Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
RETAZOS DE HISTORIA

Se han encontrado 215 artículos.
Se muestran del 1 al 20. Página 1 de 11.

Al cumplir 20 años de alternativa

El Juli: los galones del gran mariscal

El torero ha cumplido dos décadas de alternativa sin apearse de su condición de primera figura a caballo entre dos siglos. Julián López "El Juli" que está escribiendo "la historia la de un torero que, sin renunciar a sus galones de mariscal, caminó en el filo de la navaja en algunas tardes de precipicio que enseñaron que también es humano", como escribe @ardelmoral


Días antes de la tragedia de Linares

Manolete, 1947: la última entrevista

Matías Prats Cañete, entonces un emergente locutor de Radio Nacional, recogió las últimas declaraciones radiofónicas del ´Monstruo´ de Córdoba en San Sebastián unos días antes de la tragedia de Linares. Como recuerda @ardelmoral, en aquella entrevista "Manolete" reconoció: "Me piden más de lo que puedo dar. Sólo he de decir que tengo muchas ganas de que llegue el mes de octubre".


La rivalidad durante 10 tardes de Luis Miguel y Ordóñez

1959: de aquel verano peligroso...

La rivalidad entre Antonio Ordóñez y Luis Miguel inspiró una de los últimos libros de Hemingway. Aquel enfrentamiento entre cuñados fue sangriento y real. El escritor norteamericano primero publico por capítulo su relato en la revista "Life", para luego convertirse en un libro que aún tiene vigencia. Como detalla con acierto en su artículo @ardelmoral, los cuñados volvieron a torear junto, por deseo de Dominguín padre, que quería saldar las tensiones que se daban en ambos toreros. Pero aquel verano del 59 no fue un simple montaje comercial: constituyo una rivalidad verdadera, de la que el rondeño salió con tres cornadas y Luis con dos.


Más de mil aficionados se tuvieron que quedar fuera

Tarde de toros a la vasca en las Corridas Generales de 1918

En aquel abono de 1918 desde las páginas de El Noticiero Bilbaino se pedía a la Junta de Vista Alegre que ampliara su aforo: no daba cabido al número de aficionados que querían presenciar las Corridas Generales. Y eso que en el abono no estaban ni Gallito, ni Belmonte, sino que tuvo organizarse sobe la base de tres toreros vascos: Cocherito, Torquito y Fortuna. Como recuerda en este artículo Antonio Fernández Casado, presidente del Club Cocherito, el triunfador del ciclo fue Casror Jaureguibeitia.


Bilbao volverá a ser el centro de la geografía taurina

Las Corridas Generales, cuatro hitos para enmarcar un siglo de historia

Un año más, y pasan ya de 130, Bilbao será por una semana el centro de la geografía taurina universal. Sus Corridas Generales, con sus altos y sus bajos, siguen siendo punto de referencia necesario. Como ejemplo traemos a nuestras páginas un relato documental de momentos sucedidos en el último siglo: lo ocurrido en Vista Alegre en 1918, en 1943, en 1968 y en 1993, cuatro abonos muy distintos pero que todos legaron algo para los Anales del Toreo, desde la feria en la que el peso de los carteles fue para tres toreros vizcaínos hasta la apoteosis de "El Cordobés" con un toro de Samuel Flores, pasando por la consagración de "Paquirri" y la confirmación del mandato de "Espartaco".


Los convencionalismos que hicieron imposible su amor

Gallito: de la vida, el amor y la muerte

Joselito cayó en Talavera reconcomido por el amor imposible de Guadalupe Pablo-Romero. "Las convenciones sociales de la época se habían convertido en un muro infranqueable. Joselito lo tenía todo; menos la mujer que amaba. Quedaban tres años para la cita definitiva de Talavera de la Reina..", escribe en este apunte histórico Álvaro R. Del Moral, quien más adelante añade: "A Joselito le perdonaron pocas cosas en vida. Pero tampoco lo iban a hacer en su muerte. La nobleza y la poderosa burguesía agraria de la época, de alguna manera, se vengaron de la osadía de José Gómez Ortega, ese torero medio gitano que había desafiado a la mismísima Maestranza alentando la construcción de la efímera Monumental de San Bernardo o pretendido casarse con una niña de la clase".


Se han cumplido 492 años del acontecimiento

La primera celebración taurina en México y su futuro

El domingo 24 de junio de hace 492 años México vivió su primer tarde de toros. Lo testimonia el Capitán General Hernán Cortés en su "Quinta carta-relación" dirigida al rey Carlos V. Como recoge el histriador mexicano José F. Coello Ugalde, en aquel escrito señalaba: "Otro día, que fue de San Juan, como despaché este mensajero [refiriéndose al visitador Luis Ponce de León], llegó otro, estando corriendo ciertos toros y en regocijo de cañas y otras fiestas…". En estos casi cinco siglos, la Fiesta se convierte en algo propio de aquel país, en un proceso interesantísimo de mestizaje, que demuestra la fuerte implantación del hecho taurino.


Un detallado estudio sobre su origen y su final

La Monumental de Sevilla, el sueño de Joselito

El efímero coso inspirado por Gallito se inauguró en 1918 pero sólo estuvo tres temporadas en activo, siendo derribada en 1930. A la historia de esa iniciativa gallista se dedica un interesantísimo libro titulado "Plaza de toros Monumental de Sevilla. La dignidad de un proyecto", que ha sido presentado en un acto convocado por el Ateneo de Sevilla. Es obra de los hermanos Fidel y Julio Carrasco y Andrés y Carmen del Castillo Rodríguez, cualificados arquitectos u alma de aficionados, han alumbrado un tratado definitivo sobre aquella plaza olvidada. Y es que medio de aquel gran proyecto se cruzó la trágica tarde de Talavera. Sevilla perdió para siempre un edificio que hoy sería un monumento. Los datos disponibles apuntana que tal despropósito fue promovido desde el propio mundo del toro.


18 corridas de toros en Las Ventas, 4 en Vista Alegre

San Isidro 1968: cuando Madrid tuvo dos ferias

Hace ya 50 años, la temporada de 1968 tuvo, entre otras, una singularidad: la feria de San Isidro hizo doblete: 18 corridas en la monumental de Las Ventas y 4 en la plaza de Carabanchel. En la primera estuvieron la mayoría de las figuras: de Antonio Ordóñez a El Cordobés; para Vista Alegre los Dominguines contrataron a las figuras que no habían llegado acuerdo con el tándem Stuykc-Jardón: El Viti, Gregorio Sánchez, Ángel Teruel, Jaime Ostos y Cesar Girón. Pero en este doblete subyacía una especie de pleito interno: los hermanos González Lucas se habían visto superados por Stuykc y sus socios en la convocatoria para el futuro arrendamiento de Las Ventas.


Una semblanza de Álvaro R. del Moral

Los Chicuelo: la memoria del toreo

Rafael, Manuel y Curro Jiménez son los depositarios del legado de la dinastía taurina sevillana que toma su verdadera dimensión con Manuel Jiménez Moreno, que alcanzó la gloria con el nombre que heredó de su padre: "Chicuelo", el hombre que un 24 de mayo de hace 90 años cambió el rumbo del toreo. Con unas profundas raíces en el gallismo, uno de sus hijos recuerda a propósito de aquella histórica faena: "Mi padre me contaba que entre serie y serie sentía que la gente no decía ni ole, pero cuando miró arriba vio toda la plaza blanca de pañuelos". Y es que este "Chicuelo" ha sido con Belmonte y con Pepe Luis el verdadero trio de ases en una nueva forma de entender este arte grande.


Cuando se cumplen dos siglos de su nacimiento

Cúchares: Madrid, Sevilla, La Habana...

El legendario diestro decimonónico nació el 20 de mayo de 1818, hace ahora justo dos siglos. Aunque nacido en Madrid, se le consideró siempre sevillano y del barrio de San Bernardo, ese vivero torero vinculado al viejo matadero. Hijo de carcinero y sobrino carnal de Curro Guillén, como detalla @ardelmoral en la década de 1840 era ya una figura indiscutible, cuando ascendió a la categoría de primer espada; su competencia con José Redondo "El Chiclanero" forma parte de la mitología del romanticismo taurino. En su tumba, en la parroquia d San Bernardo, se puede leer: "dichoso aquel que fuera llorado sin dejar en la tierra un enemigo".


A raíz de sus rotundas actuaciones en San Isidro

Cuando hace 30 años la afición sentenció: "¡Qué viene Manili!"

Se cumplen ahora 30 años de la impresionante irrupción del torero de Cantillana. Aunque el año anterior triunfó en Sevilla, Bilbao y Barcelona, la gran eclosión comenzó en Madrid, en una doble comparecencia: el 17 de mayo de 1988, con la corrida de Miura; el 5 de junio, con la del Puerto- Dos puertas grandes y el cartel de Manuel Ruiz "Manili" se disparó, a la que se hizo usual el grito de los aficionados: "Qué viene Manili!". Como cuenta @ardelmoral, lo volvió a confirmar de nuevo en Las Ventas en el postsanisidro de aquel mismo año. Y luego llegó Pamplona: tres orejas con otra de Miura. Pero cuando iba a acabar agosto, en su camino se cruzó un toro de Albayda, que le esperaba en Almería. Un cornalón tremendo. Abrió la Puerta del Príncipe en 1990, pero otra cornada cambió las cosas.


Luego no pudo repetir aquel éxito que conmovió a la afición

Una sola novillada en Sevilla, hace 70 años, le sirvió a "Frasquito" para ser recordado

El nombre del toledano Francisco Sánchez "Frasquito" siempre se asocia con el caso mas famoso en la historia del toreo de un gran éxito nunca luego repetido. Fue la tarde del 17 de abril de 1948, cuando desorejó a un novillo de Garro y Díaz Guerra. La culpa cabría achacársela, entre otras causas, a dos cornadas graves y consecutivas, una en Bilbao y otra en Córdoba, cuando acababa de deslumbrar a la afición, que lo consideraba como la repetición de "Manolete" y al que algunos definieron como "el torero que había empezado de maestro". Pero lo de Sevilla no lo volvió a repetir en ninguna otra ocasión. Pero no es pequeño mérito que con una sola tarde su nombre quedara registrado en los Anales.


Una tarde que no dejó recuerdo alguno

La corrida de Resurrección de hace 50 años en la Maestranza, con tres toros "fogueados"

Aunque de un pobre resultado artículo, la corrida del Domingo de Resurrección de 1968, tuvo su anécdota extrataurina. El picador Chaves, después de una aparatosa costalada, se volvió a subir en el caballo. Pero antes de irse al toro, tuvo tiempo para preguntarle al conocido aficionado Raimundo Blanco, que estaba en una barrera: "Dime cómo va el Sevilla", que a esa misma hora se jugaba si iba o no a Segunda División, que acabó bajando, eso sí mano a mano con el Betis, un consuelo al menos para el picador. La corrida, de ocho toros, tres de los cuales fueron fogueados, pasó sin pena ni gloria y poco público, porque para más inri el clima no acompañaba ese día, como "Don Celes" (Celestino Fernández Ortiz) contó en El Ruedo.


La histórica película "Currito de la Cruz"

Pepín Martín Vázquez y la Semana Santa en el cine

Medalla de Oro de las Bellas Artes, la brillante trayectoria de Pepín Martín Vázquez no bastó para superar la fama de "Currito de la Cruz´", el personaje creado por Alejandro Pérez Lujín, el personaje que lo inmortalizó en la gran pantalla. Para los expertos, de todas las versiones cinematográficas, y han sido muchas, la más logrado fue precisamente la que protagonizó este torero, que como cuenta Antonio Puente en las páginas de El Correo de Andalucía, llego a este papel por hacerle un favor al entonces capital general de Sevilla, que cuyo hijo era uno de los directivos de la productora.


Curro Romero es el que más protagonizó

Más de un siglo de encerronas en la Maestranza

La lista de matadores de toros y de novilleros que han afrontado el reto de encerrarse en solitario en la plaza de la Maestranza es larga. El empeño está salpicado de éxitos y fracasos y algunos gestos que pasaron al olvido. Curro Romero ha sido el torero que más veces ha afrontado este reto y en dos de ellos abrió la Puerta del Príncipe. Joselito el Gallo lo hizo ya de novillero. Entre medias numerosos intentos, buena parte de ellos sin aportar mayor lucimiento ni historia a sus protagonistas. De forma muy documentada, se trata de una historia que ahora rememora @ardelmoral en las páginas de "El Correo de Andalucía"


Con el capote con el que se retiró "Bombita"

Enrique Ponce: La majesjad de un lance que revive una historia grande

Como ocurre tantas veces en la vida, fue pura improvisación. ¡Pero qué improvisación¡ La trenzó hace unos días Enrique Ponce en Bilbao, como para explicar con los suaves movimientos de sus muñecas todo lo que esconde en un gran lance a la verónica. El capote tiene su historia: fue el último que utilizó Ricardo Torres "Bombita" el día de su retirada y que hoy se custodia en las vitrinas del Club Cocheritlo. Pero el lance también enlaza con la mejor historia, porque en el fondo viene a cumplir todos esos requisitos que dejó para la posterioridad Gitanillo de Triana. La imagen de Manu de Alba --que es de premio-- lo dice todo.


La historia con comenzó con "Corchaito" en 1928

"Chicuelo": un torero entre dos orillas

El genial diestro de La Alameda cambió el hilo del toreo con su faena al toro "Corchaíto´". Y es que con ese toro, "Chicuelo" pasó a ser el creador del ritmo de torear moderno, del encadenamiento suave y fluente de las faenas. A este respecto, Álvaro R. del Mora cita una testimonio importante: Pepe Alameda, el imprescindible tratadista de las fuentes del toreo precisaba desde su exilio mexicano que "Chicuelo es, sin duda, discípulo de Gallito, no por lecciones directas, pero sí por haber respirado desde niño en su atmósfera y haber bebido en su fuente".


Una creación improvisada en 1921

Rodolfo Gaona y el "pase del centenario".

Creado improvisadamente en 1921 por Rodolfo Gaona en una corrida en la que se conmemoraba la revolución mexicana de los años 20. Guarda una cierta relación con lo que años mas tarde se conoció como "manoletina". En fondo era otra versión de la gaonera de su invención, en la que la grana figura de Mexico ejecutaba unos derechazos ligados con la muleta cogida en la espalda: a diferencia de la manoletina el torero no gira sobre sí mismo , sino que vacía la embestida por bajo. El historiador José F. Coello Ugalde rememora las circunstancias en las Gaona creó la nueva suerte.


Un camino que nunca resultó fácil

Toreros mexicanos en los ruedos españoles

Aunque la historia se remontan hasta el siglo XVIII, es cierto que a los toreros mexicanos no les resulta fácil entrar en los ruedos españoles. Desde luego, quedan muy lejos de la presencia que se mantiene a la inversa. Sin embargo, como escribe el historiador José F. Coello Ugalde, "hace ya muchos años, nuestros toreros han dado la cara del otro lado del mar, y entre las características particulares con que ha sucedido tal circunstancia, se encuentra la de aquellos carteles donde más de un espada nacional se interna en la confección de los mismos, dando a ello un particular sabor de competencia".


||    siguiente -->


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |