Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un estudio del profesor Fernández de Gatta
Los Reglamentos de las corridas de toros en la Salamanca del siglo XIX
Plaza de toros del Hospicio-Ciudad Rodrigo. 1923
Concluida la Guerra de la Independencia, se consolida en España una nueva concepción pública en lo que se refiere a la Tauromaquia. En ese marco surgen, en un primer momento sin especial trascendencia pública, las propuestas reglamentistas sobre la fiesta de toros. A esa dinámica no podían ser ajenas las tierras salmantinas, de tanta raigambre en este campo. En este sentido, se aprobaron tres Reglamentos en 1884,1896 y 1898, que han pasado bastante desapercibidos en la historia taurina salmantina. A ese tema dedica el profesor Fernández de Gatta, de la Universidad de Salamanca, una documentado trabajo, que por su indudable interés traemos a nuestras páginas.
Actualizado 28 febrero 2019  
Redacción   
 Ganaderías históricas de bravo en Salamanca y Ciudad Rodrigo
 Derecho y Tauromaquia: desde las prohibiciones históricas a su declaración como patrimonio cultural
 Las fiestas de toros en la España de la Guerra de la Independencia
 Los Reglamentos para las corridas de toros de la provincia de Salamanca de 1896 y 1898 (Tamano: 702,5 kb.)

Como nos recuerda en este artículo, muy bien documentado, el profesor Fernández de Gatta, “las fiestas de toros se reanudaron por toda España una vez finalizada la Guerra de la Independencia, aunque hubo algún intento prohibicionista aislado (p. ej., en Vitoria, Sevilla o Madrid)”. 

 

“Las nuevas ideas reformadoras de la Administración --señala más adelante el autor-- que puso en marcha Javier de Burgos en los años treinta del siglo XIX , junto a la consolidación de la fiesta de los toros (a pesar de las prohibiciones,…nunca cumplidas), explican la nueva política pública de tolerancia en relación con las mismas (quizás porque no había otro remedio, dada la afición generalizada a las mismas en toda España), con una intervención administrativa autorizándolas o no, o poniendo trabas, dada la consideración oficial del espectáculo”

 

Pues bien ese contexto, referenciándolo al estudio “Reglamentación de las Corridas de Toros”, de Tomás Ramón Fernández Rodríguez, el autor explica que “surge una regulación “de tapadillo”, con protagonismo de los futuros Gobernadores Civiles, ausencia de normas nacionales, ambigüedad y silencios de la legislación general, y reforzamiento de la justificación de la cláusula de protección del orden público para reafirmar la intervención administrativa, de tal forma que la Administración no ignora la prohibición nunca derogada formalmente, pero se mantiene al margen, debido a la consolidación práctica de las fiestas taurinas. De acuerdo con la legislación de la época, y por primera vez en Málaga en 1843, comienzan a aprobarse reglamentos para las funciones de toros a celebrar en las plazas de muchas ciudades”

 

Con toda lógica, siendo una tierra taurina de referencia, con importantes ganaderías y toreros, “Salamanca no podía quedar al margen de la reglamentación taurina de la época, aprobándose tres reglamentos en 1884,1896 y 1898, que han pasado totalmente desapercibidos en la historia taurina salmantina”. 

 

✔✔A estudiar esos tres Reglamentos dedica el profesor Fernández de Gatta este interesante artículo, que el lector puede consultar en el adjunto archivo en formato PDF.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La alternativa de Ignacio Sánchez Mejías: en la vida y en la muerte
2019, un año para honrar la memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", el padre del toreo moderno
Los Gallo y Margarita Xirgú: una fiesta en Pino Montano
El Juli: los galones del gran mariscal
Manolete, 1947: la última entrevista
1959: de aquel verano peligroso...
Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918
Las Corridas Generales, cuatro hitos para enmarcar un siglo de historia
Gallito: de la vida, el amor y la muerte
La primera celebración taurina en México y su futuro
PUNTO DE VISTA
Se hace necesario recuperar los valores permanente del toreo

El "bombo" no es el "bálsamo de Fierabrás" para todos los males


Mucho se ha hablado, y más que se hará, con la aplicación --muy mitigada--de la fórmula del bombo para sortear toros y toreros para el abono de San Isidro. A la fórmula por Simón Casas en la pasada feria de Otoño, hay que reconocerle su grado de originalidad. Y se ha demostrado eficaz para que se hable desde el invierno de un abono que va de mayo a junio. Pero pasar de ahí a considerar que puede ser el "bálsamo de Fierabrás" que cure todos los males que aquejan al mundo del toro media mucho camino. Lo que está en juego depende muchísimo más de la capacidad de recuperar lo que siempre han sido los valores permanentes del arte del toreo.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |