Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Una recreación literaria con mucho calado
Pesadillas: "Manolete" a José Tomás
Recreación de un encuentro entre los dos toreros (Imagen de http://tomadehoras.blogspot.com.es)
Una recreación literaria de una noche en duermevela, en la que ensueños aparecen juntos Manuel Rodríguez "Manolete" y José Tomás, que acude a pedirle consejos. Con una espléndida prosa, diríase que minimalista, José Luís Moreno-Manzanaro dibuja aquí la concepción torera del maestro cordobés, a partir de una soñada pregunta del torero de Galapagar. Parte el autor de la gravísima cornada de Pepín Martín Vázquez en Valdepeñas, para concluir con aquel bello verso de Conchita Cintrón: "Ser torero es un traje que ciñe el miedo y adorna con sedas el alma del torero…es una sonrisa prendida al borde de los labios…es un partir plaza partiéndose la vida para navegar entre sueños sin la certeza de regresar".
Actualizado 22 enero 2018  
José Luis Moreno-Manzanaro Rodríguez de Tembleque. Abogado. Presidente de la Unión Taurina de Abonados de España   

La de San Silvestre es noche de sensaciones encontradas, alegría por el reencuentro navideño, tristeza por las distancias, melancolía, soñar despierto en el insomnio. Soñar no es dormir, es vivir con la dulzura de una eternidad. Es noche para recordar….el gran tesoro de nuestro recuerdo, de pesadillas que quisiéramos fueran realidad. Recordar a “Manolete” que sigue vivo en nuestro sentir. Año 2017 de multitud de homenajes de distinto calaje…y asistencia.

En mis horas de semivigilia, he tenido un intervalo lúcido: “Manolete” samaritano, en día de agosto, en Valdepeñas, un toro de Concha y Sierra --Doña Celsa Fron Frade para eruditos y “La Viuda”, sin más, para la sevillanía taurina militante-- había partido femoral y safena a Pepín Martín Vázquez, el astro emergente arrollador, el que pocos días antes había cortado tres orejas en competencia con el monstruo cordobés, en la corrida de Beneficencia.

Hay que salvar la vida a Pepín. “Coger mi automóvil y llevarlo al Sanatorio de Toreros”. Al volante “Rovira” (espectador la tarde del percance). Sí, el mismo que abofeteó en Lima a un Luis Miguel Dominguín, que osó cruzarse en un toro suyo. A su lado el apoderado “Rayito”, detrás el fiel “Rubichi” y el hermano Manolo. El diestro herido acusaba dolor: “Aguanta José, estamos llegando a Madrid”. El coche rugía veloz atravesando la planicie manchega. Kilómetros que se hacían interminables. Por fin en el Sanatorio de Toreros de la calle Bocángel, esperaban solícitos el Doctor Jiménez Guinea y sus ayudantes Doctores Castillo y García de la Torre.

El ilustre cirujano sentencia: “a este hombre le han salvado la vida en la enfermería mi colega el Dr. Izarra y “Manolete” el compañero samaritano, yo voy a salvarle la pierna”. Pepín en quirófano tenía ya puesta la mascarilla del cloroformo. Me desperté sobresaltado. Esto pudo ser así. O tal vez fue una pesadilla…..

No logré espabilarme y apareció “Manolete”. Se encontraba reflexivo, melancólico, amarga temporada….en un paraje agreste junto a las ermitas de la sierra cordobesa. Mucho tiempo de silencio. Junto a él, su primo Rafael Saco “Cantimplas”: “Que bien se está aquí tito” le dijo, el que fuera siempre banderillero de su cuadrilla, a lo que “Manolete” tras larga pausa respondió: “Es verdad y callado mejor”. Estaba feliz, ensimismado en los ecos musicales de “La Oración del Torero” de Turina o “En los Jardines de la Sierra de Córdoba” de Falla.

De pronto, bajo una nube apareció José Tomás. “Maestro quiero ser tu discípulo. Deseo como tú y “Gallito” ser Rey de Toreo. Quédate con nosotros y dame tus consejos”.

El mío, que puedo ofrecerte, ha sido camino lleno de abrojos y espinas. Tengo más de catorce percances de una u otra gravedad. Precio caro y amargo para merecer el califato del toreo --respondió el cordobés--. Ojalá estés dispuesto. Me dicen que atesoras muchas condiciones.

Te aconsejo, lo primero y principal, ser un buen compañero, generoso y leal, más si cabe con los adversarios. Recuerda lo mío con Pepín Martín Vázquez y Luis Miguel. Para disipar dimes y diretes, te sugiero compitas en buena lid al menos cien tardes alternando con Morante, Ponce y “El Juli” y ganaderías con casta y fiereza más que dulzura”.

Pruebas análogas fueron superadas históricamente por grandes figuras de otros tiempos. ”Gallito”, Belmonte, Gaona. Cinco actuaciones en ferias de Bilbao, Valencia, abono de Madrid, con Miura, Saltillo, Veragua, Santa Coloma, etc. etc.

“Por predicar con el ejemplo te, recordaré que competí en 120 tardes con uno de mis destacados adversarios, amigo y torero predilecto, Pepe Luis Vázquez. Nuestros “aduladores” no lograron enemistarnos; 72 tardes con Ortega; 60 con Arruza; con máximas figuras mejicanas, 17 con Silverio, 19 con “Armillita”, Garza, Procuna, Solórzano. Maté 16 corridas de Miura. Actué 70 tardes en Barcelona, 26 en Madrid, 17 en Mexico D.F., para qué seguir. Maté casi todas las corridas de Beneficencia sin otra retribución que mi satisfacción solidaria con los necesitados, todo ello a lo largo de solo ocho años.

Los actuales sectores taurinos tal vez no te lo pongan fácil. Pero la llamada “afición” ( y los públicos) te agradecerían otros planteamientos”.

Con tristeza en su rostro José Tomás desapareció: “Adiós Maestro” y el Califa cordobés le susurró aquellos versos de Conchita Citrón:

….”Ser torero es un traje que ciñe el miedo y adorna con sedas el alma del torero…es una sonrisa prendida al borde de los labios…es un partir plaza partiéndose la vida para navegar entre sueños sin la certeza de regresar”.

Y desperté de mi ensueño.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 1
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Bulia
23/01/2018
Principios y valores.
Una bella ensoñación y una oda a los valores del compañerismo en la profesión. Qué falta hace!. Enhorabuena al autor por su sensibilidad
 Otros artículos de Firma invitada
Morante: la penúltima sorpresa
Morante, ¿extravagante?
Morante, treinta años ya del comienzo de su misterio
Ya pasó el día de la Virgen de agosto, que ya no es lo que era
Del Parlamento andaluz a Algeciras
Seguimos a vueltas con la política
Lo dijo Ortega y Gasset...
La remodelación de los Reglamentos taurinos mexicanos
La suerte suprema
La Feria arranca mirando al cielo
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |