concluir el segundo tercio del 5º toro, el público hizo dar la vuelta al ruedo a la cuadrilla de Castaño: el picador Tito Sandoval y los banderilleros Marco Galán, David Adalid y Fernando Sánchez.

Había que ponerse delante de esos seis torazos que trajo Fernando Cuadri para saber lo que de verdad pesaba  la tarde. En la báscula habían dado una barbaridad, rozando una media de los 600 kilos. Y todos de músculos, nada de grasa fofa. Pues ante la muleta pesaron por lo menos el doble. Si cuando son de condiciones buenas este encaste siempre exige que todo se le haga perfecto y desde el primer momento, cuando falta la bondad a quien se pone delante le piden el carnet de identidad, los antecedentes penales y hasta el libro de familia.

Para más inri, como se volvió a comprobar en este final de San Isidro, en este tipo de corridas la terna corre el riesgo más que probable que el público tome parte por el toro, dejando en un segundo plano lo que ha hecho el torero. Lo de Fernando Robleño con el cinqueño pasado que hizo 4º ha sido sangrante: un toro con más problemas que un  libro de matemáticas, frente al que el madrileño se puso de verdad y al mató con la que bien puede ser la estocada de la feria, ni se le hizo caso, mientras se le daba una ovación al “cuadri”.  Literalmente, el mundo al revés.

Sin duda, la corrida de Cuadri ha dado espectáculo, un gran espectáculo, como todo lo que nace de la emoción que nunca decae. Eso es innegable. Acostumbrados a esos comportamientos tontunos, cuando sale el toro-toro ya es otra cosa. Sin embargo, eso no quiere decir que todo haya sido miel sobre hojuelas para el criador. El 1º, que era un verdadero mastodonte, manseó ante el caballo sin disimulo alguno y llegó con una medida y poco duradera nobleza a la muleta. El que hizo 2º, otro largo y fuerte y que tan sólo cumplió ante los montados, humillaba algo más, pero le costaba un mundo desplazarse. El 3º fue, sencillamente, blando y malo  para el ganadero y peor para el torero. El 4º tenía peligro: siempre pendiente de los toreros, con embestidas violentas y cortas, comom para cazar hasta moscas. El 5º, alto de cruz y largo, fue quizás el que mejor metía la cara en los engaños, después de haber peleado de forma razonable ante el caballo. Y el que cerró plaza, muy reservón. Bueno, pues con todos esos matices por delante, ¡vaya el respeto que imponían estos toros¡.

El protagonismo de los toros fue constante. Hasta que llegó el 5º. Primero Tita Sandoval, “gustándose” desde el caballo y luego David Adalid y Fernando Sánchez con las banderillas y siempre Marco Galán en la brega, formaron un verdadero lío. Tanto que tuvieron que dar una aplaudidísima vuelta al ruedo, con el toro en el ruedo y antes que su matador cogiera espada y muleta. Como diría un castizo, “algo nunca visto”, que traerá su polémica probablemente.  Fueron dos tercios muy bien realizados. En plan “Pepito Grillo”, si algo faltó fue que Adalid banderilleara por los dos pitones, que los cinco pares que puso fueron siempre por el mismo. Pero nada de eso habría ocurrido si Javier Castaño no hubiera actuado con extrema generosidad y como un verdadero aficionado: era el primero en jalear sus hombres. Justo es dejar constancia de ello.

Luego, cuando llegó la hora de quedarse a solas con el toro, también Javier Castaño ha sido quien más ha brillado en la tarde. En los dos bordeó el triunfo y en los dos la espada le cerró el camino. El matador siempre sabe más, porque para eso se pone delante, pero desde la distancia da la impresión que a la hora de irse detrás de la espada no van a compás las dos manos: se tira con decisión con la espada, pero con la muleta no les da la salida adecuada. Pero matices al margen, valentísimo siempre, tanto cuando cogía a sus toros de largo, como luego en el toreo de cercanías, con los pitones rozándole los muslos. Y era de ver lo que había detrás de esos pitones.

Como para el salmantino no tiene misterios el temple, tuvo momentos excelentes, aunque en ocasiones las telas fueran tropezadas. Se va Castaño de Madrid confirmado en la validez de su apuesta. Si el otro día dejó la mejor de las impresiones, en la última de feria estuvo igual de firma y de templado, muy encima de la lidia.

Encabezaba la terna de esta última Fernando Robleño. Dicho quedó lo injusto de lo ocurrido con el 4º. Bregado como está en este tipo de corridas, apuros no pasó ni uno, pese al fuerte revolcón del 4º.  Tiene el oficio muy aprendido a estas alturas. Y aunque no se le reconociera, tuvo una actuación muy digna.

Por la mayor vaciedad de sus toros, a Luís Bolívar le toque el papel más desagradecido: hacer el esfuerzo de lidiar, con buenos criterios, esta corrida tan dura y además pasar un tanto desapercibido porque sus dos toros fueron los más planos en su comportamiento.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 1
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Emilio Domínguez
02/06/2013
Eso sí que es toreo.
fjrigjwwe9r1_blog:comentario
Así, sí. A estos, los sigo yo por donde vayan.
Ante ese toro, con un picador haciendo honor al oro de sus bordados, lidia antigua, como sin peto. El palo cimbreando con la embestida clavada. Caballo torero. Retador . Altivo. Ese quite fugaz, sin molestarlo mucho. La retorta de Castaño - alquimista del nuevo toreo - convirtiendo la plata de las banderillas en delicada alhaja.
Con ese impasible valor seco. Templado. Delicado vuelo, que serena a la casta.
A estos tíos los sigo yo. A donde vayan. Porque eso sí que es el toreo... bueno, sí. Y el de Morante...
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |