Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Después de año y medio inactivo
Ferrera, el año de los prodigios
El diestro extremeño, después de dos campañas en barbecho, ha sido el mejor intérprete de 2017. Como remarca Álvaro R. del Moral "ha reinterpretado el toreo de muleta como un tratado de armonía que nos reconcilia con el tronco del toreo más clásico". Y la afición se lo ha reconocido, aupándole el pódium de sus favoritos. Con el mérito añadido de conseguirlo después de más de año y medio sin actividad, por aquella lesión traumatológica que sufrió en la plaza de Muro.
Actualizado 14 noviembre 2017  
Redacción   
 Sevilla, la suma de maravillosas imperfecciones, con Antonio Ferrera como triunfador absoluto
 Antonio Ferrera, magisterio con categoría de Puerta del Príncipe
 La armónica sinfonía de Antonio Ferrera

Ferrera había pasado completamente en blanco la temporada 2016. Tuvo que cortar por lo sano al comenzar el verano de 2015. Las dificultades para sanar la fractura de radio que se produjo en el coso mallorquín de Muro le iban a tener casi dos años en barbecho pero la vuelta, por fin, se pudo materializar en la bombonera de Olivenza en el estreno del último año taurino. Antes del eclipse ya se hablaba del concepto renovado y la madurez del diestro extremeño. Lo que no se podía atisbar es que iba a volver al toreo reconvertido en uno de los mejores intérpretes del momento dejando lejos, muy lejos, esa imagen de trotaplazas que –posiblemente– eclipsaba su auténtico sentimiento interior como lidiador.

Sevilla es, seguramente, la plaza que mejor le ha visto. Ferrera ya había sido el autor de las mejores faenas en la Feria de Abril de 2014 y 2015. En ambas ocasiones se había enhebrado a la perfección a sendos toros de Victorino Martín, la misma ganadería que había escogido para volver –sin alivios ni recompensas– a la plaza de la Maestranza. Fue el 29 de abril. El torero de Badajoz, que tuvo pocas opciones con su primero, supo reivindicar la lidia como espectáculo sin perder su eficacia. La batalla vino después, un toma y daca con un fiero ejemplar llamado Platino que habría sido muy distinto en otras manos. La faena comenzó como riña; después se trocó en un combate de esgrima y acabó siendo una postrera lección de torería en la que no faltó su proverbial toreo zurdo. Le dieron una oreja. Había merecido las dos. Ferrera ya se había adueñado de la Feria.

Y en Sevilla fue la épica pero, sobre todo, la lírica. El faenón definitivo llegó en un día a contrapelo, con ese peculiar público del Sábado de Farolillos que no llegó a calibrar en toda su medida lo que estaba pasando delante de sus narices. Ferrera sublimó el toreo como tratado de armonía cincelando la faena de la Feria, de muchas ferias. Pero también cuajó la mejor de su vida. No se puede estar más templado, armónico o inspirado con un toro así. El toro de El Pilar acometía despacio y sin terminar de entregarse por completo pero sí atesoró una gran bondad que el gran diestro de Badajoz aprovechó en una obra que rozó la perfección. El trasteo fue fluyendo, como un concertino en un jardín, en estrofas musicales, ligadas con rara sincronía, dichas para adentro, satisfaciendo el alma de artista de un matador que estaba proclamando su mejor momento. Mató dos toros aquella tarde pero cuajó tres: hay que sumar al animal devuelto al que enjaretó un puñado de lances convertidos en caricias. Sin recurrir a las matemáticas, se había convertido en el triunfador absoluto de la Feria de Abril.

Y de Sevilla a Madrid, confirmando su condición de gran intérprete con otro ejemplar de Las Ramblas. Ferrera ya sonaba como torero del año. Pasó con nota por plazas de segunda como Cáceres, Burgos o Zamora pero volvió a encontrar en un gran escenario –Pamplona por San Fermín– el mejor altavoz de su excelente momento. Las orejas, una vez más, iban a ser lo de menos. Eso sí: las empresas no terminaban de abrirle el hueco que merecía este reencuentro con el toreo más eterno. Así está este negocio.

Con o sin el favor de los despachos, Ferrera desembarcaría en el verano taurino de El Puerto de Santa María cuajando un nuevo faenón. Pontevedra, Huesca, Málaga, Herrera del Duque o Gijón se unieron a esa lista. Y en Bilbao llegó la polémica de las banderillas de la bandera de España. Con un par... de palos. En Melilla toreó mano a mano con Juan Mora volviendo a mostrarse en plenitud. La temporada estaba embalada pero un toro de Santiago Domecq se cruzó en Albacete en la yema de septiembre. No pudo volver a la palestra. En el horizonte se dibujaba el doble reto de Madrid, la esperada sustitución de Manzanares en Sevilla... Pero quedó el poso, el buen sabor, el eco y la memoria del toreo. A Ferrera se le espera el año que viene.

¿Cuáles han sido las claves que ha manejado el torero pacense? Ferrera ha restaurado el sentido natural de la lidia y ha eliminado muchos tiempos muertos. Ha convertido su capote en un instrumento de cadencia y ha dosificado el empleo de los palos a los momentos adecuados. Pero, más allá de todo eso, ha reinterpretado el toreo de muleta como un tratado de armonía que nos reconcilia con el tronco del toreo más clásico. Quedan menos de cuatro meses para el próximo Domingo de Resurrección. Debe estar.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Informes
Ginés Marín, en el punto de mira
Los poderes de Simón Casas: millón y medio de espectadores; el 65% se lo debe a Madrid
Miguel A. Perera, golpe a golpe, hasta la puerta grande de Madrid
El Gobierno aprobó el recurso de inconstitucionalidad de la ley balear y pide su suspensión
Los papeles desconocidos sobre el contrato de Las Ventas
El refugio americano, cuando en Europa escasean los contratos para el tramo final del escalafón
Los Presidentes reivindican la integridad de la Fiesta y mayor rigor en los indultos
La UTE de Las Ventas modifica su distribución accionarial: Nautalia, 51%; Simón Casas, 49%
La UTE de Las Ventas modifica su distribución accionarial: Nautalia, 51%; Simón Casas, 49%
El escalafón se renueva poco a poco en 10 años
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |