Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Vigésimo novena y última de la feria de San Isidro
"Rafaelillo" cuaja una gran faena a un buen toro de Miura
"Rafaelillo" pasando de muleta al toro de Miura. (Álvaro Marco/Las Ventas)
Había sido una de las faenas grandes, de las de verdadera importancia, de las que tenían dentro sustancia y fundamento. Sobre la mano izquierda "Rafaelillo" la cuajó con "Injuriado", el 4º de la tarde y con el hierro de Miura. Pero, ¡ay!, aunque fuera por derecho, el murciano pinchó por dos veces antes de dejar un buen espadazo. Y ahí se esfumó la posibilidad de la Puerta Grande. Esta conjunción de torero y toro salvó, por otro lado, la honra de las corridas toristas de este serial, del que tan devaluadas salen todas ellas. El encierro miureño, con una gran presentación y muy en el tipo de su estirpe, dio luego poco juego, por la justeza de sus fuerzas y la escasez de casta; del fracaso le salvo el mencionado 4º y, en menor medida, el que cerró la tarde.
Actualizado 7 junio 2015  
Redacción   
 EN OTRAS PLAZAS: Éxito de Joaquín Galdós en su presentación en Sevilla

MADRID. Vigésimo novena y última de la feria de San Isidro. Casi lleno. Toros de Miura, de gran presentación muy en el tipo propiamente miureño,  problemáticos y de poca fuerza y casta, excepto el 4º y en menor medida el 6º, que tuvieron nobleza y más recorrido. Rafael Rubio "Rafaelillo” (de fucsia y oro), silencio y vuelta al ruedo tras un aviso. Javier Castaño (de blanco y oro), silencio y silencio. Serafín Marín (de azul celeste y oro), silencio y silencio.

Parte facultativo de Marco Galán‘herida por asta en escroto que produce contusión y evisceración del testículo izquierdo. Puntazo corrido en pierna izquierda. Contusiones y erosiones múltiples. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros. Pasando al hospital San Francisco de Asís. Pronóstico reservado que le impide continuar la lidia”.

Iba la semana torista camino del abismo total, cuando saltó al ruedo “Injuriado”, un cárdeno de Miura con 606 kilos a los lomos, para salvar la honra de del gremio del torismo, que en este sanisidro ha dejado muchísimo que desear. Para que no hubiera dudas que fue la Casa Miura la que les salvó del naufragio luego como 6º salió “Arenoso”, que sin llegar al anterior ya era otra cosa, además tener el privilegio de ser el toro número 195 y último de los que en 2015 salieron por los chiqueros.

Con estos dos toros, especialmente con el 4º, se quebró la racha pésima de las corridas toristas del serial madrileño, en la que ni los que se tienen como apuesta más a seguro, respondieron en una medida siquiera fuera mínima. La corrida fue miura hasta en las miradas. Toros largos, altos, con gaita y con mucha cara; toros de los que miran al interior del callejón sin necesidad de alargar el cuello. Los tres primeros, calcaditos ellos, llevaron la decepción a los tendidos: no tenían fuerza alguna, sino que parecían cogidos muy con alfileres. La segunda parte fue como si nos metiéramos en una ducha escocesa: el 4º arregló el clima, que el 5º desarregló y que el 6º estuvo en un tris de volverlo a arreglar.

Como si quisiera espantar cualquier duda, “Rafaelillo”  había apostado a ciegas por el 4º al recibirlo con una larga de rodilla. Y algo le vio, porque hizo que lo midieran en el caballo, como no se había hecho en los anteriores. Entre eso y su nobleza de natural, le brindó a “Rafaelillo” una ocasión que el murciano no desaprovechó. En especial sobre la mano izquierda, dejó naturales espléndidos, hondos, lentos, templados y hasta garbosos; vamos, como los que las figuras le dan a cualquier toro predecible, solo que el ruedo estaba un miura que se sabía miura.

Una faena verdaderamente rotunda, que había comenzado con unos toreros muletazos con las dos rodillas en tierra. Las Ventas vibraba como en las ocasiones grandes y la figura  de Rafael se agrandaba, cuando montó la espada y muy por derecho, ¡ay!, dejó un pinchazo arriba. Y luego otro. Y luego, a la tercera, un señor espadazo, que si hubiera sido de primeras lo ponía en el pórtico de la Puerta Grande. Ni la clamorosa vuelta al ruedo le arreglaba a “Rafaelillo” el inmenso desconsuelo que llevaba dentro.

Con el que abrió la tarde poco podía hacer. El miura debió ser reenviado a los corrales con sello de urgencia, pero la Presidencia lo mantuvo. “Rafaelillo”, solo pudo apuntalar lo suficiente al miura para que le permitiera entrar a matar.

“Arenoso”, el que bajó el telón de la feria, también llevaba dentro sus posibilidades, menos que su hermano y con mayor grado de exigencia; pero las había, especialmente por el pitón derecho. Serafín Marín comenzó su lidia animoso, pero luego sobreabundó en muletazos en la misma medida que se producían altibajos de calidad, mientras que el de Zahariche se iba rajando paso a paso, hasta que se acabó el toro, la tarde y la feria. Con el 3º de la tarde, imposible todo intento: ya del caballo, donde se le pegó con ganas, salió  rendido. No tenía vida para explicarnos el buen grado de nobleza que había traído de la dehesa.

Javier Castaño tuvo un lote muy complicado y sin margen alguno para el toreo. Por más que el salmantino estuviera insistente, allí había muy poquito que hacer.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con demasiados problemas sin atender

La hora de los despachos


Metidos ya en el otoño, con la vista puesta en el circuito americano, se echa en falta que los responsables de todos los sectores taurinos aborden de una vez los problemas estructurales que atenazan a la Fiesta. El juego de cromos de quien apodera a quien, o quien gana tal o cuál concurso, a efectos de futuro no pasan de ser meros hechos episódicos. Lo relevante radica en abordar los problemas de fondo que afectan a todo cuanto se refiere a la Tauromaquia. Lo importante radica en dejar de pensar en el "que hay de lo mío", para resolver lo que todos afecta.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |