Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Madrid: Décimo novena de la feria de San Isidro
La poca historia que contiene un libro en blanco
Luis Bolívar pasando de muleta al buen 2º de la tarde (Juan Pelegrin/Las ventas)
Ha sido como buscar buena literatura en un libro cuyas páginas se han quedado en blanco. Podemos ir pasando página tras página, pero no podremos enterarnos de la historia que aguardaba parar plasmada en letra impresa. Eso fue, más o menos, la corrida de este miércoles. Unos toros con una encuadernación muy razonable, y en algunos casos guapa; un contenido que, de haberse escrito, el impresor lo hizo en letra blanca. Fernando Robleño, Luis Bolívar y Rubén Pinar pasaron por la tarde sin poder dejar más que una digna actuación. Sin embargo, a estos toreros eso de la "buena disposición" no les sirve para nada: el triunfo o la nada, es la dura disyuntiva. En esta ocasión tocó lo segundo.
Actualizado 28 mayo 2014  
Redacción   

MADRID. Décimo novena de San Isidro. Tres cuartos de entrada, en tarde a  ratos de lluvia y viento. Seis toros de Baltasar Ibán, bien pero desigualmente presentados, noblotes pero sin fondo alguno; tuvo interés el 2º y resultó manejable el 1º.  Fernando Robleño (de blanco y oro con los cabos negros) , silencio y silencio tras aviso. Luis Bolívar (de grana y oro), silencio tras aviso y silencio.  Rubén Pinar (de verde hoja y oro), silencio y silencio.

Ahora que andamos con la Feria del libro al hombro, ¿quién estaría dispuesto a pagar el precio de un bet-seller por un libro con las páginas en blanco? Hombre, siempre hay alguien al que le gusta cotizar por las rarezas; pero desde luego alguien que lo que busca es la cultura de las buenas letras, sin duda pasaría de largo por la caseta que tuviera semejante ocurrencia.  Trasladamos el escenario a Las Ventas y más o menos eso fue la corrida de este miércoles, en el que se hicieron presentes, guardando turno, el viento y la lluvia. El viento no permitió que Luis Bolívar nos explicara las cualidades del 2º de la tarde; la lluvia nos dio el latazo correspondiente del paraguas van, paraguas vienen. Total, que nos quedamos a dos velas con una cosa y otro.

Como diría el gran Herrera, mayormente porque los toros de Baltasar Ibán se dejaron en el campo cualquier atisbo de maldad, pero dejaron a la vez los elementos propios de la raza. Bajo este punto de vista, bien puede decirse que decepcionó la corrida. Los que saben de estas cosas nos explicaran algún día si ha sido consecuencia del cruce entre los “contreras” con los “domecq”, o si sencillamente es el fruto de esos elementos aleatorios de la genética. En cualquier caso, hicieron lo peor que puede hacer un toro bravo: aburrirnos durante dos horas. No podíamos agarrarnos al factor emoción, pero tampoco nos dejaban espacio para que nos conmoviera el arte. En suma, un libro por  escribir, siesta segura… si no hubiera sido por la climatología a la intemperie.

Fernando Robleño, que comparecía por segunda vez en Las Ventas, se encontró de primeras con un toro hecho sin mayor exageración pero astifino. Y no tenía mala condición: respondía a los engaños, incluso hubo un momento en el que llegó a galopar al cite lejano del torero., pero luego no termino de romper. Robleño estuvo allí, tratando de alargar las embestidas, con reposo y buen criterio, pero era evidente que aquello no daba para más. Frente al que hizo 4º, un toro “guapo” y también astifino, aun fueron menos las opciones: muy agarrado al piso, tendiendo siempre a llevar la cara por las alturas, los muletazos nacían y morían sin ese punto de emoción que se necesita para llegar al tendido. Todo correcto y académico, pero sin poder pasar de ahí.

Vamos a creer que fue el inoportuno viento el que hizo inviable que Luis Bolívar pudiera sacar a pasear su toreo con su primero, el mejor de todos los lidiados por casta y poco colocaba la cara al tomar los engaños. Por cefas o por nefas, no pudo ser. Hubo, sí, momentos incluso brillantes, pero sin la continuidad y la limpieza necesaria.  El 5º ya se desinfló antes de que Bolívar iniciar su trasteo con la muleta.

Ni con el 3º, quizá el mas destartalado del lote, ni con el 6º se pudo ver a Rubén Pinar, uno de los toreros jóvenes que han ido recuperando posiciones. Entre la falta de acometividad de uno y la sosería del otro, resulta inviable  cualquier intento por llegar a mayores. Pinar lo intentó incluso con reiteración, pero ya lo dijo el maestro de las sentencias: lo que no puede ser….

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |