Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Mal precedente de la Subdelegada del Gobierno en Sevilla
La Plataforma para la Defensa de la Tauromaquia: el Gobierno no puede hacer, otra vez, oídos sordos
Mientras que en Sevilla, para asombro de todos, la Subdelegada del Gobierno no ha querido aceptar la petición de las organizaciones de aficionados y profesionales para que adopte las medidas necesarias para que no se produzca coincidencia entre una concentración antitaurina y la celebración de una corrida de toros en la Maestranza, la Delegada del Gobierno en Madrid tiene encima de la mesa, a la espera de respuesta, una petición similar, plateada de forma y documentada y razonada, presentada por la Plataforma para la defensa de la Tauromaquia. Hasta todos los intentos porque desde el poder se atendieran este tipo de petición han concluido en fracaso, sin que pueda alcanzarse a comprender por qué razones.
Actualizado 8 abril 2015  
Redacción   

No porque haya tenido un reducido eco informativo deja de ser muy relevante el nacimiento en Madrid de la Plataforma para la Defensa de la Tauromaquia, que pone voz y documenta de forma exhaustiva una petición que comparten tanto los profesionales como los aficionados: que el libre acceso y el normal desarrollo  de los actos taurinos, ya sean un festejo ya una actividad cultural, no pueden verse alterado porque en el mismo lugar y hora se produzca una concentración de antitaurinos, por más que la misma cuente con la preceptiva autorización gubernamental.

Nadie pretende acallar ninguna voz ni ninguna manifestación pública. Lo que el mundo del toro pide --habría que decir: exige-- es que todas las actividades taurinas se puedan desarrollar en un clima de libertad y sin alteraciones extrañas. Hasta en la ciudad más pequeña hay muchos otros lugares para celebrar esa muestra de opinión contraria a la Tauromaquia, sin que necesariamente tenga que ser a las puertas de una plaza de toros --o de otro local-- en la hora y fecha en la que se reúnen los aficionados en el ejercicio de su libre derecho a participar en aquello que se haya organizado.

El ejemplo que ahora ha dado la Subdelegada del Gobierno (especifiquemos: del Gobierno de Rajoy) en Sevilla resulta lamentable. El día 18, si la señora Panadero no cambia de criterio, o si no le obligan a ello, ha autorizado una concentración promovida por los antitaurinos del PACMA en las proximidades de la Real Maestranza, coincidiendo con la celebración de una de las corridas estrellas del abono de la Maestranza. ¿No hay otro lugar en todo Sevilla para organizar la protesta? Por tanto, lo que pueda ocurrir será responsabilidad, al menos en grado de “in vigilando”, de la Subdelegada del Gobierno.

Algo tan natural y tan lógico como reclamar libertad y paz para que cada cual participe en las aficiones que sean de su agrado, constituye una reclamación que en el mundo del toro vienen ya de bastante atrás. Se nos adelantaron las autoridades francesas, que ya impiden este tipo de coincidencias; aquí las autoridades se debaten mientras tanto entre las dudas.

De hecho, en España se intentó que esta salvaguarda de seguridad y ausencia de desordenes públicos ante hechos taurinos se incorporara a la reciente Ley de orden público aprobada por el Parlamento. Hasta el grupo parlamentario que sostiene al Gobierno dejó en solitario a aquellos de sus diputados que trataron de incorporar este asunto a ese nuevo texto legal. Habría sido la solución más idónea y ajustada, pero se vio frustrada por una especie de temores enfermizos a contrariar a quienes jamás le darán la razón a este Gobierno, proponga lo que proponga. De hecho, la referida Ley la tuvo que sacar adelante el Grupo Popular en solitario.

Ahora, con el preocupante precedente que ha sentado la Subdelegada del Gobierno en Sevilla, la representante de Moncloa en la Comunidad de Madrid tiene encima de la mesa, y de acuerdo con todas las formalidades administrativa, el escrito presentado por la Plataforma para la Defensa de la Tauromaquia, que no hace más que explicitar lo que ha pasado a ser una necesidad. Habrá que esperar cuál es su respuesta, porque por ahora tan sólo ha sido de silencio.

No deja de resultar llamativo que en la España de hoy, la España de las libertades civiles, unos ciudadanos tengan que soportar los insultos de algunos grupos muy minoritarios, si es que no se producen cosas mayores, por la sencilla razón de hacer pública su afición a la Tauromaquia. Pero todavía mucho más llamativo resulta que el Gobierno por el momento se encoja de hombros y mire para otro lado.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares
La forma ancestral del negocio taurino
Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |