Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La verdadera acepción de este término taurino
El quite: ¿es "quite" o no?
"El "quite" ocurre, como se ha pretendido aclarar, en esa acción donde se minimiza el riesgo y surge el momento de la inspiración. Lo que venga más adelante, cuando el torero ya está solo en el ruedo, y pretende lucirse con la capa, ya no es ni por casualidad un quite. Conviene rectificar y poner las cosas en su justa dimensión". Esta viene a ser la conclusión a la que llega el historiador mexicano José Francios Coello Ugalde en este interesante artículo, en el que puntualiza la verdadera acepción del término taurino "quite".
Actualizado 4 julio 2019  
José F. Coello Ugale   
 “Quite”, en opinión de Luis Nieto Manjón, autor del Diccionario ilustrado de términos taurinos, es una “Suerte que ejecuta un torero, generalmente con el capote, para librar a otro del peligro en que se halla por la acometida del toro.

 “Se conoce como suerte e impropiamente tercio de quites a la suerte que los diestros realizan por turno con el capote entre puyazo y puyazo”. (Diccionario…, p. 356).

 

En esta necesaria explicación va el asunto de la presente entrega.

 

Entrar al quite o hacer el quite es una acción en la que, necesariamente se presenta el hecho de intervenir en un momento de riesgo. Este pretende resolverse para evitar un percance o circunstancia peligrosa habida en el ruedo de una plaza de toros… o quizá hasta en la vida misma.

 

No solo se trata de usar el capote y retirar al toro lo más pronto y lejos posible del terreno donde ha ocurrido un tumbo, mientras el peligro es inminente. También es válido colear al toro, o intervenir a cuerpo limpio o imponerse a gritos. En esos momentos todo intento por salvar una vida es permitido.

 

Las tauromaquias contemplaron esa forma de intervenir cuando la suerte de varas se desarrollaba sin la presencia de un peto protector, elemento de defensa que se incorporó desde 1928 en España, y luego dos años más tarde en México. Aquel comienzo se logró con petos muy ligeros y por esos años, los toreros en su conjunto, aplicaban el acostumbrado recurso, prodigándose en quites, sumando a ello el toque estético.

 

Conforme pasó el tiempo, y hasta llegar a nuestros días, la suerte de varas sigue practicándose de acuerdo a lo establecido por la costumbre, aunque esa protección ha llegado a convertirse en una auténtica muralla, con lo que los del castoreño suelen cometer –no todos-, un exceso y con ello convertir la suerte en un incordio, del que muchas veces salen mal librados.

 

Seguramente, queda en el fondo del imaginario colectivo el hecho de que este segmento de participantes, ahora en un segundo plano, perdieron desde el momento en que los cambios estructurales en el orden de lidia, pero sobre todo por el hecho de que muy en el fondo del asunto, fue que a causa del ingreso de los borbones al reinado de España, esto a partir de 1700, dicha casa era de origen francés, con lo que no compaginaba con la forma de ser y de pensar hispana, de ahí que se mostrara un desaire a las fiestas taurinas, en las que la élite, los caballeros y nobles de mayor alcurnia, detentaban protagonismo. Eso, permitio lo que Pedro Romero de Solís establece como un efecto, “el retorno del tumulto” en el que el pueblo, hizo suyo el espectáculo, de ahí que se incorporaran cada vez con mayor presencia buena parte de plebeyos, naciendo así la tauromaquia de a pie, misma que desde aquellos tiempos de mediados del XVIII y hasta nuestros días, ha adquirido forma, evolucionando favorablemente, a pesar de todos los desacuerdos que perviven; sobre todo porque sus estructuras manifiestan evidentes señales de un pasado en el que sigue permeada la corrida de toros en cuanto tal.

 

De ese modo, los antiguos señores, se transformaron poco a poco en picadores de vara larga y asumieron su papel protagónico en el primer tercio, cuando el quehacer de los toreros de a pie es evidente desde los momentos iniciales en la lidia de cada toro.

 

Independientemente de todo lo anterior, hacia donde se pretende que vayan las presentes notas es al hecho de explicar que en nuestros días, pervive un equívoco del que ya nos da alguna razón Nieto Manjón a esa “suerte (que produce impropiamente el) tercio de quites…”

 

¿A qué me refiero con lo anterior?

 

Si bien, en todas las épocas se ha presentado el mismo grado de peligro, y los toreros, en aras del lucimiento, pero también en solidaridad abierta, han entendido que el “quite” es un recurso necesario, suelen lucirse con el capote y realizar suertes verdaderamente extraordinarias, aunque algunas de ellas, como la “chicuelina” ha llegado a ser tan traída y llevada que nos llevan a coincidir con aquello que alguna vez comentaba José Alameda, de que hay “chicuelinas”, “hasta en la sopa”.

 

Cabe pues, el hecho de que en la medida del inminente lucimiento, ofrezcan todo su repertorio, se desarrolle una franca y abierta competencia con los alternantes y entonces ese “tercio de quites” sea un manojo de expresiones que se agradecen.

 

Sin embargo, en los tiempos que corren, el “quite” es cada vez menos frecuente. Los diestros parecen no enterarse de que esa es su obligación, pero la turnan a sus cuadrillas, por lo que se diluye alguna posibilidad de ver lances emocionantes. Otro elemento es aquel donde la propia suerte ha perdido buena parte de su intensidad, de ahí que sea el “monopuyazo” el recurso más solicitado, pero no siempre el mejor, pues suelen cometerse abusos como tapar la salida, bombear, rectificar y demás circunstancias que son motivo del improperio popular, de las descalificaciones más abiertas y abyectas posibles.

 

Por tanto, cuando el piquero ya ha abandonado el ruedo, y el torero decide lucirse con el capote, a esto se le sigue diciendo “va a hacer un quite…”, lo cual no tiene ya ninguna relación directa con aquel propósito de salvación, sino exclusivamente de lucimiento. Por tanto, conviene que sea vista como el momento en el que el espada decide compartirnos un instante de gracia e inventiva, recogiendo del amplio repertorio alguno de los setenta lances que, por ejemplo están perfectamente explicados en Alas de Mariposa, ese libro donde Miguel Ángel Martínez “El Zapopan” explica y desarrolla cada uno de ellos, en luminoso trabajo donde no solo queda registro del notable ejercicio fotográfico de Óskar Ruizesparza, sino que se muestra en imágenes en movimiento en un DVD adjunto. Allí se consideran “lances de inicio o recibo”, “quites”, “remates y adornos” y aquellas suertes creadas por el “Zapopan” mismo, lo que no es poca cosa.

 

Conviene por tanto ese momento en el que esos lances, que provienen del misterio mismo se intensifiquen por parte de quienes participan en una corrida de toros. No serán necesariamente “quites”, porque cada vez menos sucede ese intenso episodio, pero por otro lado se requiere darle a la tauromaquia su verdadera dimensión, la de un territorio donde se prodigan infinidad de suertes… Hace poco, por ejemplo, “Morante de la Puebla”, rescataba la suerte del “bú” y se lució en medio de la admiración y la sorpresa. Rescató un lance casi extinto, ya en desuso que nos remonta a los tiempos en que aquel cine primitivo, el de hace poco más de cien años, registraba las intervenciones de José Gómez Ortega que también lo practicó. Y por eso, cuando los diestros recuperan algo de aquello que parece perdido, causan admiración.

 

Estamos pues en un momento donde conviene pensar en una apropiada conservación de las diversas estructuras que integran la lidia de un toro o un novillo. Ello significa, por ejemplo, someter a debate o discusión, la conveniencia de mejorar el procedimiento de diversas suertes, con objeto de que no sean extirpadas de los principios fundamentales de la tauromaquia, pero sí corregidos, sobre todo para entrar en armonía con los tiempos que corren. Imagino una presencia activa de los matadores, en la que cada vez más, se evite esa faena “minimalista” a que han llevado al toreo a partir de dos o tres lances; dos o tres pases que sí, en efecto tienen una intensidad como pocas veces la hemos visto. Imagino una participación adecuada de los picadores, realizando la suerte que les corresponde de acuerdo a los usos y costumbres con que ha transitado la fiesta, evocando para ello a viejos piqueros, y que muchos de quienes hoy practican dicha suerte, apenas son recordados en forma grata. Pocos son los que al concluir su intervención, se retiran en medio de alguna ovación, y conviene por tanto que su papel no desmerezca para nada.

 

Imagino un necesario rescate, el que conviene evidentemente, justo cuando se desarrolla el tercio de varas, brotando la competencia, al margen de que aguarden pendientes el desarrollo de un momento que define en muchas ocasiones, el destino de la lidia, precisamente cuando pasan al tercio final, y donde los matadores han de plantear una faena que también necesita de una correcta introducción, de un armónico desarrollo y de su siempre deseada buena conclusión, que “lo bien toreao, es lo bien arrematao”, como lo decía en sus frases siempre oportunas Rafael Gómez “El Gallo”.

 

Así que, para concluir, el “quite” ocurre, como se ha pretendido aclarar, en esa acción donde se minimiza el riesgo y surge el momento de la inspiración. Lo que venga más adelante, cuando el torero ya está solo en el ruedo, y pretende lucirse con la capa, ya no es, ni por casualidad un quite. Conviene rectificar y poner las cosas en su justa dimensión… y nada más.

 

Obras de consulta:

Luis Nieto Manjón: DICCIONARIO ILUSTRADO DE TÉRMINOS TAURINOS. Prólogo de Camilo J. Cela. Madrid, Espasa-Calpe, 1987. 451 p. Ils., retrs., fots. (La Tauromaquia, 4).

Miguel Ángel Martínez(alias “Zapopan”): Alas de mariposa. Antología del toreo de capa. Jalisco, Editorial México Mío, 2012. 146 p. Ils., fots. (Incluye DVD).

Los escritos del historiador José Francisco Coello Ugalde pueden consultarse a través de su blogs “Aportaciones histórico taurinas mexicanas”, en la dirección:

 http://ahtm.wordpress.com/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
Rescoldos goyescos y pensando en San Miguel
Justas, torneos y festines…, antes y después de la conquista
Antes y después del 10 de mayo
La televisión sigue siendo la piedra de toque para los carteles de Sevilla
Morante: la penúltima sorpresa
Morante, ¿extravagante?
Morante, treinta años ya del comienzo de su misterio
Ya pasó el día de la Virgen de agosto, que ya no es lo que era
Del Parlamento andaluz a Algeciras
Seguimos a vueltas con la política
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |