Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Octava de la feria de abril.
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Jose Mª Manzanares le cuajó una gran faena a "Encendido", el mejor de los "cuvillos" (La Maestranza-Pagés)
Pesaba mucho en el ambiente, la jornada extraordinaria del lunes, con El Juli arrollando todo lo que se ponía en su camino. Por más que se soñara en el milagro, todos andábamos convencidos que el Gordo de Navidad no toca dos veces en el mismo número y en el mismo lugar. Un simple cálculo de probabilidades. Pero la luminosa faena de José María Manzanares con el 2º de este martes, abría una puerta no ya la esperanza, que la gente es realista, pero sí a admirar una obra grande. Y la tuvo en la forma de una de las faenas más sólidas que el alicantino ha cuajado en los últimos años en Sevilla.
Actualizado 17 abril 2018  
Redacción   

SEVILLA. Octava de la feria de abril.  Lleno de “No hay billetes”. Toros de Núñez del Cuvillo, de desigual presentación y tipo, pobres de fuerzas y juego; con alguna notoriedad 2º y 3º. Sebastián Castella (de nazareno y oro), silencio tras un aviso y ovación tras un aviso. José Mª Manzanares (de rioja y oro), dos orejas y ovación. Alejandro Talavante (de tabaco y oro), una oreja y silencio tras un aviso.

En la Enfermería tuvo que ser asistido José Chacón, con una posible rotura muscular.

Ambientazo ya en las calle aledañas de la Maestranza, al rebufo del vendaval que “El Juli” provocó ayer en este ruedo. Soñar es libre y, además, gratis. Pero los aficionados sabían que lo que se vio el lunes no es fácil que se repita más que muy de vez en cuando.  Y en efecto no se repitió, aunque no por eso echáramos la tarde en balde.

En el sexteto de Núñez del Cuvillo, muy en línea de ese toro medio que ahora impera, hubo de todo, pero sólo la parte menor era buena. Unos más hechos, otros bajaban el nivel, en presencia y en cara; todos, cada cual en su medida, dejaron signos de su blandura, teniendo que ser muy medidos ante el caballo. Ni el 1º n el 4º aportaron nada por su escaso poder; ambos informales en sus embestidas. Tuvo calidad y hondura, el 2º, el más encastado, que Manzanares supo entender y lucir; el 5º, tocado de pitones, también tuvo calidad, sólo que empañada por su pobre fondo. El 3º humillaba poco de salida, pero  cuando Talavante lo sometió sacó su fondo de clase; el 6º, blando como sus hermanos, no contó con el fuelle necesario para expresarse. En suma, una corrida que no molestó a los espadas, pero que tampoco brindó esa emoción rotunda que pone en valor el toreo.

El torero de Alicante supo imprimir a la vez suavidad y firmeza a todos sus movimientos. Por eso se impuso de forma tan notable a “Encendido”, que había sido picado mal y muy trasero. Su comienzo por abajo, sin una sola brusquedad y alargando el viaje, fue el prólogo más adecuado para una faena muy bien construida. Calidad tuvo el toreo de Manzanares, tanto cuando lo explicaba sobre la mano derecha, como luego cuado lo hizo con la izquierda. Y en ambas, con unos pases de pecho inmensos, en los que recordaban a su padre. Todo mucho más reunido que en otras ocasiones, preocupado siempre de llevar a su enemigo hacia atrás. Un espadazo en la suerte de recibir y dos orejas.

Cuando le vieron echar las rodillas a la arena para recibir al 5º con una larga, los tendidos barruntaban que podía estar ante algo que fueran palabras mayores. Lamentablemente no hubo ocasión: el tal “Gavilán”, casi exhausto de fuerzas desde que salió, no lo iba a permitir. Lo cual no fue obstáculo para que Manzanares dejara pinceladas bellas, pero, ¡ay!, discontinuas.

En su única tarde en esta feria, Sebastián Castella tuvo la suerte de espaldas en el sorteo. Dos toros sosos e informales, con un recorrido acorde con su fondo. Con el que abría la tarde nos brindó un ramillete de lances rodilla en tierra con mucho sabor y empaque. Hizo todo un ejercicio de valor con el 4º, que conforme se apagaba exigía acortar las distancias, para acabar forzando a que el trasteo se basara en un arrimón. Castella no volvió la cara.

Poco comprendido se debió sentir Alejandro Talavante, cuando mató al 3º, que había manseado de forma manifiesta en los primeros tercios, pero que tenía nobleza. Toreando muy por abajo y con un gran pulso, el torero se impuso al de Cuvillo muy airosamente,  además con profundidad. Pero todo aquello, que en otras ocasiones enardecía, costó un mundo que prendiera en los tendidos. De hecho no lo hizo hasta muy en la fase final, con unos naturales portentosos. Como materialmente se echó encima de los pitones a la hora de matar, el personal reaccionó con más firmeza y hasta le concedieron una oreja. El que cerró la tarde, el más terciado del conjunto, era soso y siempre a la defensiva; hechas las probaturas de ordenanza, Talavante optó por quitárselo de encima, que es lo que correspondía.


Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2018
Los carteles del abono de Sevilla ya están a punto de horno
Roca Rey-Adolfo Martín, el plato fuerte del bombo de Simón Casas
Importante sentencia del TC: anula los artículos fundamentales de la ley antitaurina de Baleares
Ministro de Cultura: "El Gobierno no va a suprimir los toros"
Teresa Ribera: "Estoy a favor de prohibir la caza y los toros"
Juan José Padilla, Premio Nacional de Tauromaquia 2018
Roca Rey gana el X Premio Paquiro
Apoteosis de Juan José Padilla en su ultima tarde
"El Juli", torero y entregado, pero sin redondear la tarde
Rubén Pinar, herido muy grave en Madrid
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |